Estatua de Sócrates

Frases de Sócrates sobre Filosofía, Vida, Amor, Educación…

“Solo sé que no se nada” es, sin duda, la más conocida de la frases de Sócrates, o al menos de las que se le atribuyen, ya que Sócrates (470-399 a. de C.). Lo que sabemos de sus enseñanzas se lo debemos a su discípulo más ilustre: Platón, que las plasmó en obras como Apología de Sócrates.

Sócrates es el gran primer gran filósofo de la Historia y uno de los más influyentes en Occidente. Este artículo se centra sus enseñanzas, pero si te interesa conocer a otros grandes pensadores te recomiendo esta recopilatorio de frases filosóficas para reflexionar.

En la Filosofía hay un antes y un después de Sócrates; de hecho a todo lo anterior se le llama filosofía presocrática. Sócrates entendía la filosofía como una forma de vida, es decir, una herramienta práctica para enfrentarse a los problemas de la existencia. El hombre y las cuestiones morales eran sus grandes preocupaciones, por lo que no se ocupaba de las cuestiones cosmológicas.

Vivía de forma austera, gracias a la  herencia dejada por su padre, y pasaba gran parte del día deambulando por la ciudad y manteniendo largas conversaciones con los ciudadanos atenienses. Ahí ponía en práctica su método de enseñanza, la mayéutica que, de forma muy simplificada, consiste en que a base de preguntas, el interlocutor medite y encuentre las respuestas él mismo. Para Sócrates, el primer paso hacia el conocimiento es admitir la propia ignorancia y que solo una conducta virtuosa lleva a la felicidad.

He intentado hacer este recopilatorio lo más extenso posible. Son frases de Sócrates sobre el amor, la vida, la educación, la muerte, y, sobre, todo, la filosofía. Merece la pena quedarse hasta el final.

Sócrates: Frases célebres

¿No te parece, que es una vergüenza para el hombre, que le suceda lo que a los más irracionales de los animales?

¿Quién capitulará más pronto: el que necesita las cosas difíciles o quien se sirve de lo que buenamente pueda hallar?

A partir de los deseos más profundos, vienen a menudo los odios más mortales.

A través de sus trapos, veo su vanidad.

A un buen hombre solo se le engatusa mediante la cortesía.

A veces, construyes muros no para mantener afuera a otras personas, sino para ver a quién le importa lo suficiente como para descomponerlos.

Ahora, los niños son unos tiranos. Tienen malos modales, desacatan a la autoridad; muestran una falta de respeto hacia los mayores y les encanta la charla en lugar del ejercicio.

Alcanzarás buena reputación esforzándote en ser lo que quieres parecer.

Anda despacio cuando escojas a tus amigos; pero cuando los tengas mantente firme y constante.

Aquel amor que es el más caliente, suele tener uno de los finales más fríos.

Aquel conocimiento que llega desde el interior, es el único verdadero.

Aquel que no es feliz con lo que tiene, no será feliz con lo que le gustaría tener.

Aquel que tenga una opinión verdadera sobre aquello que no es capaz de entender, es como una persona ciega que va en el camino correcto.

Aquellas personas a las que cuesta amar, son las que más necesitan de este amor.

Cada acción que realizamos tiene sus propios placeres, pero también su precio.

Cada uno de nosotros sólo será justo en la medida en que haga lo que le corresponde.

Cásate. Si obtienes una buena mujer, serás feliz. Si obtienes una mujer mala, serás un filósofo.

Comenzar bien no es poco, pero tampoco es mucho.

Creo que hay dioses, y en un sentido mucho más alto que aquel de cualquiera de mis acusadores.

Cuando decimos que algo es natural, se refiere a que puede ser aplicado a todo.

Cuando desees la sabiduría y la visión tanto como quieres respirar, es entonces cuando la tendrás.

Cuando se pierde el debate, la difamación se convierte en la herramienta del perdedor.

Cuando un hombre es honesto, es como un niño.

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.

Cuidado con la esterilidad de una vida ocupada.

De los deseos más profundos, vienen a menudo los odios más letales.

