noam chomsky frases

NOAM CHOMSKY: 150 Frases célebres para comprender el mundo

Noam Chomsky es lo que se dice un pensador multidisciplinar. Psicolingüista, filosofo y activista político, su voz es oída en todo el mundo (aunque por desgracia no siempre escuchada). Si quieres acercarte a su figura, te traemos las mejores frases de Noam Chomsky, uno de los grandes intelectuales de nuestro tiempo.

Frases de Noam Chomsky

Avram Noam Chomsky nació en EE. UU en 1928 y en la actualidad es profesor emérito de lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Alcanzó el reconocimiento por sus trabajos en teoría lingüística y ciencia cognitiva, y también se hizo conocido por su activismo político, definiéndose como “simpatizante del anarcosindicalismo”.  Como verás, te traemos una recopilación muy variada. Hay frases de Noam Chomsky sobre educación, sobre amor o sobre los medios de comunicación.

¿Cómo es que tenemos tanta información, pero sabemos tan poco?

¿Queremos tener una sociedad de individuos libres, creativos e independientes, capaces de apreciar y aprender de los logros culturales del pasado y contribuir a ellos, o queremos gente que aumente el PIB? No es necesariamente lo mismo.

¿Quién es la comunidad internacional? Es Washington y cualquiera que coincida con nuestro gobierno.

¿Quiénes son los guardianes de la historia? Los historiadores, naturalmente. Las clases educadas, en general. Parte de su trabajo es la de conformar nuestra visión del pasado de manera que sostenga los intereses del poder presente. Si no lo hacen así, serán probablemente marginados de una manera o de otra.

¿Se entrena para pasar las pruebas o se entrena para la investigación creativa?

A escala nacional, la plebe no tenía que oír el consejo de los tribunales a grandes empresas: que deberían consagrar algunos esfuerzos muy visibles a buenas obras, de manera que una «opinión pública excitada» no descubriera los enormes beneficios que el Estado niñera les proporcionaba.

A lo largo de la historia aun las medidas más brutales y vergonzosas han ido acompañadas, en general, de la declaración de nobles intenciones, y de la retórica acerca del otorgamiento de libertad e independencia.

A los periodistas les gusta pensar en sí mismos como defensores de las personas, investigadores que revelan cómo funcionan las cosas en realidad, que sacan los trapos sucios al sol, etc. Y pese a ello, no informan de cosas como las que usted cuenta. ¿Qué sucede? En parte se trata sencillamente de una internalización de los valores.

Al respecto es importante aclarar que la aceptabilidad de una oración no es equivalente a su gramaticalidad puesto que la aceptabilidad de una frase consiste en que pueda ser usada con naturalidad en un grupo social, y su gramaticalidad en la adecuación que presente a reglas inconscientes que relacionan sonidos con significados.

Años atrás, el historiador militar israelí Martin van Creveld escribió que «el mundo ha sido testigo de que Estados Unidos atacó a Irak sin ninguna razón, como se demostró. Si los iraníes no hubieran tratado de construir armas nucleares estarían locos», sobre todo teniendo en cuenta que se hallan bajo constante amenaza de ataque, lo que viola la Carta de las Naciones Unidas.

Aunque la doctrina del Área Grande todavía es la predominante, la capacidad de ponerla en marcha se ha reducido. Estados Unidos alcanzó la cumbre de su poder después de la Segunda Guerra Mundial, cuando poseía, literalmente, la mitad de la riqueza del mundo.

Bernie Sander, es un hombre decente. Usa el término socialista, pero en él significa más bien new deal demócrata. Sus propuestas, de hecho, no le serían extrañas a Eisenhower. Su éxito, más que el de Trump, fue la verdadera sorpresa de las elecciones de 2016. Por primera vez en un siglo hubo alguien que estuvo a punto de ser candidato sin apoyo de las corporaciones ni de los medios, solo con el respaldo popular.

Caso tras caso, vemos que el conformismo es el camino fácil y la vía al privilegio y el prestigio; la disidencia, trae costos personales.

Caso tras caso, vemos que el conformismo es el camino fácil y la vía hacia el privilegio y el prestigio; la disidencia trae costos personales.

Claro que existe en cada ser humano un conocimiento básico y natural de lo que consideramos como ley, pero no parece ser una ley del oeste.

