Michelle Obama

160 Grandes frases de Michelle Obama

Estados Unidos es posiblemente el país que más importancia da a la figura de la primera dama. Muchas prefieren permanecer en un discreto segundo plano (como Laura Bush), pero otras brillan con luz propia y se transforman en iconos. Supongo que, tratándose de un post con frases de Michelle Obama, sabrás a quien me refiero.

En efecto, Michelle Obama rezuma carisma. Su labor social y su carácter han hecho de ella la primera dama más querida de los últimos años. El currículo de Michelle es también impresionante; educada en Princeton y Harvard, es abogada, administradora universitaria y escritora. Todo un ejemplo a seguir, como lo demuestran sus frases.

Michelle Obama: frases celebres

A los niños que dudan de sí mismos, de hacia dónde ir, solo les doy un consejo: ‘¡levántate y hazlo!, no hay más’.

A través de mi educación, no solo desarrollé habilidades, no solo desarrollé la capacidad de aprender, sino que desarrollé confianza.

A veces, es más fácil decir sí a ese refrigerio o postre adicional, porque, francamente, es agotador seguir diciendo que no. Es agotador suplicarles a nuestros hijos que coman solo un bocado más de vegetales.

Ahora creo que es una de las preguntas más inútiles que un adulto puede hacerle a un niño: ¿qué quieres ser cuando seas grande? Como si crecer fuera finito. Como si en algún momento te convirtieras en algo y ese es el final.

Al final del día, cuando llega el momento de tomar esa decisión, como presidente, todo lo que tiene que guiarle son sus valores, su visión y las experiencias de vida que lo hacen ser quien es.

Al final del día, mi título más importante sigue siendo el de madre. Mis hijas son todavía el centro de mi corazón y de mi mundo.

Aléjate de las amistades que te hacen sentir pequeña e insegura, y busca personas que te inspiren y apoyen.

Amo a nuestras hijas más que a nada en el mundo, más que a la vida misma. Y si bien eso puede no ser lo primero que algunas personas quieren escuchar de un abogado educado en la Ivy League, es realmente quien soy. Entonces, para mí, ser mamá en jefe es, y siempre será, el trabajo número uno.

Aprendí que siempre que me aferre a mis creencias y valores, y siga mi propio compás moral, entonces las únicas expectativas que debo cumplir son las mías.

Aprendimos acerca de la dignidad y la decencia, que lo duro que trabajas es más importante que cuánto ganas, que ayudar a los demás significa más que simplemente salir adelante.

Aprendimos acerca de la gratitud y la humildad, que tanta gente intervino en nuestro éxito, desde los maestros que nos inspiraron hasta los conserjes que mantuvieron limpia nuestra escuela… y nos enseñaron a valorar la contribución de todos y tratar a todos con respeto.

Aprendimos sobre honestidad e integridad, que la verdad importa… que no se deben tomar atajos o jugar con tus propias reglas, y que el éxito no cuenta a menos que lo hayas ganado honesta y justamente.

Aquí en Estados Unidos, no cedemos ante nuestros temores. No construimos muros para alejar a la gente.

Aquí en Estados Unidos, no dejamos que nuestras diferencias nos destrocen. Aquí no. Porque sabemos que nuestra grandeza proviene de cuando apreciamos las fortalezas de los demás, cuando aprendemos unos de otros, cuando nos apoyamos el uno en el otro, porque en este país, nunca ha sido cada persona por sí misma. No, estamos todos juntos en esto. Siempre lo hemos estado.

Aún hay muchas causas por las que vale la pena hacer un sacrificio, todavía falta mucha historia por hacer.

Aunque las circunstancias de nuestras vidas pueden parecer muy desconectadas, si yo estoy aquí como la Primera Dama de los Estados Unidos de América y tú acabas de terminar la escuela, quiero que sepas que tenemos mucho en común. Porque nada en mi vida hubiera predicho que estaría aquí como la primera Primera Dama afroamericana.

Barack conoce el sueño americano porque lo ha vivido, y quiere que todos en este país tengan la misma oportunidad, sin importar quiénes somos, de dónde venimos, qué aspecto tenemos o a quién amamos.

Barack y yo fuimos criados con muchos de los mismos valores, como que trabajas duro por lo que quieres en la vida. Que tu palabra es tu garantía, que haces lo que dices que vas a hacer. Que tratas a las personas con dignidad y respeto, incluso si no las conoces e incluso si no estás de acuerdo con ellas.