De virtud hay una especie, de maldad, muchas.

Debes evitar que la hierba crezca en el camino de la amistad.

Decir que algo es natural, significa que se puede aplicar a todas las cosas.

Del deseo más intenso y profundo, surge el odio más letal.

Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.

Desearía que la muchedumbre estuviera en total desacuerdo con mi forma de pensar, que no me sintiera a gusto conmigo mismo.

Di una palabra y te habré conocido.

Dios es el único sabio definitivo.

El alma de la ciencia no es encontrar nuevas verdades, sino corregir equivocaciones.

El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.

El amor más ardiente, tiene el final más gélido.

El amor más caliente tiene el final más frío.

El camino más noble no es someter a los demás, sino perfeccionarse a uno mismo.

El conocimiento comienza en la sorpresa.

El grado más alto de saber, es investigar el por qué.

El hambre es la mejor salsa.

El hombre es el mayor de todos los misterios.

El hombre que no piensa sino en vivir, no vive.

El justo, pues se parece al discreto y bueno, y el injusto al malo e ignorante.

El mal uso del lenguaje trae al diablo en el alma.

El más rico es quien se contenta con poco.

El mayor de todos los misterios es el hombre.

El misterio más increíble de la sociedad es la raza humana.

El orgullo divide a los hombres, la humildad los une.

El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.

El orgullo precede al fracaso, porque se alimenta de excesos, temeridades y necedades que se tiran al vacío desde un precipicio.

El pasado está cifrado por la cultura.

El pasado está lleno de costumbres y códigos.

El pasado tiene sus códigos y costumbres.

El paso del tiempo arruga tu piel, pero la falta de entusiasmo arruga tu alma.

El que no está contento con lo que tiene, no estaría contento con lo que le gustaría tener.

El saber es la parte principal de la felicidad.

El secreto de la felicidad no se encuentra en la búsqueda de más, sino en el desarrollo de la capacidad de disfrutar con menos.

El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo.

El único bien es el conocimiento. La ignorancia es el único mal.

El único bien es la sabiduría, mientras que el único mal es el desconocimiento.

El único sabio en este universo es Dios.

El verdadero defensor de la justicia, si tiene la intención de sobrevivir, aunque sea por un corto período de tiempo, debe limitarse necesariamente a sí mismo, a la vida privada y dejar la política.

Empezar bien no es que sea poco, pero tampoco es demasiado.

Empezar bien no está mal, pero tampoco se pasa.

Emplea tu tiempo en mejorarte a ti mismo leyendo los escritos de otros hombres, así aprenderás fácilmente lo que otros han aprendido con trabajo duro.

En cualquier dirección que recorras el alma, nunca tropezarás con sus límites.

En cuanto al matrimonio o el celibato, deja que el hombre tome el camino que desee seguir, así estará seguro de qué arrepentirse.

En el momento en el que un debate se ha dado por perdido, es cuando el perdedor comienza a calumniar.

En esta vida debes casarte. Si permaneces enamorado de tu cónyuge, serás feliz; en caso contrario, serás un filósofo.

En la razón se esconde el secreto de la sabiduría.

En todos nosotros, incluso en los hombres buenos, hay una naturaleza salvaje y sin ley, que se asoma en el sueño.

Es el lujo una pobreza artificial.

Es más peligroso el amor de una dama que la ira de un caballero.

Es mejor cambiar de opinión, que persistir en una equivocada.

Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no.

Es rico aquella persona que se contenta con muy poco.

Es una tiranía efímera la belleza.

Filosofía es la búsqueda de la verdad como medida de lo que el hombre debe hacer y como norma para su conducta.

Habla para que yo te conozca.

Habría muerto ya hace mucho si me hubiera dedicado a la política.

Has de comer para vivir; no vivir para comer.

Hay probabilidad de que si te pones debajo de un árbol te caiga un limón.

Hice bien en no ser político; no me habría beneficiado ni a mí, ni a los ciudadanos.

