frases de ana frank

150 Frases de El Diario de Ana Frank para reflexionar

Muchos niños han descubierto los horrores del nazismo gracias al diario de una joven judía llamada Ana Frank. El diario de Ana Frank es una de esas obras que todo el mundo debería leer una vez en la vida y aunque su autora no fuera escritora, sus vivencias son lo bastante reales y trágicas para impactarnos a todos. En esta ocasión te proponemos un breve viaje por esta obra conociendo las mejores frases de El diario de Ana Frank.

Frases de Ana Frank

¡Las mujeres deben ser respetadas! En términos generales, los hombres son reconocidos con gran aprecio en todas partes del mundo, así que: ¿por qué las mujeres no pueden ser consideradas también? A los soldados y héroes de guerra se les honra y conmemora. A los exploradores se les otorga fama inmoral y los mártires son respetados, pero ¿cuántas personas ven a las mujeres también como soldados?

¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!

¿Acaso no acabo de decir que no me quiero precipitar? Perdóname, no por nada tengo fama de ser un manojo de contradicciones…

¿Cuándo se nos concederá el privilegio de respirar aire fresco?

¿De qué sirve pensar en la miseria cuando ya eres miserable?

¿Por qué millones gastados en la guerra cada día, pero ni un centavo está disponible para… artistas o los pobres? ¿Por qué la gente tiene que morir de hambre cuando hay montañas de alimentos que se están pudriendo en otras partes del mundo? Oh, ¿por qué la gente está tan loca?

¿Qué ciertas fueron las palabras de papá cuando dijo: todos los niños deben cuidar de su propia educación? Los padres sólo pueden dar buenos consejos o ponerlos en el camino correcto, pero el final la formación del carácter de una persona se encuentra en sus propias manos.

¿Quién iba a pensar que tanto se encendería en el alma de una niña?

¿Quién más que yo va a leer estas cartas?

A la gente no se la conoce bien hasta que no se ha tenido una verdadera pelea con ella. Solo entonces puede uno juzgar el carácter que tienen.

A la larga, el arma más poderosa de todas es un espíritu amable y gentil.

A los jóvenes nos resulta difícil conservar nuestras opiniones en unos tiempos en los que se destruye y se aplasta cualquier idealismo.

A pesar de todo, pienso que la gente es buena de corazón.

Aunque solo tengo 14 años, sé bastante bien qué quiero, sé quién está en lo cierto y quién está equivocado. Tengo mis opiniones, mis propias ideas y principios, y aunque parezca bastante alocado de una adolescente, me siento más persona que un niño, me siento bastante más independiente que cualquiera.

Cada uno tiene dentro de sí mismo algo bueno. La buena noticia es que ¡no sabes lo grande que puede ser! ¡Cuánto puedes amar! ¡Lo que puedes lograr! ¡Y cuál es su potencial!

Considérame simplemente como un ser que a veces siente que el cáliz de su amargura está lleno hasta los bordes.

Creo firmemente que la naturaleza puede brindar consuelo a todos los que sufren.

Creo que es extraño que los adultos peleen con tanta facilidad y tan a menudo y sobre cuestiones tales insignificantes. Hasta ahora siempre he pensado disputas era sólo algo que los niños hacían.

Cuando escribo, puedo deshacerme de todos mis problemas.

De todos modos, he aprendido una cosa ahora. Sólo se puede realmente llegar a conocer a las personas cuando se ha tenido una buena pelea con ellas. Entonces, y sólo entonces, se puede juzgar su verdadero carácter.

Debe ser horrible sentir que no se es necesario.

Debo mantener mis ideales, porque tal vez llegue el momento en que pueda llevarlos a cabo.

Desde que la vida empezó, la regla se estableció: ¡Nuestras faltas ignoramos, las del prójimo aumentamos!

Desearía seguir viviendo incluso después de mi muerte.

Donde hay esperanza, hay vida. Nos llena de coraje fresco y nos hace fuertes de nuevo.