Cada niña, sin importar dónde viva, merece la oportunidad de desarrollar la promesa dentro de ella.

Como hemos visto una y otra vez, las mujeres y niñas que trabajan por ahí, son verdaderamente multiplicadoras de fuerza, extendiendo oportunidades a través de sus familias y comunidades, y no solo creando programas y organizaciones sin fines de lucro, no solo mediante la contratación de otras mujeres, también sirviendo como modelos a seguir.

Como mujeres debemos defendernos a nosotras mismas. Debemos defendernos unas a otras. Debemos defender la justicia para todas.

Con cada palabra que pronunciamos, con cada acción que tomamos, sabemos que nuestros hijos nos están mirando. Nosotros, como padres, somos sus modelos a seguir más importantes.

Creemos que cada niño tiene una promesa ilimitada, sin importar quiénes son, de dónde vienen o cuánto dinero tienen sus padres. Tenemos que recordar eso. Creemos que cada uno de estos jóvenes es una parte vital de la gran historia estadounidense.

Creo que la gente está cansada. Están cansados del mismo viejo tipo de política. La gente quiere un nuevo tono para la política.

Creo que nuestra democracia tiene toda la razón: dos términos, ocho años. Es suficiente. Porque es importante tener un pie en la realidad cuando tienes acceso a este tipo de poder.

Creo que soy bastante inteligente. Pero hay muchas cosas en las que te concentras cuando terminas tu educación.

Cuando alguien es cruel o actúa como un matón, no te inclinas a su nivel. No, nuestro lema es que, cuando bajan, subimos.

Cuando las niñas reciben educación, sus países se vuelven más fuertes y más prósperos.

Cuando me levanto y hago ejercicio, estoy trabajando tanto para mis hijas como para mí, porque quiero que vean a una madre que las ama mucho, que invierte en ellas, pero quien también invierte en ella misma. Se trata tanto de hacerles saber cómo mujeres jóvenes que está bien ponerse un poco más arriba en su lista de prioridades.

Cuando se trata de las redes sociales, solo hay veces que apago el mundo, ya sabes. Solo hay algunas veces que tienes que darte espacio para estar tranquilo, lo que significa que debes configurar esos teléfonos.

Cuando tengas que tomar decisiones en tu vida no dejes que el miedo te domine, piensa en el éxito que vas a lograr. Te recomiendo el artículo (¿Miedo al éxito?)

Cuando un padre pasa largas horas en el trabajo, es alabado por ser dedicado y ambicioso. Pero cuando una madre se queda hasta tarde en la oficina, a veces se la acusa de ser egoísta, descuidando a sus hijos.

Definitivamente, hay diseñadores que amo, personas con las que amo trabajar. Y quiénes son como personas importa.

Durante mis 20 y 30 años, tuve trabajos que me encantaron. Trabajé en el gobierno de la ciudad. Dirigí una organización juvenil. Serví como decana asociada en una universidad. Y no podía imaginar cómo encajaría un bebé en todo eso.

El amor de mi madre siempre ha sido la fuerza sustentadora de nuestra familia, y una de mis mayores alegrías es ver a su integridad, su compasión y su inteligencia reflejada en mis hijas.

El cambio real viene de tener la confianza suficiente para ser realmente honesto y poder decir algo muy incómodo.

El ejercicio es muy importante para mí: es terapéutico. Entonces, si alguna vez me siento tensa o estresada o si estoy a punto de tener un colapso, me pondré mi iPod y me iré al gimnasio o saldré en bicicleta por el lago Michigan con las chicas.

El éxito no se trata de cuánto dinero hagas, sino de la diferencia que hagas en la vida de las personas.

El éxito sólo es significativo y agradable si se siente como tuyo propio.

El fracaso es un sentimiento mucho antes de que se convierta en un resultado real. Es una vulnerabilidad que se engendra con la duda y luego se intensifica, a menudo deliberadamente, por el miedo.

El fracaso es una parte importante de tu crecimiento y desarrollo de la capacidad de recuperación. No tengas miedo a fallar. Fuente: Panel El poder de una niña educada» de Glamour 2015

El hecho es que, con cada amistad que haces y cada vínculo de confianza que estableces, estás moldeando la imagen de Estados Unidos proyectada para el resto del mundo. Eso es muy importante Entonces, cuando estudias en el extranjero, en realidad estás ayudando a fortalecer a Estados Unidos.