Claro que hay esperanza. Aún hay movimientos populares, gente dispuesta a luchar… Las oportunidades están ahí, la cuestión es si somos capaces de tomarlas.

Creo, en efecto, que el anarcosindicalismo nos brinda precisamente el modelo más racional de una sociedad industrial avanzada y compleja en la que los trabajadores pueden perfectamente tomar a su cargo sus propios asuntos de un modo directo e inmediato, o sea, dirigirlos y controlarlos, sin que por eso no sean capaces al mismo tiempo de ocupar puestos clave a fin de tomar las decisiones más sustanciales sobre la estructura económica, instituciones sociales, planeamiento regional y suprarregional, etc.

Cualquier dictador admiraría la uniformidad y la obediencia de los medios de comunicación estadounidenses.

Cuando el Imperio se veía amenazado, el problema era el habitual: la chusma intentaba organizar sus propios asuntos, controlar sus comunidades e introducirse en la palestra política para hacer valer sus demandas. La gente, animada por las luchas entabladas en otros lugares por las masas ignorantes para conseguir libertad e independencia, organizaba campañas con jóvenes, minorías étnicas, mujeres, activistas sociales y otras personas.

Cuando entendemos realmente qué es la democracia, todo tiene sentido, entendemos que el termino democracia significa el dominio de la economía y de la vida social y política por parte de los elementos nacionales que son adecuadamente sensibles a las necesidades de las empresas y del gobierno de EEUU.

Cuando la vida política y el pensamiento independiente se recuperaron en la década de 1960, el problema volvió a plantearse y la reacción fue la misma. La Comisión Trilateral, que reunía a las élites liberales de Europa, Japón y EE. UU., advirtió sobre una inminente crisis de democracia debido a que el exceso de democracia constituía una amenaza para el imperio sin trabas de las élites privilegiadas (eso que se denomina democracia en la teología política).

Cuando más logra usted aumentar el miedo a las drogas y el crimen, las madres desamparadas, los inmigrantes y alienados, más controla a toda la gente.

Cuando tienes la oportunidad de echar un vistazo al archivo que guardan sobre ti en el FBI es cuando descubres que las agencias de inteligencia en general son extremadamente incompetentes.

Cuando vendes un producto, conservas el control sobre tu persona. En cambio, cuando vendes tu trabajo, te estás vendiendo a ti mismo.

Debemos aplicarnos a nosotros mismos las mismas normas que aplicamos a los demás; en realidad, unas más estrictas.

Dotar a los alumnos de instrumentos críticos que les permitan extraer el contenido ideológico de los mitos.

El cuadro del mundo que se le presenta a la gente no tiene la más mínima relación con la realidad, ya que la verdad sobre cada asunto queda enterrada bajo montañas de mentiras.

El descubrimiento es la capacidad de ser sorprendido por las cosas simples.

El lenguaje de hoy no es peor que el de ayer. Es más práctico. Como el mundo en que vivimos.

El lenguaje es un proceso de creación libre; sus leyes y principios de generación es libre e infinitamente variado. Incluso la interpretación y el uso de las palabras implica un proceso de libre creación.

El modelo de propaganda deja entrever que el propósito social de los medios de comunicación es el de inculcar y defender el orden del día económico, social y político de los grupos privilegiados que dominan el Estado y la sociedad del país.

El nacionalismo tiene una forma de oprimir a los demás.

El nacionalismo, si significa estar interesado en tu cultura local, es bueno. Pero si es un arma contra otros, sabemos a dónde puede conducir, lo hemos visto y experimentado.

El neoliberalismo existe, pero solo para los pobres. El mercado libre es para ellos, no para nosotros. Esa es la historia del capitalismo. Las grandes corporaciones han emprendido la lucha de clases, son auténticos marxistas, pero con los valores invertidos.

El optimismo es una estrategia para hacer un futuro mejor. Porque a menos que usted crea que el futuro puede ser mejor, es poco probable que se dé un paso adelante y asumir la responsabilidad de lo que tenemos ahora.

El país se fundó sobre el principio de que el rol primario del gobierno es proteger de la mayoría a la propiedad, y así sigue.

El papel de la población general en una sociedad democrática que funcionara como es debido consistía en ser «espectadores» no «participantes en la acción». Y a los espectadores no se les debe permitir ver demasiado. El presidente Obama ha impuesto nuevos criterios para salvaguardar este principio.