Doy lo mejor de mí para agradar a todo el mundo, mucho más de lo que imaginarían. Intento reírme de todo, porque no quiero dejar que vean mis problemas.

El amor no puede ser forzado.

El llanto puede traer alivio, siempre y cuando no llores solo.

El mejor remedio para los que tienen miedo, se sienten solos o infelices, es ir fuera, a algún lugar donde puedan estar tranquilos, solos con los cielos, la naturaleza y Dios. Porque solo entonces uno siente que todo es como debería ser.

El papel tiene más paciencia que la gente.

El que es feliz hace feliz a los demás, el que tiene valor y fe, nunca estará sumido en la desgracia.

El que es feliz hará felices a los demás también.

El ser humano puede sentirse solo a pesar del amor de muchos, porque para nadie es realmente el más querido.

El sueño hace que el silencio y el miedo terrible pasen más rápidamente, ayuda a pasar el tiempo, ya que es imposible de matar.

En el futuro no le tendré miedo a la verdad, puesto que cuanto más se la pospone, tanto más difícil es enfrentarla.

En el futuro voy a dedicar menos tiempo al sentimentalismo y más tiempo a la realidad.

Es realmente una maravilla que no hayan caído todos mis ideales, porque parecen tan absurdos e imposibles de llevar a cabo. Sin embargo, los guardo, porque a pesar de todo, sigo creyendo que la gente es muy buena de corazón.

Escribir un diario es una experiencia muy extraña para alguien como yo. No sólo porque yo nunca he escrito nada antes, también porque me parece que más adelante ni yo ni nadie estará interesado en las reflexiones de una niña de trece años de edad.

Espero que con el tiempo sea como él sin tener que pasar por todo lo que él ha pasado.

Esta es una fotografía de mí como me gustaría verme todo el tiempo. Entonces yo podría tener una oportunidad de ir a Hollywood.

Esta semana he estado leyendo mucho y haciendo poco trabajo. Esa es la manera en que deben ser las cosas. Eso es sin duda el camino hacia el éxito.

Estoy actualmente en medio de una depresión. Realmente no puedo decir la causa, pero creo que se debe a mi cobardía, que me enfrenta a cada paso.

Ganarse la felicidad significa hacer el bien y trabajar, no especular y ser perezoso. La pereza puede parecer atractiva, pero solo el trabajo te da verdadera satisfacción.

Hago todo lo posible para complacer a todo el mundo, mucho más de lo que jamás te imaginarías. Trato de reír, por si fuera poco, porque yo no quiero que sepan mis problemas.

Hay algo que ocurre cada día, pero estoy demasiado cansada y perezosa para escribirlas.

Hay una sola regla que necesitas recordar: ríete de todo y olvídate de todos. Suena egoísta, pero, de hecho, es la única cura para los que sufren de autocompasión.

He encontrado que siempre hay una belleza que queda en la naturaleza – sol, libertad, en ti mismo.

He llegado al punto donde nace toda esta idea de escribir un diario: no tengo ninguna amiga.

He llegado al punto en el que casi no me importa si vivo o muero. El mundo seguirá girando sin mí, no puedo hacer nada para cambiar los acontecimientos de todos modos.

Jamás nadie se ha hecho pobre por dar.

La formación final del carácter de una persona reside en sus propias manos.

La gente puede decir que mantengas la boca cerrada, pero eso no te impide tener tu propia opinión.

La gente puede fácilmente ser tentada por dejadez… y por el dinero.

La gente puede pedirte que te calles, pero no pueden evitar que tengas una opinión.

La gente siempre seguirá un buen ejemplo; sé el que pone un buen ejemplo, no pasará mucho tiempo antes de que otros lo sigan.

La grandeza humana no reside en la riqueza o el poder, sino en el carácter y la bondad. Las personas son personas, y todas las personas tienen defectos y carencias, pero todos nosotros nacemos con una bondad fundamental.

La música me mueve hasta lo más profundo de mi alma.

