oscar wilde frases

Oscar Wilde: frases célebres sobre la vida, el amor y sus obras

oscar wilde frases

Seguro que has visto antes alguna de estas frases de Oscar Wilde, aunque tal vez no supieras que era suya. En cualquier caso ahora si vuelves a oírla podrás desvelar al autor y hacerte el interesante compartiendo otras de sus mejores citas celebres.

Grandes Frases de Oscar Wilde

Oscar Wilde fue uno de los grandes dramaturgos de su tiempo y también una celebridad de la época victoriana por su ingenio y brillantez. No hay nada más que leer algunos de sus frases:

Los que no ven ninguna diferencia entre alma y cuerpo, no tienen ninguna de las dos cosas.

Los locos a veces se curan, los imbéciles nunca.

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces sí.

El hombre puede creer en lo imposible, pero no creerá nunca en lo improbable.

Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador.

La ambición es el último refugio del fracaso.

Aconsejar economía a los pobres es a la vez grotesco e insultante. Es como aconsejar que coma menos al que se está muriendo de hambre.

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada.

Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie.

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

La risa no es un mal comienzo para la amistad. Y está lejos de ser un mal final.

Para tener buena salud lo haría todo menos tres cosas: hacer gimnasia, levantarme temprano y ser persona responsable.

Hablan mucho de la belleza de la certidumbre como si ignorasen la belleza sutil de la duda. Creer es muy monótono; la duda es apasionante.

Como mala persona soy un completo desastre. Hay montones de gente que afirman que no he hecho nada malo en toda mi vida. Por supuesto sólo se atreven a decirlo a mis espaldas.

Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.

Es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es tan sólo encantadora o aburrida.

La belleza es muy superior al genio. No necesita explicación.

En estos tiempos los jóvenes piensan que el dinero lo es todo, algo que comprueban cuando se hacen mayores.

El cinismo consiste en ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean.

Escojo a mis amigos por su buena apariencia, a mis conocidos por su carácter y a mis enemigos por su razón.

La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.

Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.

Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza.

A mí dadme lo superfluo, que lo necesario todo el mundo puede tenerlo.

Todos estamos en la cloaca, pero algunos estamos mirando a las estrellas.

A veces pienso que Dios creando al hombre sobreestimó un poco su habilidad.

Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista.

Un hombre que no piensa en sí mismo no piensa en nada.

Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo, simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima.

Se puede admitir la fuerza bruta, pero la razón bruta es insoportable.

Cuando me da por pensar de noche en mis defectos, me quedo dormido inmediatamente.

El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho.

Mejor ser un cohete caído que no haber resplandecido nunca.

Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.

Cuanto más conservadoras son las ideas, más revolucionarios los discursos.

No hay hombre lo bastante rico para comprar su pasado.

Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.

Ser natural es la más difícil de las poses.

Oscar Wilde: Frases de amor

Amarse a sí mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida.

El amor es un sacramento que debería recibirse de rodillas.

El misterio del amor es mayor que el misterio de la muerte.

Es bastante difícil no ser injusto con lo que uno ama.

Entre un hombre y una mujer no hay amistad posible. Hay amor, odio, pasión, pero no amistad.

Admiro a los hombres que han pasado de los setenta; siempre ofrecen a las mujeres un amor para toda la vida.

Cuando los hombres aman a las mujeres sólo les dan un poco de su vida; más las mujeres, cuando aman lo dan todo.

Los que aman sólo una vez en su vida son realmente superficiales. Lo que llaman constancia y fidelidad podría llamarse letargia de la costumbre o falta de imaginación.

El único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca defrauda, y nos acompaña hasta la muerte es el amor propio

Los sufrimientos y los amores superficiales viven largamente. A los grandes amores y sufrimientos los destruye su propia plenitud.

Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

Si no tardas mucho te espero toda la vida.

En el arte como en el amor la ternura es lo que da la fuerza.

Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela.

Frases de Oscar Wilde sobre la vida

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

El arte no es algo que se pueda tomar y dejar. Es necessario para vivir.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Sólo el amor puede ayudar a vivir.

En esta vida la primera obligación es ser totalmente artificial. La segunda todavía nadie la ha encontrado.

La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir.

Hay que simpatizar siempre con la alegría de la vida. Cuanto menos se hable de las llagas de la vida, mejor.

El sufrimiento es el medio por el cual existimos, porque es el único gracias al cual tenemos conciencia de existir.

Para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos.

El hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida.

Haría cualquier cosa por recuperar la juventud… excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.

En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles.

Frases de Oscar Wilde sobre la tentación

La única manera de librarse de la tentación es caer en ella.

La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.

La única diferencia que existe entre un capricho y una pasión eterna es que el capricho es más duradero.

Logro resistirlo todo, salvo la tentación.

Frases de Oscar Wilde sobre el matrimonio

Wilde se casó con Constance Lloyd, con quien tuvo dos hijos. El matrimonio se separó cuando a Wilde se le acusó de homosexualidad, un «delito» por el que tuvo que pasar dos años en prisión. El Gobierno británico le indulto de forma simbólica en 2017, poniendo fin a una injusticia histórica.