El periodista Walter Lippmann, el intelectual público más destacado de Estados Unidos en el siglo XX y alabó «la ingeniería del consentimiento» como «un nuevo arte» en la práctica de la democracia. Ambos reconocieron que la ciudadanía debe ser «puesta en su lugar», marginada y controlada; por su propio interés, por supuesto. La gente era demasiado «estúpida e ignorante» para que se le permita gobernar sus propios asuntos.

El problema del adoctrinamiento es un tanto distinto para aquellos de quienes se espera que participen en la toma de decisiones serias y en el ejercicio del control: los gestores de las empresas, del Estado y de la cultura, y los sectores culturizados en general. Estas personas deben interiorizar los valores del sistema y compartir las ilusiones necesarias que permitan su funcionamiento en interés de quienes concentran en sus manos el poder y los privilegios.

El propósito de la educación es mostrar a la gente cómo aprender por sí mismos. El otro concepto de la educación es adoctrinamiento.

El propósito de los medios masivos… no es tanto informar y reportar lo que sucede, sino más bien dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agendas del poder corporativo dominante.

El sistema social está adquiriendo una forma en la que descubrir lo que quieres hacer es cada vez menos una opción, porque su vida es demasiado estructurada, organizada, controlada y disciplinada.

El término «Estados Unidos» se usa convencionalmente para referirse no tanto al país, como a sus estructuras de poder; acompaña el término de «interés nacional», que es concretamente el interés de esos grupos de poder y se corresponde poco con las necesidades de la población en general.

El tipo de trabajo que debe ser la parte principal de nuestra vida, es el tipo de trabajo que desearíamos hacer, aunque no se nos pagara por ello. Es un trabajo que sale de nuestras propias necesidades internas, intereses y preocupaciones.

El verdadero problema del mundo es cómo impedir que salte por los aires.

En 1962, la guerra se evitó por la voluntad de Jruschov de aceptar las demandas hegemónicas de Kennedy, pero no podemos contar con esa cordura para siempre. Es casi un milagro que la guerra nuclear se haya evitado hasta el momento.

En cuanto a la responsabilidad de los intelectuales, no me parece que haya mucho que decir más allá de algunas verdades simples: los intelectuales son privilegiados; el privilegio genera oportunidad y la oportunidad confiere responsabilidades.

En Israel y Palestina el horror y el sufrimiento añaden rocas a los muros de odio, miedo y ardiente deseo de venganza. Pero nunca es demasiado tarde para derribar esos muros.

En la élite del espectro político sí que se ha registrado ese corrimiento; pero no en la población general. Desde los años ochenta se vive una ruptura entre lo que la gente desea y las políticas públicas. Es fácil verlo en el caso de los impuestos. Las encuestas muestran que la mayoría quiere impuestos más altos para los ricos. Pero esto nunca se lleva a cabo.

En la televisión y las portadas de los diarios. No hay más que Trump, Trump, Trump. Los medios han caído en la estrategia que ha diseñado Trump. Cada día les da un aliciente o una mentira para situarse él bajo los focos y ocupar el centro de atención.

En los problemas comunes de la vida humana, la ciencia nos dice muy poco, y los científicos, como personas, sin duda no son ninguna guía. De hecho, son a menudo la peor de guía, ya que a menudo tienden a concentrarse, como un láser, en sus propios intereses profesionales, y saben muy poco sobre el mundo.

En un extremo hay sociedades indígenas, tribales, que tratan de detener la carrera hacia el desastre. En el otro extremo, las sociedades más ricas y poderosas de la historia del mundo, como Estados Unidos y Canadá, corren a toda velocidad para destruir el entorno lo antes posible.

En una situación ideal, cada persona debería hallarse sola frente a la pantalla de su televisor, viendo deportes, telenovelas o comedias, privada de estructuras organizativas que permitan a los individuos carentes de recursos descubrir cuáles son sus pensamientos y creencias en interacción con otras personas, formular sus propias preocupaciones y planes y actuar para hacerlos realidad.

En una sociedad democrática y libre, los trabajadores deberían ser «los dueños de su propio destino industrial», y no herramientas alquiladas por los empresarios.