El miedo es una emoción inútil. No tomes decisiones basadas en el miedo, tómalas basándote en la esperanza y en la posibilidad.

El problema es cuando esas cosas divertidas se convierten en el hábito. Y creo que eso es lo que sucedió en nuestra cultura. La comida rápida se ha convertido en la comida diaria.

El problema es cuando la materia de la diversión se convierte en hábito. Y creo que eso es lo que ha ocurrido en nuestra cultura. La comida rápida se ha convertido en la comida diaria.

El talento y el esfuerzo, combinados con nuestros diversos antecedentes y experiencias de vida, siempre han sido el alma de nuestro singular genio estadounidense.

El tiempo, en lo que respecta a mi padre, fue un regalo que le diste a otras personas.

El único límite a la altura de tus logros es el alcance de tus sueños y tú voluntad de trabajar duro para ellos.

Elige personas que te animen.

En este momento, cuando escuchamos tanta retórica inquietante y odiosa, es muy importante recordar que nuestra diversidad ha sido, y siempre será, nuestra mayor fuente de fortaleza y orgullo aquí en los Estados Unidos.

En lugar de dejar que tus dificultades y fracasos te desanimen o agoten, deja que te inspiren. Deja que te hagan sentir más hambre para tener éxito.

Encuentra personas que te hagan mejorar.

Es posible que no siempre tenga una vida cómoda y que no siempre pueda resolver todos los problemas del mundo a la vez, pero nunca subestime la importancia que puede tener porque la historia nos ha demostrado que el coraje puede ser contagioso y la esperanza puede asumir una vida propia.

Ese es mi deseo, esperanza, instrucción para todos ustedes: tomen en serio su educación, ¿de acuerdo? Siempre haz eso. Porque no estaría aquí hoy si no fuera por mi educación.

Espero que las personas de todo el mundo estén tan inspiradas como yo para dar un paso adelante y hablar en nombre de las niñas de todo el mundo que luchan por ir a la escuela.

Estaba claro para mí que, si podía superar a Princeton como la mejor de mi clase, podría hacer cualquier cosa en el mundo.

Estoy aquí hoy porque quiero darles un mundo mejor a mis hijas; un mundo donde tendrán las oportunidades con las que nosotras y nuestras madres y abuelas solo pudimos soñar.

Estoy tan cansada del miedo. Y no quiero que mis hijas vivan en un país, en un mundo, basado en el miedo.

Fallar es una parte crucial del éxito. Cada vez que fallas y vuelves a subir, practicas la perseverancia, que es la clave de la vida. Tu fortaleza está en tu capacidad de recuperación.

Fui estudiante de sociología. Y no tenía nada que ver necesariamente con la ley, que, en última instancia, fui a la escuela de leyes. Pero lo que intenté hacer fue elegir algo que me apasionara o algo que me importara.

He aprendido que mientras mantengo mis creencias y valores, y sigo mi propia brújula moral, las únicas expectativas que debo cumplir son las mías.

He visto cómo los problemas que surgen en la mesa de un presidente son siempre los más duros, los problemas a los que ninguna cantidad de datos o números pueden dar la respuesta correcta.

Hoy, me levanto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos, y veo a mis hijas, dos mujeres negras, jóvenes e inteligentes, jugando con sus perros en el césped de la Casa Blanca.

Hubo preguntas sobre qué tipo de Primera Dama sería, en qué temas me enfocaría. Esas fueron las preguntas que me golpearon durante la campaña. Muchas veces, me preguntaba en qué demonios nos estaba metiendo Barack.

Invitémonos unos a otros. Quizás entonces podamos empezar a temer menos, a hacer menos suposiciones erróneas, a dejar de lado los sesgos y los estereotipos que nos dividen innecesariamente. Tal vez podamos abrazar mejor las formas en que somos iguales. No se trata de ser perfecto.

La alimentación saludable, está aquí para quedarse, y ahora tenemos todo lo que necesitamos para aprovechar la oportunidad y darles a todos nuestros hijos el futuro saludable que tanto se merecen.

La diferencia entre nosotros y ellos, entre tú y el éxito, no es que nunca falles, sino que es cómo te recuperas de esos fracasos, es que sigues levantándote una y otra vez. Te das cuenta de lo que hiciste mal, y luego lo corriges. Se lo digo a mis hijos todos los días.

