frases de virginia woolf

100 Frases de Virginia Woolf, escritora e icono feminista

Cuando se habla de feminismo antes o después suele aparecer el nombre de Virginia Woolf.  Esta autora británica nos dejó obras y citas inolvidables. Repasamos las frases de Virginia Woolf más destacadas, una escritora adelantada a su tiempo.

Frases célebres de Virginia Woolf

Adeline Virginia Stephen, más conocida como Virginia Woolf (Woolf es el apellido de su marido) nació en Londres en 1882. Su padre era novelista, y Virginia se crio en un ambiente literario que pronto desató su afición por las letras. Empezó a escribir de forma profesional en 1905 para un suplemento literario y publicó su primera novela en 1915. La crítica no tardó en alabar su originalidad y encumbrarla como una de las mejores novelistas del siglo XX.

Uno de los géneros predilectos de Virginia Woolf era el ensayo. Sus ensayos giraban a menudo alrededor de la condición de la mujer, siendo su libro de ensayos Una habitación propia una obra de culto para el feminismo. En esta recopilación de citas célebres de Virginia Woolf aparecen frases de esta y otras de sus obras.

¿Cuántas veces la gente usó un lápiz o un pincel porque no pudieron apretar el gatillo?

A menudo en un día húmedo comienzo a contar; lo que he leído y lo que no he leído.

Alguien tiene que morir para que el resto de nosotros valoremos más la vida.

Algunas cosas fueron muy hermosas; otras tonterías sin sentido.

Algunas personas van a los sacerdotes; otros a la poesía; yo a mis amigos.

Amar nos separa de los demás

Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en su obra.

Cada uno tenía su pasado encerrado dentro de sí mismo, como las hojas de un libro aprendido por ellos de memoria; y sus amigos podían sólo leer el título.

Como mujer, no tengo país. Como mujer, mi país es el mundo entero.

Como nadie puede decirme si la escritura es mala o buena, el único valor seguro es el propio placer. Estoy segura de eso.

Contra ti me arrojaré, invicta e inflexible, ¡oh Muerte!

Creo que todas las novelas tratan del carácter y que es para expresar el carácter, no el sueño de doctrinas, el cantar canciones o el celebrar las glorias del Imperio Británico que la forma de la novela, tan rica, elástica y viva va evolucionando.

Cuando no puedo ver las palabras que se enroscan como anillos de humo a mi alrededor, estoy en la oscuridad, no soy nada.

Cuando se consideran cosas como las estrellas, nuestros asuntos no parecen importar mucho, ¿verdad?

Cuanto más verdaderos sean los hechos, mejor será la ficción.

Cúlpelo o alábelo, no se puede negar el caballo salvaje en nosotros.

El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión.

El futuro es oscuro, creo que es lo mejor para el futuro.

El humor es el primero de los regalos en perecer en una lengua extranjera.

El lenguaje es vino en los labios.

El momento fue todo; el momento fue suficiente.

El único consejo… que una persona puede darle a otra acerca de la lectura es no seguir ningún consejo, seguir sus propios instintos, usar su propia razón, sacar sus propias conclusiones.

Es extraño cómo un trozo de poesía funciona en la mente y hace que las izquierdas se muevan a tiempo a lo largo del camino.

Es la escritura, no el ser leído, lo que me emociona. La alegría está en el hacer.

Es obvio el que los valores de las mujeres difieren con frecuencia de los valores creados por el otro sexo y sin embargo son los valores masculinos los que predominan

Es posible que el mundo en sí no tenga sentido

Es una pena nunca decir lo que se siente.

Es vano y una tontería el hablar de conocer el griego.

Escribir es como el sexo: Primero lo haces por amor, luego lo haces por amistad, y luego lo haces por dinero.

Estoy enraizada, pero fluyo.

He buscado la felicidad a través de muchas edades y no la he encontrado.

