proverbios de la biblia

Proverbios bíblicos sobre la vida y para reflexionar

No hace falta ser creyente para leer la Biblia, y mucho menos para disfrutar con sus proverbios. Porque los proverbios bíblicos son un auténtico tesoro y merece la pena conocerlos.

En este post hemos hecho una gran recopilación de proverbios de la Biblia. Es posible que algunos de ellos te suenen porque siguen usándose en la actualidad.

Proverbios bíblicos sobre la vida

¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría.

Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.

Al malcriado no le gusta que nadie lo corrija, ni se junta con los sabios.

Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.

Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento;

Busca la voluntad de Dios en todo lo que hagas, y Él te mostrará qué camino tomar.

Ciertamente sufrirá el que sale fiador por un extraño, pero el que odia salir fiador está seguro.

Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él {brotan} los manantiales de la vida.

Delante de la destrucción va el orgullo, y delante de la caída, la altivez de espíritu.

Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena, pero bienaventurado es el que guarda la ley.

Echa tu suerte entre nosotros; tengamos todos una bolsa.

El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos.

El de sabio corazón acata las órdenes, pero el necio y rezongón va camino al desastre.

El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.

El hijo sabio sigue el consejo de su padre; el burlón no hace caso de las reprensiones.

El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano.

El necio da rienda suelta a su enojo, pero el sabio sabe cómo calmarlo.

El principio de la sabiduría es el temor al Señor; Los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza.

El que adquiere cordura a sí mismo se ama, y el que retiene el discernimiento prospera.

El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño.

El que detiene el castigo aborrece a su hijo, pero el que lo ama se esmera en corregirlo.

El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que {los} confiesa y {los} abandona hallará misericordia.

El que es sabio y astuto sabe por dónde va; a los necios los engaña su propia necedad.

El que escatima la vara odia a su hijo, mas el que lo ama lo disciplina con diligencia.

El que menosprecia a su prójimo carece de entendimiento, pero el hombre prudente guarda silencio.

El rico domina a los pobres, y el deudor es esclavo del acreedor.

El vino es escarnecedor, la bebida fuerte alborotadora, y cualquiera que con ellos se embriaga no es sabio.

En todo tiempo ama el amigo, y el hermano nace {para tiempo} de angustia.

Encomienda al señor tus obras y tus pensamientos serán afirmados.

Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría.

Fuente de vida es la boca del justo, pero la boca de los impíos encubre violencia.

Hallaremos riquezas de toda clase, llenaremos nuestras casas de despojos.

Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca.

Hay camino que al hombre le {parece} derecho, pero al final, es camino de muerte.

La justicia engrandece a la nación, pero el pecado es afrenta para los pueblos.

La sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.

La senda de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino preserva su alma.

La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.

León rugiente y oso hambriento. Es el príncipe impío sobre el pueblo pobre.

Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale adquirir inteligencia que plata.

Más vale el buen nombre que las muchas riquezas, y el favor que la plata y el oro.

Muchos buscan el favor del generoso, y cada uno es amigo del hombre que da.

Mujer hacendosa, ¿quién {la} hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.

Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas.

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.

Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello.

Si amas a la sabiduría y nunca la abandonas, ella te cuidará y te protegerá. Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas.

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el señor te lo recompensará.

Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual, no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

Proverbios bíblicos para reflexionar

Como ves, algunos pasajes de la Biblia no tienen precio por las valiosas enseñanzas que encierran. Te dejamos con algunos más proverbios bíblicos de sabiduría, esta vez en vídeo:

Muy curiosos todos estos proverbios, ¿verdad? Sí te gustaría que hiciéramos más posts parecidos a éste, apóyanos en redes sociales.