La diferencia entre una comunidad rota y una próspera es la presencia de una mujer que es valiosa.

La educación pública es nuestro mayor camino hacia las oportunidades en Estados Unidos. Por lo tanto, debemos invertir y fortalecer nuestras universidades públicas hoy y para las generaciones venideras.

La forma más fácil de ignorar la voz de una mujer es empaquetarla como una reprimenda.

La gente cambia debido a los niños. Cambian cómo comen. Cambian su forma de pensar. Cambian la forma en que se ven.

La idea de que tenemos un solo veterano viviendo en las calles debería considerarse una parodia para todos nosotros.

La maestra le preguntaba a mi hermano ¿qué carrera quieres estudiar?, pero a mí me preguntaba ¿con qué tipo de hombre te quieres casar?

La única forma de hacer que trabaje más duro es dudar de mí.

La verdad es que Incluso si les damos a los padres toda la información que necesitan y mejoramos las comidas escolares y construimos nuevos supermercados en cada esquina, nada de eso importa si cuando las familias entran a un restaurante, no pueden hacer una vida saludable.

La verdad es que, para obtener cosas como atención médica universal y un sistema educativo renovado, alguien tendrá que renunciar a un pedazo de su pastel para que otra persona pueda tener más.

Las amistades entre mujeres, como cualquier mujer te dirá, están formadas por mil pequeñas bondades … intercambiadas una y otra vez.

Las elecciones no son solo sobre quién vota, sino quién no vota.

Las limitaciones están en tu mente, fíjate metas claras y precisas, verás los resultados.

Las oportunidades bailan con los que ya están en la pista.

Lo difícil que trabajas importa más que lo que ganas.

Lo duro que trabajes importa más que lo mucho que hagas.

Lo he dicho una y otra vez: mi mayor preocupación al ingresar a la Casa Blanca era asegurarme de que mis hijas salieran enteras y normales, y decentes y amables, tal como esperaría que lo hiciéramos si estuviéramos viviendo en el lado sur de Chicago. Y se necesita trabajo para mantener la vida de la Casa Blanca normal para los niños.

Lo que admiro más de Hillary es que nunca se rinde a la presión, nunca opta por la salida fácil. Hillary Clinton nunca ha renunciado a nada en su vida.

Lo que les digo a mis hijos es: Te estoy preparando para la universidad y para la vida. Entonces, tener independencia, saber cómo establecer tus propios límites, descubrir cómo hacer ese equilibrio. Todavía tenemos reglas de tiempo de pantalla.

Lo que nunca he tenido miedo es ser un poco tonta, y puedes involucrar a la gente de esa manera. Mi punto de vista es que primero los haces reír, luego los haces escuchar.

Lo que sabemos es que cuando las niñas no van a la escuela, ganan salarios más bajos. Se casan antes. Tienen mayores tasas de mortalidad infantil y materna. Y tienen más probabilidades de contraer el VIH, menos probabilidades de inmunizar a sus hijos.

Los hombres de verdad tratan al conserje con el mismo respeto que el CEO.

Los hombres fuertes no necesitan poner abajo a las mujeres para sentirse poderosos.

Los niños nos están mirando. Lo experimento todos los días. Cuelgan cada una de mis palabras, lo que uso, lo que digo.

Los problemas que cruzan el escritorio de un presidente nunca son fáciles. Las preguntas fáciles ni siquiera llegan al presidente.

Me gusta hablar sobre mi obsesión con las patatas fritas porque no quiero que la gente piense que ‘Let’s Move’ se trata de una privación total y absoluta. Se trata de moderación y cambios e ideas de la vida real que realmente funcionan para las familias.

Me pregunto: ¿Qué hacen mis niñas, ¿qué se merecen todos nuestros hijos de su presidente? ¿Qué tipo de presidente queremos para ellos? Bueno, para empezar, creo que queremos a alguien que sea una fuerza unificadora en este país: alguien que vea nuestras diferencias no como una amenaza, sino como una bendición.

Me veo como la mujer promedio. Si bien soy primera dama, no fui primera dama toda mi vida. Soy un producto de la cultura pop. Soy un consumidor de cultura pop, y sé lo que resuena con la gente.

Meryl Streep es exactamente tan increíble cómo te imaginas que es Meryl Streep.