Intenté convencer a cada uno de vosotros de preocuparse menos por lo que tiene y más por lo que es, a fin de hacer de sí mismo lo más excelente y racional posible.

La admiración es la hija de la ignorancia y la madre de la ciencia.

La alegría del alma forma los días más bellos de la vida en cualquier época que sea.

La alegría es riqueza natural, el lujo es pobreza artificial.

La belleza de la mujer se halla iluminada por una luz que nos lleva y convida a contemplar el alma que tal cuerpo habita, y si aquélla es tan bella como ésta, es imposible no amarla.

La belleza es una virtud limitada en el tiempo.

La buena conciencia es la mejor almohada para dormir.

La buena vida y no la vida, es lo que debemos valorar más.

La caridad es la virtud que consiste en ver siempre algo bueno en nuestro prójimo.

La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades.

La comprensión de una pregunta es una respuesta a medias.

La conducta apropiada es la esencia de la felicidad. Para descubrirla, indaga en lo más profundo de tu alma, allí donde reside la bondad.

La dificultad, amigos míos, no está en evitar la muerte, sino en evitar la injusticia, que se ejecuta más rápido que la muerte.

La educación es el encendido de una llama, no el llenado de un recipiente.

La envidia es la úlcera del alma.

La filosofía consiste en la exploración de la verdad con el fin de definir la correcta conducta de las personas y los objetivos que deben perseguir.

La filosofía es la ciencia de los hombres libres.

La forma más fácil y más noble de andar no es aplastando a los demás, sino mejorándose a uno mismo.

La hermosura es una tiranía de corta duración.

La humanidad está hecha de dos tipos de personas: las personas sabias que saben que son tontas, y los tontos que piensan que son sabios.

La justicia consiste en hacer lo que está en tus manos, y nada más.

La manera más grande de vivir con honor en este mundo, es ser lo que pretendemos ser.

La mayor bendición concedida a la humanidad es llevada a cabo por medio de la locura, que es un don divino.

La mejor salsa es el hambre.

La mentira gana bazas, pero la verdad gana el juego.

La moral que es basada únicamente en valores emocionales relativos no puede ser otra cosa que una ilusión.

La multitud, cuando ejerce su autoridad, es más cruel que los tiranos de Oriente.

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.

La respuesta que doy a mí mismo y al oráculo, es que es una ventaja para mí ser como soy.

La sabiduría verdadera es la que emerge de tu interior.

La sencillez de mi discurso hace que me odien, y qué es el odio sino una prueba de que estoy diciendo la verdad.

La soledad es incompatible con el afecto, te convierte en alguien aislado, incapaz de construir una amistad.

La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.

La verdadera sabiduría viene a cada uno de nosotros, cuando nos damos cuenta de lo poco que entendemos acerca de la vida, de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

Las almas de todos los hombres son inmortales, pero las almas de los justos son inmortales y divinas.

Las almas ruines sólo se dejan conquistar con presentes.

Las mentiras son las mayores asesinas, pues matan la verdad.

Las nociones de bien y de mal son innatas en el alma humana.

Las palabras falsas no son malas por sí mismas, pero infectan el alma con maldad.

Las verdaderas batallas se libran en el interior.

Lo peor de todo es llevar una injusticia que la propia acción de cometerla. Puesto que, aquel que lo comete, se vuelve un injusto, pero no el otro.

Lo que más nos daña en la vida, es la imagen que tenemos en nuestras cabezas de lo que se supone que debe ser.

Lo que mejor sienta a la juventud es la modestia, el pudor, el amor a la templanza, y la justicia. Tales son las virtudes que deben formar su carácter.

Lo realmente importante no es vivir, sino vivir bien. Y vivir bien significa, junto con las cosas más agradables de la vida, vivir de acuerdo a nuestros propios principios.

Lo único que podemos conocer a ciencia cierta, es que no sabemos nada.

Los amigos se asemejan a la riqueza; se conoce su valor sin tenerlos.

Los hombres buenos y bellos se conquistan con gentilezas.

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y les faltan al respeto a sus maestros.