Hubiera preferido mil veces ser una de esas personas, como Richard, que hacían las cosas por las cosas mismas

Inevitablemente consideramos a la sociedad, tan amable con usted, tan dura con nosotros, como una forma inadecuada que distorsiona la verdad; deforma la mente; encadena la voluntad.

La belleza no era todo. La belleza tenía esta penalización: llegó demasiado rápido, llegó demasiado completamente. Tranquilizó la vida, la congeló.

La ficción es como una tela de araña, unida muy levemente tal vez, pero aún unida a la vida en las cuatro esquinas. A menudo, el apego es apenas perceptible.

La historia de la mayoría de las mujeres está oculta por el silencio o por adornos que equivalen al silencio.

La historia de la oposición de los hombres a la emancipación de las mujeres es más interesante que la historia de esa emancipación.

La literatura está repleta de los restos de hombres que se han preocupado más allá de la razón por las opiniones de los demás.

La mujer extraordinaria depende de la mujer ordinaria.

La naturaleza verde es una cosa, verde en la literatura otra. La naturaleza y las letras parecen tener una antipatía natural; agrúpalos y se destrozan unos a otros.

La ropa no es más que un símbolo de algo escondido en lo profundo.

La sociedad es todo y la sociedad no es nada. La sociedad es la invención más poderosa del mundo y la sociedad no tiene existencia alguna.

La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata.

La vida misma, cada momento de ella, cada gota de ella, aquí en este instante, ahora, en el Sol, en Regent’s Park, fue suficiente, de hecho, demasiado.

La vida. es un halo luminoso, una envoltura semitransparente que nos envuelve desde que tenemos una conciencia hasta el final.

Las mejores letras de nuestro tiempo son precisamente aquellas que nunca se pueden publicar.

Las mentiras fluirán de mis labios, pero tal vez haya algo de verdad mezclado con ellas…

Las mujeres han servido todos estos siglos de espejos que poseían el poder mágico y delicioso de reflejar la figura de un hombre el doble de su tamaño natural.

Las profundidades del mar son solo agua después de todo.

Los libros son los espejos del alma.

Los ojos de los demás nuestras prisiones; sus pensamientos nuestras jaulas.

Los seres humanos no tienen ni bondad, ni fe, ni caridad más allá de lo que sirve para aumentar el placer del momento.

Me gusta que la gente sea infeliz porque me gusta que tengan almas.

Me hago y me deshago continuamente. Diferentes personas sacan palabras diferentes de mí.

Mejor era volverse desconocido y dejar atrás un arco, luego arder como un meteoro y no dejar polvo.

Mejor es el silencio… Déjenme sentarme con las cosas desnudas, esta taza de café, este cuchillo, este tenedor, cosas en sí mismas, siendo yo misma.

Melancolía son los sonidos en una noche de invierno.

Mi cerebro tararea con retazos de poesía y locura.

Middlemarch, el libro magnífico, el cual, con todas sus imperfecciones, es una de las pocas novelas inglesas para gente madura.

Mientras piense en un hombre, nadie se opondrá a que una mujer piense.

Nada ha sucedido realmente hasta que no se haya registrado.

Nada más grueso que la hoja de un cuchillo separa la felicidad de la melancolía.

Necesito silencio, estar sola y salir, y buscar una hora para considerar lo que le ha sucedido a mi mundo, lo que la muerte ha hecho en mi mundo.

No creo en el envejecimiento. Creo en alterar para siempre el aspecto de uno al sol.

No dejemos de pensar: ¿qué es esta ‘civilización’ en la que nos encontramos? ¿Cuáles son estas ceremonias y por qué deberíamos participar en ellas? ¿Cuáles son estas profesiones y por qué deberíamos hacer dinero con ellas?

No había que traer hijos a un mundo como éste. No había que perpetuar el sufrimiento, ni acrecentar el número de animales lujuriosos, carentes de emociones duraderas, que sólo se movían, que iban de aquí para allá, llevados por sus caprichos y por sus vanidades.

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.

No hay necesidad de apresurarse. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie más que uno mismo.