Mi familia no tenía mucho dinero, así que me esforcé para obtener mis títulos. Pero en el momento en que me gradué, de repente todos me preguntaban: ‘Bueno, ¿cuándo te casarás y comenzarás a tener hijos?’ Y la verdad es que no tenía idea de cómo equilibraría el papel esperado de esposa y madre con una carrera desafiante.

Miro cómo mis hijas ven el ejercicio. Comprenden completamente que la nutrición y el ejercicio van de la mano. No pensé así cuando era niña. Pero tienen una conciencia real al respecto que me gustaría pensar que proviene de los años de atención que hemos puesto en esto.

Mis hijas son normales. Si pudieran comer hamburguesas, papas fritas y helados todos los días, lo harían. Y yo también. Pero eso no nos sostiene.

Necesitábamos ahora ser resueltos, mantener nuestros pies apuntando en la dirección del progreso.

Necesitamos a alguien con un juicio excelente por derecho propio porque sí, un presidente puede contratar a los mejores asesores en la Tierra, pero te garantizo esto: cinco asesores darán cinco opiniones diferentes. Y es el presidente, y solo el presidente, quien siempre hace la última llamada.

Necesitamos comenzar a enfocarnos en lo que importa, en cómo nos sentimos y cómo nos sentimos con nosotros mismos.

Necesitamos hacer un mejor trabajo para ponernos más en primer lugar en nuestra propia lista de ‘cosas por hacer’.

Ningún país puede florecer realmente, si ahoga el potencial de sus mujeres y se priva de las contribuciones de la mitad de sus ciudadanos.

No es necesario ser alguien diferente para ser importante. Eres importante por derecho propio.

No hay límite a lo que podemos lograr.

No hay magia para conseguir las cosas. Simplemente se tratar de trabajar duro, decidir y tener persistencia.

No importa qué dificultades o qué obstáculos se interpongan en tu camino; quiero que estudies lo que quieras, estudia para marcar una diferencia en el mundo.

No leí otros libros de Primeras Damas, porque no quería que me influyera cómo definían el papel. Sabía que tendría que encontrar este papel, muy singular y específicamente para mí y quién era.

No me criaron con riqueza o recursos ni con ninguna posición social para hablar.

No podemos permitirnos no educar a las niñas y darles a las mujeres el poder y el acceso que necesitan.

No puedes tomar decisiones basadas en el miedo y en la posibilidad de lo que podría pasar.

No quieres estar con un chico que es demasiado estúpido para apreciar a una joven inteligente. No hay un chico que sea lo suficientemente guapo o lo suficientemente interesante como para evitar que recibas tu educación.

No quiero que las jóvenes tengan la expectativa de que, si no lo tienen todo, de alguna manera están fallando. Fuente: Entrevista con Oprah Winfrey.

No se pueden tomar decisiones basadas en el miedo y la posibilidad de lo que pueda suceder.

No siempre se puede tener una vida cómoda y no siempre serás capaz de resolver todos los problemas, pero no debes subestimar tu importancia, porque la historia nos ha demostrado que el valor puede ser contagioso y la esperanza puede tener vida propia.

No tengas miedo. Enfócate, se determinado, ten esperanza. Sé empoderado.

No traigas a las personas en tu vida que sean negativas. Y confía en tus instintos … las buenas relaciones se sienten bien. Eso no es solo con alguien con quien quieres casarte, sino con los amigos que elijas. Es con las personas con las que se rodean.

Nosotras como mujeres, tenemos que entender que sabemos más, incluso instintivamente, de lo que pensamos que sabemos.

Nuestra gloriosa diversidad de creencias, colores y credos no es una amenaza para nosotros, nos hace quiénes somos.

Nuestra grandeza siempre ha venido de personas que no esperan nada y no dan nada por sentado: personas que trabajan duro por lo que tienen, luego se acercan y ayudan a otros después de ellos.

Nuestra vida antes de mudarnos a Washington estaba llena de alegrías simples… los sábados en los partidos de fútbol, los domingos en la casa de la abuela… y una noche de cita para Barack y para mí era una cena o una película, porque como mamá agotada, no podía estar despierta para los dos.

Nuestros padres nos enseñaron que podíamos lograr lo que sea si nos esforzábamos y estudiábamos.

Nuestros veteranos que caen en tiempos difíciles y se encuentran sin hogar merecen algo más que palabras o palabras amables. Se merecen una ayuda real que los ponga de pie nuevamente.

Nunca debes ver tus desafíos como una desventaja. En cambio, es importante que entiendas que tu experiencia frente a la adversidad y superación es en realidad una de tus mayores ventajas.