Cuando una mujer vuelve a casarse es porque detestaba a su primer marido. Cuando un hombre vuelve a casarse es porque adoraba a su primera mujer. Las mujeres prueban suerte, los hombres arriesgan la suya.

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.

Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tiene tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás…!

Los solteros ricos deberían pagar más impuestos. No es justo que unos sean más felices que otros.

Es curioso este juego del matrimonio. La mujer tiene siempre las mejores cartas y siempre pierde la partida.

Los hombres casados son horriblemente aburridos cuando son buenos maridos, e insoportablemente presumidos cuando no lo son.

La mejor base para un matrimonio feliz es la mutua incomprensión.

Frases de Oscar Wilde sobre las mujeres

Cómo tener confianza en una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.

Dad a las mujeres ocasiones adecuadas y las mujeres podrán hacer todo.

Las mujeres nos inspiran a hacer las más grandes obras, pero son ellas mismas quienes nos impiden hacerlas.

Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche .

Las mujeres son un sexo decorativo. Nunca tienen, nada que decir, pero lo dicen deliciosamente.

La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.

La fuerza de las mujeres depende de que la psicología no puede explicarla. Los hombres pueden ser analizados; las mujeres sólo pueden ser amadas.

Frases de Oscar Wilde sobre el desamor

¿Cómo podrías ser feliz estando con alguien que insiste en tratarte como a un ser humano normal?

Cualquier hombre puede llegar a ser feliz con una mujer, con tal de que no la ame.

Los hombre jóvenes quieren ser fieles y no lo consiguen; los hombres viejos quieren ser infieles y no lo logran.

Cuando se está enamorando empieza uno por desilusionarse a sí mismo y acaba por desilusionar a la otra parte interesada.

Oscar Wilde: frases celebres de sus libros

Oscar Wilde escribió varios libros y poemas. A continuación os dejamos con dos de sus obras más conocidas, De profundis y El retrato de Dorian Gray.

Oscar Wilde: frases en De profundis

De Profundis es la obra más intima de Oscar Wilde, Se trata de una larga carta que  el escritor dirigió desde la cárcel de Reading a su amante lord Alfred Douglas.

Y los que se salen de su esfera cambian sólo de entorno, no de naturaleza.

Recuerda que el necio a los ojos de los dioses y el necio a los ojos del hombre son muy distintos.

No merece la pena advertir de algo a una persona si ella no tiene ya por lo menos la sensación de que hay algo de verdad en nuestras palabras.

Con libertad, libros, flores y la luna, ¿quién no puede ser feliz?

Y es que la verdad es siempre dolorosa, tanto para quien la oye como para quien la dice

El odio es, desde un punto de vista intelectual, la eterna negación.

Lo trivial en el pensamiento y en la acción es encantador.

No hay ninguna razón para que un hombre muestre su vida al mundo. El mundo no entiende las cosas.

Me parece que todos miramos a la Naturaleza demasiado y vivimos con ella demasiado poco.

Una intención es una meta intelectual

La mayoría de las personas son otras: sus pensamientos, las opiniones de otros; su vida, una imitación; sus pasiones, una cita.

Un sentimental es aquel que desea el lujo de una emoción sin tenerla que pagar.

La conversación requiere de una base común, y esta no puede ejecutarse entre dos personas de cultura totalmente desigual.

Es en el cerebro donde todo tiene lugar.

El verdadero necio, ése del que los dioses se ríen o al que arruinan, es el que no se conoce a sí mismo.

Oscar Wilde: frases de El retrato de Dorian Gray

El retrato de Dorian Gray es la obra más conocida de Oscar Wilde. La historia de un hombre que permanece joven mientras un retrato suyo envejece es una de las mejores metáforas sobre la obsesión por la juventud y el paso del tiempo.

El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expone.

A un niño con quemaduras le gusta el fuego

Cada acierto atrae a un enemigo. Para ser popular hay que ser mediocre.

Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor se va por la ventana .

Las personas me gustan más que los principios, y las personas sin principios me gustan más que nada en el mundo.

La puntualidad es el ladrón del tiempo.

Siempre que un hombre hace algo perfectamente estúpido, lo hace por el más noble de los motivos.

Los feos y los estúpidos son quienes mejor lo pasan en el mundo. Se pueden sentar a sus anchas y ver la función con la boca abierta. Aunque no sepan nada de triunfar, se ahorran al menos los desengaños de la derrota.

Sólo los sentidos pueden curar el alma, como sólo el alma puede curar los sentidos.

Ninguno de nosotros puede soportar la vista de otros que tengan sus mismos defectos

Cualquier cosa se convierte en placer si uno la hace con mucha frecuencia.

Concentrarse en los instantes de la vida, que no es en sí misma más que un instante.

Cada uno de nosotros tenemos en nosotros mismos un cielo y un infierno.

Oscar Wilde murió a los 46 años, casi en la indigencia. Un injusto final para uno de los mejores escritores que ha dado la Historia. Por suerte su obra nunca cayó en el olvido.  Si te han gustado estas frases del gran Wilde, no dudes en compartirlas con tus amigos.