Entre los muchos temas que no son asunto del rebaño desorientado están las relaciones exteriores. Cualquiera que haya estudiado documentos secretos desclasificados habrá descubierto que, en gran medida, su clasificación se concibió para proteger a las autoridades del escrutinio público.

Es antiliberal y amoral el formar a los niños para que trabajen sin apelar a la libertad ni a la inteligencia, sino en nombre del salario.

Es importante tener en cuenta que las campañas políticas son diseñadas por las mismas personas que venden pasta de dientes y coches.

Es imposible sobrevivir sin confiar en algunas cosas. Pero cuando se trata de algo significativo e importante, no te fíes. Tan pronto leas algo anónimo, debes desconfiar de inmediato. Si lees en la prensa que Irán desafía a la comunidad internacional, pregúntate quién es la comunidad internacional.

Es la responsabilidad de los intelectuales decir la verdad y exponer las mentiras.

Es muy posible – abrumadoramente probable, creo – que siempre vamos a aprender más acerca de la vida humana y la personalidad de las novelas, que de la psicología científica.

Estados Unidos apoya a gobiernos corruptos y opresores y se opone al progreso político o económico debido a su interés por controlar los recursos petroleros de la región.

Estados Unidos es el único país donde por criticar al Gobierno te llaman antiamericano. Y eso supone un control ideológico, encender hogueras patrióticas por doquier.

Estados Unidos es inusual entre las democracias industriales en cuanto a la rigidez del sistema de control ideológico, adoctrinamiento, podríamos decir, ejercido a través de los medios masivos.

Estos dos grandes pensadores (Bakunin, Kropotkin) proponían una forma de sociedad altamente organizada, aunque organizada sobre la base de unidades orgánicas o de comunidades orgánicas. Generalmente, por estas dos expresiones entendían el taller y el barrio, y a parte social sumamente integrada que podría tener alcances nacionales e internacionales. Toda decisión, a todo nivel, habría de ser tomada por mayoría sobre el terreno y todos los delegados representantes de cada comunidad orgánica han de formar parte de ésta y han de provenir de la misma, a la cual han de volver y en la cual, de hecho, viven.

Frente al abuso de impuestos, se ha promovido la idea de que reducir impuestos trae ventajas para todos y que el Estado es el enemigo. ¿Pero quién se beneficia de que recorten en carreteras, hospitales, agua limpia y aire respirable?

Goldman Sachs, uno de los principales arquitectos de la crisis actual, es más rica que nunca. El grupo anunció en voz baja 17.500 millones de dólares en remuneraciones para 2010, y el director general Lloyd Blankfein recibió un bono de 12.600 millones.

Hace ya 40 años que el neoliberalismo, de la mano de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, asaltó el mundo. Y eso ha tenido un efecto. La concentración aguda de riqueza en manos privadas ha venido acompañada de una pérdida del poder de la población general. La gente se percibe menos representada y lleva una vida precaria con trabajos cada vez peores.

Hay un montón de cosas que son desconocidas, pero se supone razonablemente que existen, incluso en las ciencias más básicas. Tal vez un % de la masa-energía del universo se denomina oscura, porque nadie sabe lo que es.

Hay una historia del cristianismo: los tres primeros del siglo del cristianismo, era una religión radical pacifista, razón por la cual fue perseguida: era la religión de los pobres y los que sufrían; Jesús era el símbolo de los pobres y los que sufrían, y ahí está la encrucijada.

Hemos de entender, por tanto, que la democracia es un sistema que rechaza las formas democráticas con el fin de facilitar el consumo reducido y la sobreexplotación, junto con el control estatal de la economía, en coordinación con los consorcios nacionales y con las multinacionales; modelo más próximo al fascismo tradicional que a la democracia.

Hoy por hoy la única forma de que Estados Unidos ataque a un enemigo mucho más débil es construyendo una enorme ofensiva propagandística que lo exponga como el mal absoluto, e incluso como una amenaza a nuestra supervivencia misma. Ése fue el escenario que Washington erigió en el caso de Iraq.

Hubo más razones que nunca para hacer caso a la advertencia de Bertrand Russell y Albert Einstein, hace casi sesenta años, de que tenemos que elegir y la elección es «breve, espantosa e ineludible: ¿vamos a poner fin a la raza humana, o la humanidad renunciará a la guerra?