No puedes encontrar paz escapándole a la vida.

No sirve de nada intentar resumir a la gente.

No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan; es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del bus

Nos produce náusea la vista de personalidades triviales que se descomponen en la eternidad de lo impreso.

Para disfrutar la libertad, tenemos que controlarnos a nosotros mismos.

Pensamientos sin palabras… ¿Puede ser eso?

Permítannos fingir que la vida es una sustancia sólida, con forma de globo, que giramos en nuestros dedos.

Podemos ayudarlo mejor a evitar la guerra no repitiendo sus palabras y siguiendo sus métodos, sino encontrando palabras nuevas y creando nuevos métodos.

Por la verdad, estamos deshechos. La vida es un sueño. Es la vigilia que nos mata. El que nos roba nuestros sueños nos roba nuestra vida.

Porque más allá de la dificultad de comunicarse uno mismo, existe la suprema dificultad de ser uno mismo.

Porque todas las comidas se han cocinado, los platos y las tazas lavado; los niños enviados a la escuela y arrojados al mundo. Nada queda de todo ello; todo desaparece. Ninguna biografía, ni historia, tiene una palabra que decir acerca de ello.

Puedes bloquear tus bibliotecas si lo deseas; pero no hay puerta, ni cerradura, ni cerrojo que puedas poner sobre la libertad de mi mente.

Quiero escribir una novela sobre el Silencio”, dijo; de las cosas que la gente no dice”.

Realmente no me gusta la naturaleza humana a menos que se confite con el arte.

Sea sincero, y el resultado seguramente será increíblemente interesante.

Si no dices la verdad sobre ti mismo, no puedes contarla sobre otras personas.

Sí, siempre mantened los clásicos a la mano para prevenir la caída.

Siento que todas las sombras del universo se multiplican en lo profundo de mi piel.

Sin embargo, es verdad, la poesía es deliciosa; la mejor prosa es la que está más llena de poesía.

Sólo Dios sabe por qué la amamos tanto, por qué la vemos como la vemos, inventándola, construyéndola a nuestro alrededor, derribándola a cada momento; porque hasta las mujeres menos atractivas que pudiera imaginarse, los desechos más miserables que se sentaban en los umbrales de las puertas (derrotados por la bebida) hacían lo mismo; estaba totalmente convencida de que ninguna ley lograría dominarlos, y por esa misma razón: la de que ellos amaban la vida.

Somos siluetas recortadas, somos hueros fantasmas que se mueven en la niebla, sin perspectiva

Tenía la intención de escribir sobre la muerte, solo la vida entró como siempre.

Todos los sentimientos extremos se alían con la locura.

Un buen ensayo debe tener esta cualidad permanente; debe bajar su cortina alrededor nuestro, pero debe ser una cortina que nos encierra dentro, no fuera.

Un Yo que sigue cambiando es un Yo que continúa viviendo.

Una feminista es cualquier mujer que dice la verdad sobre su vida.

Una luz aquí requería una sombra allí.

Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir ficción.

Uno de los signos de la juventud que sucede es el nacimiento de un sentido de compañerismo con otros seres humanos a medida que tomamos nuestro lugar entre ellos.

Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.

Y de nuevo se sintió sola en presencia de su antigua antagonista, la vida.

Y, sin embargo, la única vida emocionante es la imaginaria.

Y, por el amor de Dios, no publiques nada antes de los treinta.

Yo me aventuraría a pensar el que Anon (anónimo), quien escribiera tantos poemas sin firmarlos, fue a menudo una mujer.

Frases de Virginia Woolf en su carta de despedida

Virginia Woolf no tuvo una vida fácil. Durante su vida sufrió trastorno bipolar y esos problemas psicológicos llevaron a que se suicidara en 1941, lanzándose al rio Ouse. Esta es la nota de despedida que dejó a su marido:

¿Te han gustado estas frases? Compártelas en las redes sociales. Así nos animas a seguir trayendo citas de los mejores autores de la humanidad.