La obtención de la felicidad significa hacer el bien y el trabajo, no especular y ser perezoso. La pereza puede parecer atractiva, pero sólo el trabajo le da la verdadera satisfacción.

La pereza puede parecer atractiva, pero el trabajo da satisfacción.

La razón por comenzar este diario es que no tengo ningún amigo real.

La riqueza, la fama, todo se puede perder, pero la dicha en el corazón a lo sumo puede velarse, y siempre, mientras vivas, volverá a hacerte feliz. Inténtalo tú también, alguna vez que te sientas sólo y desdichado o triste y estés en la buhardilla cuando haga un tiempo tan hermoso. No mires las casas y los tejados, sino al cielo.

La simpatía, el amor, la gracia… Todos tenemos estas cualidades, pero todavía tendemos a no usarlos.

La única manera de conocer verdaderamente una persona es discutir con ellos. Porque cuando discuten en su punto más álgido, revelan su verdadero carácter.

La tristeza viene de sentir lástima por ti mismo y la felicidad por la alegría.

Las desgracias nunca vienen solas.

Las mujeres deberían ser respetadas también. En general los hombres se mantienen en alta estima en todas las partes del mundo, por lo que ¿por qué las mujeres no tienen su parte?

Las mujeres son soldados mucho más valientes y heroicos, que combaten y padecen dolores para preservar a la humanidad, mucho más que tantos libertadores con todas sus bonitas historias…

Las personas libres jamás podrán concebir lo que los libros significan para quienes vivimos encerrados.

Las personas que tienen una religión deben estar contentos, porque no todos tienen el don de creer en las cosas del cielo.

Las riquezas todos las pueden perder, pero que la felicidad en tu propio corazón sólo puede ser velada, y te llevará de nuevo la felicidad, siempre y cuando vivas.

Llegará el día en que termine esta horrible guerra y volveremos a ser personas como los demás, y no solamente judíos.

Lo que se ha hecho no se puede deshacer, pero se puede evitar que ocurra de nuevo.

Los débiles morirán y los fuertes sobrevivirán y vivirán para siempre.

Los jóvenes no tienen miedo de decir la verdad.

Los muertos reciben más flores que los vivos, ya que el pesar es más fuerte que la gratitud.

Los padres solo pueden dar buenos consejos o colocar en el camino correcto, pero la forma final del carácter de una persona reside en sus propias manos.

Los que tienen coraje y fe no deberían perecer nunca en la desgracia.

Los que tienen el valor y la fe nunca se pierden en la miseria.

Los recuerdos significan más para mí que los vestidos.

Los sentimientos no pueden ser ignorados, no importa lo injustos o ingratos que parezcan.

Mantengo mis ideales porque a pesar de todo, aún creo que la gente es realmente buena de corazón.

Me gustaría seguir viviendo incluso después de mi muerte.

Me he dado cuenta que siempre hay un poco de belleza: en la naturaleza, en el sol, la libertad, en nosotros mismos; y todo esto puede ayudarme.

Me puedo sacudir de todo mientras escribo; mis penas desaparecen, mi coraje renace.

Me puse a hojear en mi diario y me topé varias veces con cartas que tratan el tema de la madre con tanta vehemencia, que me asusté y me pregunté: Ana, ¿eres tú la que hablabas de odio? Oh, Ana, ¿cómo has podido escribir una cosa así? Me quedé con el diario abierto en la mano, y me puse a pensar en cómo había podido ser que estuviera tan furiosa y tan verdaderamente llena de odio, que tenía que confiártelo todo. He intentado comprender a la Ana de hace un año y de perdonarla, porque no tendré la conciencia tranquila mientras deje que sigas cargando con estas acusaciones, y sin que te haya explicado cómo fue que me puse así.

Mi consejo es: Sal fuera, a los prados, a la naturaleza y al sol. Sal fuera y trata de reencontrar la felicidad en ti misma; piensa en todas las cosas bellas que hay dentro de ti y a tu alrededor, y sé feliz.