Internet entrega acceso instantáneo a todo tipo de ideas, opiniones, perspectivas, información. ¿Eso ha ampliado nuestras perspectivas o las ha hecho más estrechas? Yo creo que ambas. Para algunos las ha ampliado. Si sabes lo que estás buscando y tienes un sentido razonable de cómo proceder, internet puede ampliar tus perspectivas. Pero si te aproximas a internet de manera desinformada, el efecto puede ser el opuesto.

Internet es como cualquier otra tecnología, básicamente neutra, puedes usarla en formas constructivas o dañinas. Las formas constructivas son reales, pero muy pocas.

Jesús mismo, y la mayor parte del mensaje de los Evangelios, es un mensaje de servicio a los pobres, una crítica de los ricos y los poderosos, y una doctrina pacifista. Y se mantuvo así, así es como el cristianismo estaba… hasta Constantino.

La Comisión concluía que se requería mayor moderación en la democracia, un regreso a los buenos tiempos del pasado, cuando Truman había podido gobernar el país con la cooperación de un número relativamente reducido de abogados y banqueros de Wall Street, según comentaba el ponente norteamericano con algo más de un toque de nostalgia.

La democracia participativa presupone la capacidad de la gente normal para unir sus limitados recursos, para formar y desarrollar ideas y programas, incluirlos en la agenda política y actuar en su apoyo. En ausencia de recursos y estructuras organizativas que hagan posible esta actividad, la democracia se limita a la opción de escoger entre varios candidatos que representan los intereses de uno u otro grupo que tiene una base de poder independiente, localizada por lo general en la economía privada.

La desilusión con las estructuras institucionales ha conducido a un punto donde la gente ya no cree en los hechos. Si no confías en nadie, por qué tienes que confiar en los hechos. Si nadie hace nada por mí, por qué he de creer en nadie.

La doctrina innatista proclama que los humanos nacen con algunos conocimientos (e incluso el conocimiento en su totalidad) o que está determinado a adquirirlos. Esta noción parte de la premisa de que el conocimiento nace junto con el individuo.

La educación es un sistema de la ignorancia impuesta.

La educación tiene un valor por sí misma, independientemente del impacto económico que produzca en la sociedad.

La Enseñanza debe inspirar a los estudiantes a descubrir por sí mismos, a cuestionar cuando no estén de acuerdo, a buscar alternativas, si creen que existen otras mejores, a revisar los grandes logros del pasado y aprenderlos porque les interesen.

La escuela impide la difusión de verdades esenciales.

La gente a la que se honraba en La Biblia eran los falsos profetas. Aquellos a quienes nosotros llamamos los profetas era a quienes se encarcelaba y mandaba al desierto, y de allí en más.

La gente paga por su propia subordinación.

La gente se percibe menos representada y lleva una vida precaria. El resultado es una mezcla de enfado y miedo.

La gente tiende a reunirse alrededor de la energía.

La idea básica que atraviesa la historia moderna y el liberalismo moderno es que el público debe ser marginado. El público en general es visto no más que como excluidos ignorantes que interfieren, como ganado desorientado.

La libertad sin oportunidades es un regalo endemoniado y negarse a dar esas oportunidades es criminal.

La libertad, cuando no hay oportunidades, es un regalo envenenado; y negarse a proporcionar estas oportunidades es un acto criminal.

La manipulación mediática hace más daño que la bomba atómica, porque destruye los cerebros.

La mayoría usa internet como entretenimiento, diversión. Pero de la minoría que la usa para adquirir información, lo que se puede ver es que las personas localizan muy rápidamente sus sitios favoritos y los visitan porque refuerzan sus propias ideas. Entonces te vuelves adicto a esos sitios, que te dicen lo que estás pensando y no miras otros. Eso tiene un efecto de auto reforzamiento; el sitio se vuelve más extremista, y tú te vuelves más extremista y te separas más de los demás.

La obligación de cualquier maestro es ayudar a sus estudiantes a descubrir la verdad por sí mismo.

La organización y autoeducación de grupos en la comunidad y en el lugar de trabajo, y el activismo y la articulación de redes de comunicación, siguen siendo los elementos fundamentales para avanzar hacia la democratización de nuestra vida social, así como de cualquier cambio social significativo. Solo en la medida en que estos avances consigan prosperar, podemos esperar ver unos medios de comunicación libres e independientes.

