frases de sherlock holmes

Frases de Sherlock Holmes, el mejor detective de la literatura

Sherlock Holmes es, con total seguridad, el detective más famoso de la literatura. El personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle en 1887 traspasó las páginas de los libros para convertirse en un icono de la cultura popular.  Aquí te tramos las mejores frases de Sherlock Holmes.

Frases célebres de Sherlock Holmes

¿Qué voy a ganar, Watson? El arte por el arte.

A un hombre siempre le resulta difícil darse cuenta de que puede haber perdido finalmente el amor de una mujer, por muy mal que la haya tratado.

Adapta las teorías a los hechos en vez de los hechos a las teorías.

Al contrario, Watson, lo tiene todo a la vista. Pero no es capaz de razonar a partir de lo que ve. Es usted demasiado tímido a la hora de hacer deducciones.

Antes de pasar a los aspectos morales y mentales de la materia que presentan las mayores dificultades, que el investigador comience por dominar problemas más elementales.

Balanceamos las posibilidades y elegimos las más probables. Es el uso científico de la imaginación.

Cada trabajo tiene su propia recompensa.

Comienza el juego.

Confieso que he estado ciego como un topo, pero es mejor aprender tarde que nunca.

Conoce mis métodos, aplíquelos.

Creo que hay ciertos delitos que no puede tocar la ley, y que, por lo tanto, en cierta medida, justifican una venganza privada.

Cuando eliminas toda solución lógica a un problema, lo ilógico, aunque imposible es invariablemente lo cierto.

Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad.

Cuando uno pretende elevarse por encima de su naturaleza, corre el peligro de caer muy por debajo.

Cuando uno sigue dos cadenas lógicas diferentes se acaba llegando a algún punto de intersección que se aproxima mucho a la verdad.

Cuanto más extraño y grotesco sea un incidente, más cuidadosamente merece ser examinado.

Datos, datos, datos. No puedo fabricar ladrillos sin arcilla.

Debemos buscar coherencia. Cuando hay falta de ella, debemos sospechar.

Dejar que el cerebro funcione sin suficiente material es como competir con un motor. Se deshace en pedazos.

Dicen que el genio tiene una capacidad infinita para tomar las medidas adecuadas. Es una muy mala definición, pero sí se aplica a un trabajo de detectives.

Dices que damos la vuelta al sol. Si dimos la vuelta a la luna, no significaría ni un centavo de diferencia para mí ni para mi trabajo.

Donde no hay imaginación no hay terror.

El corazón y la mente de la mujer son enigmas insolubles para el hombre.

El detalle más insignificante puede resultar el más fundamental.

El mundo es lo suficientemente grande para nosotros. No hay necesidad de fantasmas.

El mundo está lleno de cosas obvias, que nadie por casualidad alguna vez observa.

El trabajo es el mejor antídoto contra la tristeza.

Eliminar todos los demás factores, y el que permanece debe ser la verdad.

Era más fácil saber él que explicar por qué lo sé.

Es de primordial importancia no dejar que nuestro razonamiento resulte influido por las cualidades personales. Para mí el cliente es una simple unidad, un factor del problema. Los factores personales son antagónicos del razonar sereno. Le aseguro que la mujer más encantadora que yo conocí fue ahorcada por haber envenenado a tres niños pequeños para cobrar el dinero del seguro; en cambio, el hombre físicamente más repugnante de todos mis conocidos es un filántropo que lleva gastado casi un cuarto de millón de libras en los pobres de Londres.

Es mejor que no deje el país, se siente solo sin mí, y provoca una agitación malsana entre las clases criminales.

Es preferible la verdad, cualquiera que sea, a una duda indefinida.

Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos.

Es una suerte para esta comunidad que no soy un criminal.

Es una vieja máxima mía que cuando hayas descartado lo imposible, lo que quede, aunque sea improbable, debe ser la verdad.

Escucho su historia, escuchan mis comentarios, y luego se quedan con mis palabras.

Está muy bien decir que un hombre es inteligente, pero el lector quiere ver ejemplos de ello.

Existe una roja hebra criminal en la madeja incolora de la vida, y nuestra misión consiste en desenredarla, aislarla y poner al descubierto sus más insignificantes sinuosidades.

Fue en esos momentos que por un instante dejó de ser una máquina de razonamiento y traicionó su amor humano por la admiración y el aplauso.

