Dani Martín

Frases de Dani Martín y sus canciones

¿Por qué hacer un post de frases de Dani Martín? Porque quienes pasamos los 30 recordamos a El Canto del loco como un grupo importante en la banda sonora de nuestra juventud. Así que este recopilatorio es un homenaje a los que quería entrar con zapatillas en cualquier garito o fantasearon con la madre de un amigo 😃.

Pero después de la separación de El canto del Loco, Dani Martín ha seguido en la música, y con bastante éxito, así que aquí también veras algunas frases de sus temas en solitario.

Frases de Dani Martín

¡Eres lo más grande hasta morir!

¿Y a dónde irán todas las ganas de querernos más? Se las llevaron nuestras ganas de querer volar.

A mí me duele que tú estés sola y que yo sólo y sin poderte tocar.

Busco la vida: ¡Sólo puedes vivir uhhh! entre luz de colores en este jardín.

Contigo, quiero estar contigo Y decirte que ya no puedo vivir sin ti.

De ser primeros pasamos de ser uno más, de preferidos a ver si nos podemos pasar un ratito el domingo igual…

Desde la nube dejarse caer.

Despertar, luego, al ratito caminar, y colocarme en mi lugar que en los demás ya pensé bastante.

Dibujas pensamientos que atraviesan mi piel. Y me has llegado a dar, ¡qué puntería!

Dime que eres real, no eres un sueño ni nada.

Dime una vez más que te gustó hasta enfadado.

El agua de la ducha ya no puede estar más fría. Quiero volver a sentir, escuchar sólo tu voz, que me diga aquello que todas las mañanas repetía en sueños.

El día ha pasado sin que nadie me vuelva a creer.

El valor es mirarme ahora a la cara y ser quien soy.

En silencio, te busco y sueño con poderte amar.

Eres ese caramelo… que quería. Eres ese gesto lleno de valor. Eres.

Eres paz, eres león.

He pensado mil veces en robar caramelos, y subirme muy alto, y tirarlos para hacer un mundo mejor.

La fuerza está en lo de dentro.

La vida no espera, no avisa ni se hace tu amiga…

Los valientes, los que saben llorar con la cara descubierta.

Me disfracé de uno que no era yo, buscando esa firmeza llegué a un lugar negro, pensé que eso era el valor.

Me rebelé contra todo, hasta el sol.

Mira la vida como regala todas las flores que tiene, aunque algunas las arranque con dolor.

Mira la vida como vuelve y te sorprende…

Muero si no estás, y ya no estás, te pierdo y te me vas, te fuiste ya.

Para un concierto me preparo poniendo el corazón y no bebiendo vino o saliendo de garitos la noche anterior.

Pensar que lo que escribo puede ser tan importante que toque algún corazón.

Porque ya no te tengo, eras mi vida y ya no estás…

Puede ser que la vida me guíe hasta el sol, puede ser que el mal domine tus horas.

Qué bonita la vida tantas veces enorme, te acaricia y te mima. Qué bonita la vida.

Que el amor que es de mentira sube igual que su caída, que al final no es nada.

Que me ayudes a enseñar mis cicatrices, que me agarres con más fuerza el corazón. Los charcos.

Que ser sensible es el arma que da la verdad, aunque duela por dentro…

Quedó la dulce muñeca, quedó el pequeño diablo, ya sólo existen miradas que hacen que surja todo con mirarnos.

Quiero entrar en tu garito con zapatillas que no me miren mal al pasar,

Quiero pensar que en la vida todo pasa…

Quiero ver en mí que tenerte es lo más importante

Sé que eres el gigante que amo.

Siempre me pongo en lo peor, cuando hay una mala noticia me voy al abismo.

Sobrevolando va por toda la ciudad, rompiendo el aire, no haciendo caso a nadie.

Solo queda que aún te siento y que siempre te voy a recordar.

Sólo se llega a pensar: «locura de los demás».

Sólo yo tengo el poder, el volante en mis manos, yo controlaré.

Soy tan miedoso que me asusta preguntar si está todo vendido.

Soy un peón que está echando carbón a la locomotora para que esto no pare nunca.

Te espero, este teatro es para ti, ven a fabricar la luz que alumbre esta función. Mi teatro.

Te he nombrado en mis canciones, te hice mil proposiciones. Eran todas indecentes, la verdad.

Te llevo tan… Tan dentro que ni el tiempo barrerá.

Te persigo cada día. Siempre te busco en las caricias. Vivo lleno de fragilidad, por encontrar ese gesto de amor.

Tenías tanta ilusión por ser mayor, que imitabas a tus ídolos en el salón.

Tienes la cara más bonita que yo haya visto jamás, tienes esa maldita fuerza que me ha enganchado y no me va a soltar.

Todo lo bueno se acaba, y ahora el silencio acompaña.

Volverá, ese amor verdadero de cuando era pequeño, seguro que volverá

Volverás a que la herida se cierre hoy, y sabrás que lo que pasa no pasa más.

Voy haciendo mis planes, voy sabiendo quien soy, voy buscando mi parte, voy logrando el control. Puede ser.

Y busco una salida, un mundo lleno de alegría.

Y después me viniste a ver y dormimos, temblamos y huiste al amanecer.

Y es que la madre de José me está volviendo loco…

Y me enfadé con el mundo.

Y pasarte a buscar, esperar tu mensaje y echarte de menos… Emocional.

Y salgo y te busco y no veo el momento, me asusto, te vuelvo a buscar.

Y si el miedo: Déjanos en paz, no nos cuentes otro cuento que no va, ese es tu plan.

Y siempre supe que eras tremendo, y siempre supe oír tu corazón.

Y verás que lo que nace se apaga, que de ser todo eres nada, es la maldita verdad.

Yo no quiero volver a ver esa ilusión en esos ojos que antes me enseñaban.

Hasta aquí este nostálgico repaso. Si te ha gustado seguro que también te interesa este recopilatorio de las frases de Leiva. Otro músico que nos recuerda lo mejor de nuestra juventud y que aún sigue en activo.