La pasividad puede ser el recurso más fácil, pero no es el más honorable.

La paz es preferible a la guerra. Pero no es un valor absoluto, por lo que siempre nos preguntamos: ¿Qué clase de paz?

La propaganda es a una democracia lo que la coerción a un estado totalitario.

La situación se ha deteriorado; tras la elección de Barack Obama se desencadenó una reacción racista de enorme virulencia, con campañas que negaban su ciudadanía e identificaban al presidente negro con el anticristo. Ha habido muchas manifestaciones de odio. Sin embargo, Estados Unidos no es la República de Weimar. Hay que estar preocupados, pero las probabilidades de que se repita algo así no son altas.

La tradición intelectual es de servilismo hacia el poder, y si yo no la traicionara me avergonzaría de mí mismo.

La víspera de la destrucción Para preguntarse qué puede deparar el futuro, es interesante mirar la especie humana desde fuera. Así que imagina que eres un observador extraterrestre que trata de adoptar una posición neutral y averiguar lo que está ocurriendo aquí o, para el caso, imagina que eres un historiador dentro de cien años.

Las actitudes libertarias se basarán (e, históricamente, se ha basado) en la creencia de que, en la naturaleza humana, es esencial una especie de instinto de libertad, un deseo de estar libre, de cualquier autoridad externa arbitraria, de ser capaz de ejercitar las propias capacidades para preguntar, crear, comprender, jugar, etc., por medio de una elección libre y en libre asociación con otros.

Las empresas son, simplemente, tan totalitarias como el bolchevismo o el fascismo. Poseen las mismas raíces intelectuales de principios del siglo XX. Por ello, al igual que otras formas de totalitarismo tuvieron que desaparecer, igual tiene que ocurrir con las tiranías privadas. Tienen que ser puestas bajo control público.

Las personas educadas bajo un modelo domesticador no son capaces de interconectar las piezas y distinguir dos dimensiones.

Las relaciones públicas constituyen una industria inmensa y desde siempre su cometido ha sido el de controlar la opinión pública, que es el mayor peligro al que se enfrentan las corporaciones.

Las tendencias en el anarquismo que siempre he encontrado más persuasivas buscan una sociedad altamente organizada, que integre diferentes clases de estructuras (lugar de trabajo, comunidad y múltiples otras formas de asociación voluntaria), pero controladas por los participantes, no por aquellos que estén situados en una posición de dar órdenes (excepto, nuevamente, cuando la autoridad puede ser justificada, como es el caso algunas veces, en contingencias específicas).

Llegada esa situación de información, se les puede permitir ratificar las decisiones tomadas por quienes son mejores que ellos en elecciones celebradas periódicamente, y hasta animarlos a hacerlo. La multitud canallesca es el blanco apropiado de los medios de comunicación y de un sistema de educación pública encaminado a generar obediencia y formación en las destrezas requeridas, incluida la de repetir lemas patrióticos en ocasiones oportunas.

Lo más probable es que los defensores de la anarquía o del anarquismo sean partidarios de que no haya policía, pero no de que deba prescindiese de las normas del tráfico. Yo querría empezar diciendo que el término anarquismo abarca una gran cantidad de ideas políticas y que yo prefiero entenderlo como la izquierda de todo movimiento libertario. Desde estas posiciones podríamos concebir el anarquismo como una especie de socialismo voluntario, es decir: como un socialismo libertario, o como un anarcosindicalismo, o como un comunismo libertario o anarquismo comunista, según la tradición de Bakunin, Kropotkin y otros.

Lo que quiere básicamente el capital financiero es moneda estable, no crecimiento.

Lo que yo siempre he entendido como esencia del anarquismo es la convicción de que se debe plantear a la autoridad una prueba de asunción de responsabilidad, y que ésta (la autoridad) debe desmantelarse si no puede lograr esa asunción de responsabilidad.

Los cambios y el progreso muy rara vez son regalos que vienes desde arriba. Provienen de luchas que vienen desde abajo.

Los deportes juegan un rol societario en la procreación de actitudes patrioteras y chauvinistas. Se los destina a organizar una comunidad que se compromete con sus gladiadores.

Los derechos no se conceden, se conquistan.