Fuera de mis últimos 53 casos 49 se les ha dado el crédito a la policía y el resto a mí.

Hago caso de no tener nunca prejuicios y de seguir dócilmente el hecho que me conduzca.

La confianza es un defecto químico que se encuentra en el lado perdedor.

La educación no termina nunca, es una serie de lecciones con las mayores para lo último.

La evidencia circunstancial es una cosa muy difícil. Puede parecer que apunta muy directamente a una cosa, pero si cambia un poco su punto de vista, puede encontrarlo apuntando de una manera igualmente inflexible a algo completamente diferente.

La mediocridad no conoce nada superior a sí mismo; pero el talento reconoce al instante un genio.

La mejor manera de actuar con éxito es serlo.

La prensa, es una institución muy valiosa, si sabes cómo usarla.

La principal prueba de la verdadera grandeza del hombre radica en la percepción de su propia pequeñez.

La singularidad es casi invariablemente una pista. Cuanto más característico y superficial es un crimen, más difícil es traerlo a casa.

La vida es infinitamente más extraña que cualquier cosa que la mente del hombre inventaría.

Las cosas deben hacerse decentemente y con orden.

Las facultades se agudizan cuando las dejas con hambre.

Lo que está fuera de lo común suele ser una guía más que un estorbo.

Lo que un hombre puede inventar otro lo puede descubrir.

Los lectores desviados rara vez son notados por la exactitud de su aprendizaje.

Los papeles son estériles; Audacia y romance parecen haber pasado para siempre al mundo criminal. ¿Puede usted preguntarme, entonces, si estoy listo para examinar cualquier nuevo problema, por insignificante que pueda resultar?

Me horroriza la aburrida rutina de la existencia. Tengo ansias de exaltación mental.

Me vi obligado a estar de acuerdo.

Mi horror por sus crímenes se perdió en mi admiración por su habilidad.

Mi mente es como un motor de carreras, rompiéndose a pedazos, ya que no está conectada con el trabajo para el que fue construida.

Mi mente se rebela en el estancamiento. Dame problemas, dame trabajo, dame el criptograma más abstracto o el análisis más complejo.

Mi negocio es el de cualquier otro ciudadano bueno, hacer cumplir la ley.

Mi nombre es Sherlock Holmes. Es mi negocio saber lo que otras personas no saben.

Nada aclara tanto un caso como exponérselo a otra persona.

Nada resulta más engañoso que un hecho evidente.

Ningún hombre carga su mente con asuntos pequeños a menos que tenga alguna razón muy buena para hacerlo.

No existe una combinación de sucesos que la inteligencia de un hombre no sea capaz de explicar.

No hay nada como pruebas de primera mano.

No hay nada más engañoso que un hecho evidente.

No hay nada más estimulante que un caso en el que todo va en contra de ti.

No hay nada tan antinatural como un lugar común.

No hay ninguna rama de la ciencia detectivesca tan importante y tan descuidada como el arte de trazar pasos.

No obstante debes contradecir mi punto de vista, porque de lo contrario seguiré acumulando hechos sobre ti, hasta que tu razón se descomponga bajo ellos y reconozcas que tengo razón.

No soy un psicópata. Soy un sociópata de alto funcionamiento. Haga su investigación.

No veo más que a usted, pero estoy entrenado para fijarme en lo que veo.

Nuestras ideas deben ser tan amplias como la naturaleza si aspiran a interpretarla.

Nuestros poderes, nuestros deseos, nuestro alimento, todos son realmente necesarios en primera instancia para nuestra existencia.

Nunca confíe en las impresiones generales, concéntrese en los detalles.

Nunca hago excepciones, la excepción invalida la regla.

Nunca se termina de aprender. La vida es una serie de lecciones, y las más importantes vienen al final.

Nunca supongo. Es un mal hábito, destructivo para la facultad lógica.

Para una gran mente, nada es pequeño.

Por regla general, cuanto más extraña es una cosa, menos misteriosa resulta ser.

Posee dos de las tres cualidades necesarias para el detective ideal. Tiene el poder de la observación y el de la deducción. Él sólo quiere saber.

Preferiría que no mencionaras mi nombre en absoluto en relación con este caso, ya que elijo estar sólo asociado con aquellos crímenes que presentan alguna dificultad en su solución.