Los poetas no utilizan la sabiduría para crear sus poesías, sino más bien por medio de una inspiración que se encuentra en videntes y profetas, puesto que son capaces de decir infinidad de cosas hermosas, sin entenderlas.

Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones.

Mantén un buen ánimo acerca de la muerte, y haz tuya esta verdad: que nada malo le puede pasar a un hombre bueno, ni en vida ni después de morir

Me encantaría que el conocimiento fluyera tan fácil como aquellos líquidos que van de un recipiente lleno a otro vacío.

Me encantaría que las personas ordinarias pudieran hacer el mal ilimitadamente. Pero después de esto, que pudieran hacer el bien ilimitadamente.

Mi amigo… cuida tu psique… conócete a ti mismo, porque una vez nos conocemos a nosotros mismos, podemos aprender cómo cuidarnos.

Mi claridad hace que me odien, y que es el odio, sino una prueba de que yo estoy diciendo la verdad.

No hagas a otras personas aquello que a ti te enfurecería.

No hagas nada que sea vergonzoso, ni en presencia de nadie ni en secreto. Sea tu primera ley… respetarte a ti mismo.

No hago más que ir persuadiendo a todos, grandes y pequeños, a no enfocarse en sus personas o en sus propiedades. Preocúpense, sobre todo, por mejorar el alma. Les digo que la virtud no viene dada por el dinero, sino que a partir de la virtud viene el dinero y cualquier otro bien del hombre.

No hay mayor mal que uno puede sufrir, que odiar un discurso razonable.

No podemos vivir mejor, sino en la búsqueda de ser mejores.

No puedo enseñar nada a nadie. Sólo puedo hacerles pensar.

No sólo está en reposo quien no hace nada, también está inactivo aquel que podría estar mejor empleado.

No soy un ciudadano de Grecia, ni tampoco de Atenas, sino del mundo.

No voy a ceder ante cualquier hombre en contra de lo que es correcto, por temor a la muerte, incluso si he de morir por no ceder.

Nos acercamos a la verdad sólo en la medida en que nos alejamos de la vida. El hombre sabio, busca la muerte toda su vida, y por lo tanto la muerte no es terrible para él.

Para conquistar un alma ruin, hazle un regalo.

Para decir la verdad, poca elocuencia basta.

Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones.

Para encontrarte a ti mismo, piensa por ti mismo.

Para llegar a ser noble, el mejor camino es perfeccionarse a uno mismo, sin someter a los demás.

Para mover primero al mundo, tienes que moverte a ti mismo.

Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian.

Prefiero el conocimiento a la riqueza, ya que el primero es perenne, mientras que el segundo es caduco.

Prefiero el conocimiento que la riqueza, pues esta es pasajera, mientras que lo otro es perpetuo.

Prefiero sufrir una injusticia a causarla, porque si la causo me transformaré en una persona injusta.

Pues bien, aunque no creo que ninguno de los dos sepa nada realmente hermoso y bueno, estoy mejor de lo que está usted. Pues usted no sabe nada y piensa que sabe; mientras que yo ni sé, ni creo saber.

Que tus amistades no se vean envenenadas por la maleza del sendero.

Quien no es capaz de vivir en sociedad o que no tiene ninguna necesidad de ella porque es autosuficiente, tiene que ser una bestia o un Dios.

Quien quiera mover al mundo, debe moverse primero a sí mismo.

Recuerda que no hay nada estable en los asuntos humanos; por lo tanto, evita la euforia excesiva en la prosperidad o la depresión indebida en la adversidad.

Reyes o gobernantes no son los que llevan cetro, sino los que saben mandar.

Sé amable con todo el mundo, pues cada persona libra algún tipo de batalla.

Sé lento para crear una amistad, pero cuando estés en ella, sigue firme y constante.

Sé que no me van a creer, pero la forma más alta de la excelencia humana, es cuestionarse a uno mismo y a los demás.

Ser es hacer.

Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle.

Si existe algo bello, además de lo que es bello por sí mismo, lo es porque participa de la belleza.

Si me dieran a elegir, preferiría el conocimiento a la riqueza. El primero es perenne y el segundo es caduco.

