refranes celos

Refranes sobre los celos y la envidia

Como vas a descubrir existen multitud de refranes sobre los celos, un sentimiento tan censurable como humano. Seguramente nadie a lo largo de su vida se ha librado de los celos. Celos de quien tiene más que nosotros, celos de quien recibe más atención y, como no, celos por amor. Estos refranes hablan de todos ellos, como siempre con una ingeniosa moraleja.

Refranes de amor y celos

Cuando hablamos de celos casi siempre pensamos en las relaciones de pareja. El refranero nos dados visiones opuestas de los celos, unos sostienen que son fuente de desgracias y otros creen que sin celos no hay amor.

Amor sin celos no lo dan los cielos.

A quien celos no tiene, no tiene verdadero amor.

Amor con celos, causa desvelos.

Amor con celos, causa desvelos.

Amor de vieja, celos y quejas.

Amor sin celos, no lo dan los cielos.

Cónyuge que tiene celos, encuentra en la cama pelos.

Cuando el hombre es celoso, molesta; cuando no lo es, irrita.

De los celos, se engendran los cuernos.

Dijo un sabio doctor, que sin celos no hay amor.

Donde hay celos hay amor, donde hay viejos hay dolor.

Donde hay celos hay amor, donde hay viejos hay dolor.

El amor y los celos, hermanos gemelos.

El hombre cuando es celoso se acuesta, pero no duerme.

Hombre celoso, es cornudo o quiere serlo.

Hombre celoso, hace de una pulga un oso.

Ira, miedo y celos fieros, son muy malos consejeros.

Marido celoso, no tiene reposo.

No hay amor sin celos, ni cordura sin recelos.

Pedir celos es despertar a alguien que está durmiendo.

Pican más los celos que las pulgas.

Quien bien quiere, cien males teme.

Quien con celoso casó, en vida, el purgatorio pasó.

Sin hijos y sin celos, no hay desconsuelos.

Refranes de mujer celosa

El refranero popular tiene una concepción políticamente incorrecta de los celos en la mujer:

Celosillo es mi marido y yo me río, porque cuando él se va, yo ya he venido.

La mujer celosa en sí no reposa, y al marido siempre le trae afligido.

La mujer es copropietaria de los celos.

Mujer celosa, leona furiosa.

Mujer con celos, los diablos tiene en el cuerpo.

No hay más brava cosa, que una mujer celosa.

Refranes de celos y envidia

Y luego están los celos como sinónimo de envidia, ya sabes, envidiar bienes ajenos. Uno de los pecados capitales también extensamente descrito en el refranero:

Celos y envidia quitan al hombre vida.

Como al hierro la herrumbre, la envidia al hombre consume.

Culo veo, culo quiero, si no lo viera, no lo quisiera.”

Dale al diablo lo que es suyo: lujuria, envidia y orgullo.

El envidioso, es tal ser, que no se le indigesta lo que come, sino lo que ve comer.

El pan malo pero ajeno, sabe mejor que el propio y bueno.

Envidia me tengan y no me compadezcan.

Envidia, ni tenerla ni temerla.

Imite y supere el envidioso al envidiado; más que él será elogiado.

La envidia es carcoma de los huesos.

La envidia es serpiente que al que la abriga le muerde.

La envidia es una mala consejera.

La envidia puede herir a lo que se tiene; pero no a lo que se es.

La envidia sigue al mérito, como la sombra al cuerpo.

La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.

La envidia, dice el autor, es martillo destructor.

Más te debes guardar de la envidia de un amigo, que de la emboscada de un enemigo.

Quien envidioso vive, desesperado muere.

Si la envidia fuera tiña, cuántos tiñosos habría.

Vale más ser envidiada que envidiosa.

Ya sabes, amigo, no te dejes llevar por los celos, y comparte estos refranes para sigan formando parte de nuestro acervo cultural.