Puede ser que no seas una luz, sino que eres un conductor de luz. Algunas personas sin poseer genio tienen un notable poder de estimular la luz.

Quería acabar con el mundo, pero me conformo con ponerle fin al suyo.

Siempre hay que buscar una posible alternativa y estar preparado para ella.

Sin embargo, no es tan imposible que un hombre posea todo el conocimiento que pueda serle útil en su obra, por eso me he esforzado en mi caso.

Sólo ha pasado una cosa importante durante los últimos tres días, y es que nada ha pasado.

Solo la verdad nos hace libres.

Su cocina es limitada, pero tiene tan buena idea de desayuno como una mujer escocesa.

Su ignorancia era tan notable como su conocimiento.

Subestimarse es algo tan alejado de la verdad como exagerar las propias facultades.

Sus ideas deben ser tan amplias como la naturaleza.

Tal vez cuando un hombre tiene un conocimiento especial y poderes especiales como el mío, más bien se anima a buscar una explicación compleja cuando una más simple está a la mano.

Temo que, si el asunto está más allá de la humanidad, ciertamente está más allá de mí.

Tienes un gran regalo, el silencio. Te hace muy valioso como compañero.

Todo viene en círculo. La vieja rueda se vuelve, y el mismo discurso se repite. Todo ya ha sido hecho antes, y lo será de nuevo.

Todos los problemas parecen infantiles después de que se hayan explicado.

Todos mis instintos son una forma, y todos los hechos son otras, y me temo mucho que los jurados británicos todavía no han alcanzado ese tono de inteligencia cuando van a dar la preferencia a mis teorías.

Un extraño enigma es el hombre.

Un hombre sabio no siempre admite todo lo que sabe. Y a veces un amigo demasiado crédulo puede ser una fuente de diversión suave.

Un tonto encuentra siempre otro más tonto que lo admira.

Una de las especies más peligrosas del mundo es la mujer errante y sus amigos.

Una vez que se descarta lo imposible, lo que queda es la verdad por improbable que parezca.

Usted sabe cuál es mi método. Aplíquelo.

Usted sabe que mi método se basa en la observación de tonterías.

Usted sabe que uno no obtiene crédito cuando ya ha explicado su truco.

Usted ve, pero no observa. La distinción es clara.

Venga enseguida, si es conveniente, si es inconveniente venga de todos modos.

Watson, no hay que suponer si no tenemos evidencia.

Y jamás se mostraba tan formidable como después de pasar días enteros en su sillón, sumido en sus improvisaciones y en sus libros antiguos.

Yo no diría que lo resolví de manera brillante, lo único que hice fue seguir un razonamiento analizando todas las pistas. Observar y razonar son dos constantes en mi vida que no puedo dejar, querido Watson.

Yo no soy la ley, pero represento a la justicia en lo que respecta a mis débiles poderes.

Yo soy un cerebro, Watson. El resto de mí es un simple apéndice. Por consiguiente, debo dar preferencia al cerebro.

La frase famosa de Sherlock Holmes que en realidad nunca dijo
Si eres observador seguro que has echado en falta la frase más famosa asociada a Sherlock Holmes:

Elemental, querido Watson.

No nos hemos olvidado. Lo que pasa es que esta frase NUNCA apareció en los libros de Sherlock Holmes, solo en las películas que se han hecho sobre el personaje. Tiene gracia, ¿no?
Lo más cerca que esta Holmes de decir esa frase en papel es en el relato El Jorobado, donde se produce el siguiente dialogo:
«—Tengo la ventaja de conocer sus costumbres mi querido Watson —dijo—. Cuando su ronda es breve va usted a pie, y cuando es larga toma un coche de alquiler. Ya que percibo que sus botas, aunque usadas, no tienen nada de sucias, no me cabe duda de que últimamente su trabajo ha justificado tomar el coche».
«—¡Excelente! — exclamé».
«— Elemental —dijo él—. Es uno de aquellos casos en los que quien razona puede producir un efecto que le parece notable a su interlocutor, porque a éste se le ha escapado el pequeño detalle que es la base de la deducción».

Gracias por haberte quedado hasta el final. Si quieres más recopilaciones de frases como estas de Sherlock Holmes apóyanos compartiendo este contenido en tus redes sociales.