Si me hubiese pegado una coz un asno, ¿le denunciaría?

Si no consigues lo que quieres, sufres; si obtienes lo que no quieres, sufres; incluso cuando obtienes exactamente lo que quieres, todavía sufres porque no puedes tenerlo para siempre. Tu mente es tu situación.

Si quieres leer más frases sobre Dios y la religión, te recomendamos echar un vistazo a las mejores frases de San Agustín.

Si yo fuera sordo hablaría con señas.

Si yo me hubiera dedicado a la política. ¡oh atenienses!, hubiera perecido hace mucho tiempo y no hubiese hecho ningún bien ni a vosotros ni a mí mismo.

Solamente los que saben mandar llevan cetro, ni los gobernantes ni los reyes.

Sólo con la muerte estamos verdaderamente curados de la enfermedad de la vida.

Sólo deseo conocer la verdad y vivir tan bien como pueda… Y hasta el máximo de mi poder, exhorto a todos los demás hombres a hacer lo mismo. Exhorto también a participar en el gran combate, que es el combate de la vida, mayor que cualquier otro conflicto terrenal.

Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento.

Sólo es útil el conocimiento que nos hace mejores.

Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia

Solo sé que no sé nada.

Teme el amor de la mujer más que el odio del hombre.

Temer a la muerte, señores, no es otra cosa que creerse sabio cuando no se es; pensar que uno sabe lo que uno desconoce. Nadie sabe si la muerte puede o no ser la más grande de todas las bendiciones para un hombre, pero los hombres la temen como si supieran que es el mayor de los males.

Ten buen ánimo ante la muerte y ten en cuenta esta verdad: que ningún mal le puede pasar a un buen hombre, ya sea en la vida o después de la muerte.

Tienes que temer más al amor de una mujer, que a un hombre que odia.

Todas las almas de los hombres son inmortales, pero las almas de los justos son inmortales y divinas.

Un amigo tiene que ser como el dinero. Necesitas saber su valor antes de necesitarlo.

Un espíritu mezquino es conquistado con meros regalos.

Un hombre desinhibido es imposible que genere afecto, puesto que cierra la puerta de la amistad por su difícil forma de tratar.

Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas o no vale nada el hombre.

Un hombre sabio conoce el porqué de las cosas.

Un hombre sabio es consciente de su ignorancia.

Un juez se caracteriza por la imparcialidad, la atención, la prudencia, la sabiduría y el mismo sentido de justicia.

Un sistema de moralidad que se basa en valores emocionales relativos, es una mera ilusión, una concepción totalmente vulgar que no tiene nada sano ni nada cierto.

Una de las más grandes bendiciones de la vida, es la muerte.

Una mujer bella arroja una luz que capta nuestra atención y nos invita a fijarnos en su interior, en su alma. Y, si el alma está igual de iluminada, caeremos en las redes del amor.

Una vez igualada al hombre, la mujer se convierte en su superior.

Una vida sin haber sido examinada, no debe ser vivida.

Uno nunca debe hacer mal, ni maltratar a ningún hombre, no importa cuánto daño se nos haya infringido.

Vivir de manera buena, bella y justa es una sola cosa.

Y así se hacen más y más ricos, pues cuanto más se piensa en hacer una fortuna, menos se piensa en la virtud. Cuando la riqueza y la virtud se colocan juntos en la balanza, siempre una aumenta a medida que la otra baja.

Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo.

Frases de Sócrates y su significado

¿Te has quedado con ganas de saber más sobre Sócrates y sus frases? Este breve vídeo.

Sócrates fue condenado a muerte por un tribunal ateniense bajo las acusaciones de impiedad (por no reconocer a los dioses atenienses) y de corromper a la juventud. Al igual que otros muchos visionarios a lo largo de la Historia, sus ideas inquietaron a la clase dirigente de la época.
Se sabe que pudo haber eludido las muerte, merced a las amistades influyentes que aún conservaba, pero decidió acatar la Ley, beber la cicuta y morir como un ciudadano ejemplar.