Mientras estás en el negocio de comida, ¿por qué no hacer dulces?”

Mientras esto existe, este sol y este cielo despejado, mientras lo disfruto, ¿Cómo puedo estar triste?

Mientras puedas mirar al cielo sin temor, sabrás que eres puro por dentro y que, pase lo que pase, volverás a ser feliz.

Mira cómo una sola vela puede desafiar tanto y definir la oscuridad.

Nadie debe saber que mi corazón y mi mente están constantemente en guerra uno con otro.

Nadie se ha hecho pobre por dar.

Nadie se salva. Los enfermos, los ancianos, los niños, los bebés y las mujeres embarazadas marcharon hacia la muerte.

No creo en toda la miseria sino de la belleza que aún permanece.

No creo que construir castillos de arena en el aire es una cosa tan terrible de hacer, siempre y cuando no te toman demasiado en serio.

No me condenes, recuerda más bien que a veces yo también puedo llegar al punto de ruptura.

No pienso en la miseria sino en la belleza que aún permanece.

No pienso en toda la desgracia, sino en toda la belleza que aún permanece.

No puedo dejar que vean mis dudas, o las heridas que éstas han infligido sobre mí.

No puedo imaginar cómo alguien puede decir “soy débil” y seguir siéndolo. Después de todo, si lo sabes, por qué no luchar contra ello, por qué no entrenar el carácter. La respuesta es: porque es mucho más sencillo no hacerlo.

No quiero haber vivido en vano como la mayoría de la gente. Quiero ser útil o llevar alegría a la gente, incluso a las que nunca conocí. Quiero seguir viviendo incluso tras mi muerte.

No se nos permite tener nuestra propia opinión. La gente quiere que mantengamos la boca cerrada, pero eso no te impide tener tu propia opinión. Todo el mundo debe poder decir lo que piensa.

No soy rica en dinero ni en bienes terrenales; no soy hermosa, ni inteligente, ni lista; ¡pero soy feliz y lo seguiré siendo! Soy feliz por naturaleza, quiero a las personas, no soy desconfiada y quiero verlas felices conmigo.

No supongas demasiado, no lleva a ninguna parte.

Nuestras vidas se forman gracias a nuestras elecciones. Primero hacemos nuestras elecciones. Entonces nuestras decisiones nos hacen a nosotros.

Nunca creeré que los poderosos, los políticos y los capitalistas sean los únicos responsables de la guerra. No, el hombre común y corriente, también se alegra de hacerla. Si así no fuera, hace tiempo que los pueblos se habrían rebelado.

Para amar a alguien, tengo que admirarlos y respetarlos.

Pero quiero progresar; no puedo imaginarme que tuviera que vivir como mamá, la señora Van Daan y todas esas mujeres que hacen sus tareas y que más tarde todo el mundo olvidará. Aparte de un marido e hijos, necesito otra cosa a la que dedicarme. No quiero haber vivido para nada, como la mayoría de las personas.

Piensa en toda la belleza que aún hay a tu alrededor y serás feliz.

Pienso mucho, pero digo poco. Me pongo contenta cuando le veo y si al mismo tiempo brilla el sol.

Podrán callarnos, pero no pueden impedir que tengamos nuestras propias opiniones.

Puedes estar solo incluso cuando eres amado por muchas personas.

Puedo deshacerme de todo cuando escribo; mis dolores desaparecen, mi valor renace.

Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar un momento antes de empezar a mejorar el mundo.

Quien es feliz hace feliz a los demás también.

Quienes no escriben no saben lo bonito que es escribir. Antes siempre me lamentaba por no saber dibujar.

Quiero echar un nuevo vistazo a las cosas y formar mi propia opinión, no solo simular a mis padres, como en el proverbio “La manzana nunca cae lejos del árbol”.

Quiero escribir, pero más que eso, quiero llevar a cabo todo tipo de cosas que yacen enterrados profundamente en mi corazón.

Quiero escribir, pero más que eso, quiero sacar todo tipo de cosas que yacen enterradas profundamente en mi corazón.