Nunca pierdas el tiempo tratando de explicar quién eres a aquellos que están decididos a no entenderte.

Nunca subestimes la importancia que puedes tener porque la historia nos ha demostrado que el valor puede ser contagioso y la esperanza puede cobrar vida propia.

Para el registro, nuestra democracia es venerada en todo el mundo. Y las elecciones libres son la mejor manera en la tierra de elegir a nuestros líderes. Así es como elegimos a John F. Kennedy, Ronald Reagan, George Bush, Bill Clinton, y Barack Obama. Ha funcionado durante décadas.

Para mí, convertirse no se trata de llegar a un lugar o lograr un objetivo determinado. En cambio, lo veo como un movimiento hacia adelante, un medio para evolucionar, una forma de alcanzar continuamente un yo mejor. El viaje no termina.

Para mí, la educación era poder.

Para mí, la educación nunca ha sido simplemente una cuestión de política: es personal. Ninguno de mis padres y casi nadie en el vecindario donde crecí fueron a la universidad. Pero gracias a mucho trabajo duro y mucha ayuda financiera, tuve la oportunidad de asistir a algunas de las mejores universidades de este país.

Para muchas personas, la televisión y las películas pueden ser la única forma de entender a las personas que no son como ellos.

Pedir ayuda no es un símbolo de debilidad, sino de fortaleza.

Por cada puerta que se me ha abierto, he tratado de abrir la puerta a los demás.

Puede que no siempre tenga una vida cómoda y no siempre podrá resolver todos los problemas del mundo a la vez, pero nunca subestime la importancia que puede tener porque la historia nos ha demostrado que el valor puede ser contagioso y tener esperanza.

Quiero a un presidente que sirva al pueblo, alguien cuyo trabajo muestre a nuestros hijos que no persigan la fama y la fortuna para ellos mismos: luchamos para que todos tengan la oportunidad de tener éxito.

Quiero que los niños sepan: no esperen a que alguien venga y les diga que son especiales. Porque eso nunca puede suceder.

Quiero que nuestros jóvenes sepan que son importantes, que pertenecen, así que no tengan miedo. Fuente: Discurso final como primera dama.

Quiero un presidente con un historial de servicio público: alguien cuyo trabajo en la vida muestre a nuestros hijos que no perseguimos fama y fortuna por nosotros mismos; luchamos para darles a todos la oportunidad de tener éxito.

Quiero un presidente que enseñe a nuestros hijos que todos en este país importan, un presidente que realmente cree en la visión que nuestros Fundadores plantearon hace tantos años de que todos somos creados iguales, cada uno una parte querida de la gran historia americana.

Recuerda quién siempre fuiste, de dónde vienes, quiénes fueron tus padres, cómo te criaron. Debido a que ese ser auténtico te seguirá a lo largo de la vida, así que asegúrate de que sea sólido para que sea algo de lo que puedas aferrarte y estar orgulloso por el resto de tu vida.

Recuerde, no se trata de votar por el candidato perfecto, no existe tal cosa. Los presidentes son humanos.

Rodéate de personas que te hagan ser mejor.

Sé de primera mano que ser presidente no cambia quién eres, revela quién eres.

Seamos muy claros: los hombres fuertes, hombres que realmente son modelos a seguir, no necesitan humillar a las mujeres para sentirse poderosos. Las personas que son realmente fuertes levantan a otros. Las personas que son realmente poderosas reúnen a otros.

Ser presidente no cambia lo que eres, revela quién eres.

Ser tu primera dama ha sido el mayor honor de mi vida, y espero haberte hecho sentir orgulloso.

Serás todo lo guapa que quieras, pero dime… si el mundo fuera ciego, ¿a cuánta gente impresionarías?

Si hay algo que he aprendido en la vida, es el poder de usar mi voz. Hice lo mejor que pude para decir la verdad y arrojé luz sobre las historias de personas que a menudo son ignoradas.

Si hice un compromiso, lo mantuve y trato de hacerlo realidad. Porque cuando te conviertes en líder, lo más importante que tienes es tu palabra, tu confianza. De ahí viene el respeto.

Si mi futuro estaba determinado simplemente por mi rendimiento en una prueba estandarizada, yo no estaría aquí ahora, te lo garantizo.

Si mi futuro hubiera dependido de mi desempeño en un examen estandarizado, yo no estaría aquí, te lo garantizo.