Los medios elitistas y los sistemas educativos deben encontrar la forma de resolver esos dilemas, lo cual constituye una labor nada fácil. Es interesante ver en detalle cómo se lleva a cabo dicha labor, pero se trata de algo que cae fuera de los límites de estas observaciones.

Los principios del libre mercado son estupendos para aplicárselos a los pobres, pero a los muy ricos se los protege. Las grandes industrias energéticas reciben subvenciones de cientos de millones de dólares, la economía high-tech se beneficia de las investigaciones públicas de décadas anteriores, las entidades financieras logran ayudas masivas tras hundirse.

Me acuerdo perfectamente. Mi familia era de clase trabajadora, estaba en paro y no tenía educación. Objetivamente, era un tiempo mucho peor que ahora, pero había un sentimiento de que todos estábamos juntos en ello. Había un presidente comprensivo con el sufrimiento, los sindicatos estaban organizados, había movimientos populares… Se tenía la idea de que juntos se podía vencer a la crisis. Y eso se ha perdido. Ahora vivimos la sensación de que estamos solos, de que no hay nada que hacer, de que el Estado está contra nosotros…

Mientras la población general sea pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio de los vulnerables, los poderosos podrán hacer lo que quieran, y los que sobrevivan se quedarán a contemplar el resultado.

Mientras más logres aumentar el miedo a las drogas y al crimen a las madres desamparadas, a los inmigrantes y a los extranjeros, más controlarás a todas las personas.

Mientras Trump consigue su objetivo, el flanco salvaje de los republicanos va desarrollando su política de extrema derecha, recortando derechos de los trabajadores y abandonando la lucha contra el cambio climático, que precisamente es aquello que puede terminar con todos nosotros.

Ni siquiera puedo decir que soy un ateo porque no está del todo claro lo que se me pide que niegue […] De hecho, yo ni siquiera sé lo que es un ateo. Cuando la gente me pregunta si soy ateo, tengo que preguntarles a qué se refieren. ¿Qué es lo que se supone que no tengo que creer? Hasta que no puedas responder a esa pregunta, no puedo decir si soy ateo, y la cuestión no se plantea. […] No veo cómo uno puede ser un agnóstico cuando uno no sabe qué es lo que se supone que uno cree, o rechaza [creer].

No deberíamos estar buscando héroes, deberíamos estar buscando buenas ideas.

No des por sentadas tus suposiciones. Empieza por adoptar una actitud escéptica hacia todo lo que sea sabiduría convencional.

No pienso que debemos configurar las personas como modelos; más bien sus acciones, pensamientos y principios.

Nosotros no aceptamos el criterio de que la libertad de expresión deba defenderse en términos instrumentales, en virtud de su contribución a algún bien superior; a nuestro entender se trata de un bien en sí mismo.

Nuestra única esperanza real para la democracia es que saquemos el dinero de la política por completo y establezcamos un sistema de elecciones financiadas con fondos públicos.

Nunca fui consciente de cualquier otra opción que no fuera la de cuestionar todo.

Obama ha castigado a más gente que tira de la manta que todos los presidentes anteriores juntos, todo un éxito para un gobierno que llegó al poder prometiendo transparencia.

Para EE. UU.] los comunistas son aquellos que intentan utilizar los recursos para sus propios fines, interfiriendo así con el derecho de robar y explotar. Esta es la doctrina central de la política exterior.

Para el liberalismo] Los únicos derechos deben ser aquellos que se consiguen en el mercado laboral (…) Las únicas oportunidades están en la cárcel o en el mercado laboral, sea lo que sea lo que allí puedas ganar.

Para los poderosos, los crímenes son los que otros cometen.

Parte del motivo por el que el capitalismo parece tener éxito es que siempre ha contado con mucha mano de obra esclava, la mitad de la población. Lo que las mujeres hacen -fuera del mundo laboral- no cuenta para nada.

Por todas partes, desde la cultura popular al sistema de propaganda, se ejerce una presión constante para hacer sentir a la gente desamparada, para que piense que su único papel es ratificar decisiones y consumir.

Puedes vivir dentro de las instituciones y trabajar duro para cambiarlas.

Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas.