Quiero que algo de mí perdure después de la muerte.

Quiero ver el mundo y hacer todo tipo de cosas emocionantes, y un poco de dinero no dolerá.

Realizar una cosa fácil no demanda ningún esfuerzo. Hay que practicar el bien y trabajar para merecer la dicha, y no se llega a ella a través de la especulación y la pereza. La pereza seduce, el trabajo satisface.

Sé muy bien que en ese caso el círculo de personas en torno a mí se reduciría bastante, pero ¿qué importaría que no me quedaran sino unas pocas personas? Pocas, pero sinceras.

Si la gente quisiera, tendrían en sus manos hacer un mundo más grande, más hermoso y mejor, pero se ocupan de cosas superficiales, sin pensar en la belleza real.

Siempre y cuando esto exista, este sol y este cielo sin nubes, y siempre que pueda disfrutar de ellos, ¿cómo puedo estar triste?

Siento las cosas de modo distinto a cuando las digo.

Simpatía, amor, fortuna, todos tenemos estas cualidades, pero tendemos a no usarlas.

Simplemente no puedo construir mis esperanzas en una base de confusión, desgracia y muerte. Pienso que la paz y tranquilidad volverán de nuevo.

Sólo hay una regla que hay que recordar: ¡se ríen de todo y luego todos olvidan! Puede sonar egoísta, pero en realidad es la única cura para los que sufren de autocompasión.

Soy mi mejor y más duro crítico. Sé lo que es bueno y lo que no.

Te amo con un amor tan grande que simplemente no podía seguir creciendo en mi interior, pero tuvo que saltar y revelarse en toda su magnitud.

Tengo ganas de escribir y aún más de sondear mi corazón sobre toda clase de cosas.

Toda persona tiene dentro de él algo bueno. La noticia es que usted no sabe lo grande que puede ser. Cuando se puede amar, ¡Cuánto se puede lograr!

Todos vivimos con el objetivo de ser felices; nuestras vidas son diferentes y aún las mismas.

Un día vacío, aunque claro y brillante, es tan oscuro como una noche cualquiera.

Una conciencia tranquila hace la fuerza.

Una persona de cincuenta y cuatro años que todavía es tan pedante y de mente pequeña debe serlo por naturaleza y nunca mejorará.

Una persona puede sentirse sola, incluso siendo amada por muchas personas.

Una y otra vez me pregunto si no habría sido mejor para todos que en lugar de escondernos ya estuviéramos muertos y no tuviéramos que pasar por esta pesadilla, y sobre todo que no comprometiéramos a los demás. Pero también esa idea nos estremece, todavía amamos la vida, aún no hemos olvidado la voz de la naturaleza, aún tenemos esperanzas, esperanzas de que todo salga bien. Y ahora, que pase algo pronto, aunque sean tiros, eso ya no nos podrá destrozar más que esta intranquilidad, que venga ya el final, aunque sea duro, así al menos sabremos si al final hemos de triunfar o si sucumbiremos.

Vivo en un tiempo loco.

Y sin embargo todo sigue siendo tan difícil, ya sabes a lo que me refiero, ¿verdad? Deseo fervorosamente que me dé un beso, ese beso que está tardando tanto. ¿Seguirá considerándome solo una amiga? ¿Acaso no soy ya algo más que eso? Tú sabes y yo sé que soy fuerte, que la mayoría de las cargas las soporto yo sola.

Y, por último, me dio un giro el corazón otra vez, de modo que ahora el mal está en el exterior y el bien en el interior, y sigo tratando de encontrar una manera de llegar a ser lo que me gustaría ser, y podría ser…

Yo sé lo que quiero, tengo un objetivo, una opinión, tengo una religión y amor. Déjame ser yo misma. Sé que soy una mujer, una mujer con fuerza interior y un montón de coraje.

¿Te gustaría que hiciéramos más artículos con frases de libros? Apoyamos compartiendo nuestros contenidos a través de tus Redes Sociales