Si no sale y se define a sí mismo, los demás lo definirán rápida e incorrectamente.

Siempre debemos tener tres amigos en nuestras vidas. Aquel que camina delante, que admiramos y seguimos; el que camina a nuestro lado, que está con nosotros en cada paso de nuestro viaje; y luego, el que se acerca después de que hemos despejado el camino.

Siempre digo que las mujeres deben usar lo que les haga sentirse bien consigo mismas. Eso es lo que siempre trato de hacer.

Siempre mantente fiel a ti mismo y nunca permitas que lo que otra persona dice te distraiga de tus metas. Fuente: Marie Claire.

Simplemente haz lo que funcione para ti, porque siempre habrá alguien que piense diferente…

Simplemente no tengas miedo de pedir ayuda. Nadie pasa la universidad solo.

Solo prueba cosas nuevas. No tengas miedo. Sal de tu zona de confort y vuela.

Soy un ejemplo de lo que es posible cuando las niñas desde el principio de sus vidas son amadas y educadas por las personas que las rodean. En mi vida estuve rodeada de mujeres extraordinarias que me enseñaron sobre la fuerza y la dignidad silenciosas.

Tengo que estar en sintonía. Todo el tiempo. Tengo que estar en sintonía con mi esposo, dónde está, cómo se siente. Tengo que estar en sintonía con el lugar donde está mi familia.

Tienes que quedarte en la escuela. Tienes que ir a la universidad. Tienes que obtener tu título. Porque eso es lo único que la gente no puede quitarte es tu educación. Y vale la pena la inversión.

Todas y cada una de vosotras podéis ser líderes y apoyar a otras para lograrlo.

Todavía hay muchas causas por las que vale la pena sacrificarse, muchas cosas que quedan por hacer.

Todos en la Tierra, nos decían, tenían una historia invisible, y eso solo merecía algo de tolerancia.

Todos estamos bombardeados con tantos mensajes dietéticos que es difícil encontrar tiempo para analizar toda esta información, pero sí tenemos tiempo para echar un vistazo a los platos de nuestros hijos.

Todos estos jóvenes tienen algún tipo de potencial en ellos. Y si no invertimos en ellos como nación, independientemente de su procedencia o de qué color son, si no invertimos en ellos, perdemos.

Todos los días, las personas que conozco me inspiran… todos los días, me hacen sentir orgullosa… todos los días me recuerdan lo bendecidos que somos de vivir en la nación más grande del mundo.

Todos los días, tienes el poder de elegir.

Todos somos mentores. Ustedes son mentores aquí y ahora. Y una de las cosas que siempre he hecho a lo largo de mi vida, siempre he encontrado a esa persona, ese grupo de personas a las que iba a extender mi mano y ayudar a traerlas conmigo.

Tu historia es lo que tienes, lo que siempre tendrás. Es algo para poseer.

Un candidato no cambiará repentinamente una vez que asuman el cargo. Todo lo contrario, de hecho. Debido a que en el momento en que el individuo toma ese juramento, está bajo la luz más fuerte y dura que hay. Y no hay forma de ocultar quiénes son realmente.

Un hombre de verdad trata al conserje con el mismo respeto que trata el presidente de la compañía.

Una de las cosas que me di cuenta es que, si no tomas el control de tu tiempo y de tu vida, otras personas se lo tragarán. Si no te das prioridad, constantemente comienzas a caer más y más en tu lista, tus hijos caen cada vez más abajo en tu lista.

Una de las lecciones con las que crecí fue ser siempre fiel a ti mismo y nunca dejar que lo que alguien dice te distraiga de tus metas.

Ya sea que seamos demócratas, republicanos o independientes, no importa. Todos entendemos que un ataque a cualquiera de nosotros es un ataque a todos nosotros.

Ya vengas de una ciudad o de un pueblo, tu éxito estará determinado por tu propia confianza y fortaleza.

Yo sé lo que se siente al luchar para obtener la educación que quieres y que necesitas.

Frases inspiradoras de Michelle Obama

Lo cierto es que Michelle se ha convertido en toda una inspiración. Hasta la revista Elle lo reconoce:

Tras leer estas frases te explicarás porque hay quien fantasea con ver a Michelle convertida en la primera presidenta de los Estados Unidos. No sabemos qué tal lo haría, pero seguro que su estilo de hacer las cosas sería menos polémico que el de Donald Trump.