Si bien Estados Unidos puede tolerar la desobediencia de Turquía —aunque con disgusto—, China es más difícil de pasar por alto. La prensa advierte que «los inversores y comerciantes de China están ahora llenando un vacío en Irán en un momento en el que empresas de otras muchas naciones, sobre todo de Europa, se retiran.

Si crees en la libertad de expresión entonces crees en la libertad de expresión para puntos de vista que te disgustan. Por ejemplo, Goebbels estaba a favor de la libertad de expresión para los puntos de vista que compartía, igualmente Stalin. Si estás a favor de la libertad de expresión, eso significa que estás a favor de la libertad de expresión precisamente para los puntos de vista que no compartes, de otra forma, no estarías a favor de la libertad de expresión.

Si es malo cuando lo hacen, está mal cuando lo hacemos.

Si hubiera un observador en Marte, probablemente se sorprenderían de que hayamos sobrevivido tanto tiempo.

Si lo elegimos, podemos vivir en un mundo de ilusión reconfortante.

Si no creemos en la libertad de expresión de las personas que despreciamos, no creemos en ella en absoluto.

Si no desarrollas una cultura democrática constante y viva, capaz de implicar a los candidatos, ellos no van a hacer las cosas por las que los votaste. Apretar un botón y luego marcharse a casita no va a cambiar las cosas.

Si no se sabe lo que se está buscando, si no se tiene idea de lo que es relevante, dispuestos a cuestionarse esta idea, si no se tiene eso, explorar en internet es sólo tomar al azar hechos no verificables que no significan nada.

Sólo por propósitos comerciales, Google, Amazon y el resto están coleccionando enormes cantidades de información de las personas; información que yo creo que no deberían tener. Rastrean tus hábitos, tus compras, tu comportamiento, lo que haces y están tratando de controlarte dirigiéndote en determinadas direcciones. Y creo que lo están haciendo en niveles que exceden a lo que el gobierno hace. Así que el gobierno les está pidiendo ayuda.

Soy lo que es llamado aquí un ateo secular, excepto que ni siquiera puedo decir que soy un ateo porque no está del todo claro lo que se me pide negar.

Tienes que estar dispuesto a cuestionar lo que suele darse por hecho. Intenta pensar a fondo las cosas por tu cuenta.

Todo el mundo está preocupado por detener el terrorismo. Bueno, hay una manera muy fácil: dejar de participar en él.

Todo esto, y mucho más, puede ocurrir mientras prevalezca la doctrina Muasher. Mientras la población general permanezca pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio a los vulnerables, los poderosos pueden hacer lo que les plazca; y los que sobrevivan podrán contemplar el resultado.

Todos ellos (la economía high-tech) viven con un seguro: se les considera demasiado grandes para caer y se los rescata si tienen problemas. Al final, los impuestos sirven para subvencionar a estas entidades y con ellas a los ricos y poderosos. Pero además se le dice a la población que el Estado es el problema y se reduce su campo de acción. ¿Y qué ocurre? Su espacio es ocupado por el poder privado y la tiranía de las grandes entidades resulta cada vez mayor.

Trump representa un peligro grave. Ha liberado consciente y deliberadamente olas de racismo, xenofobia y sexismo que estaban latentes pero que nadie había legitimado.

Trump, es un consumado demagogo y showman que sabe cómo mantener activa su base de adoradores. A su favor juega también que los demócratas están sumidos en la confusión y puede que no sean capaces de presentar un programa convincente.

Un anuncio no transmite información, como ocurriría en un sistema de mercado; depende más bien del engaño y las ilusiones, para crear consumidores desinformados que tomen decisiones irracionales.

Uno podría preguntarse qué interés puede tener estudiar una tendencia clara en el desarrollo histórico de la humanidad que no da lugar a una específica y pormenorizada teoría social.

Washington apoya a dictadores y bloquea democracia y desarrollo, como hacen sus aliados.

Ya no se puede controlar a la gente por la fuerza y, por tanto, para que no perciba que está viviendo en condiciones de alienación, opresión, subordinación, etc. es necesario modificar su conciencia.

Top 10 de citas de Noam Chomsky

Todas las frases de Chomsky nos enseñan algo de utilidad, pero si tienes que recordar solo unas pocas, quédate con estas 10:

¿Te han gustado estas reflexiones? Pues adelante. Compártelas con tus amigos a través de las redes sociales y dales también a ellos algo en qué pensar.