Rosa Parks

Frases de Rosa Parks, activista por los derechos civiles

Hoy te traigo las mejores frases de Rosa Parks, una de las activistas por los derechos civiles más importante de los Estados Unidos.

A veces un simple gesto puede cambiar las cosas. En 1955 en Alabama, Rosa Parks, una mujer negra, se negó a ceder su asiento en el autobús a otro pasajero, un hombre blanco. Un gesto que hoy no tendría nada especial, pero que en aquel entonces supuso un auténtico desafío a las leyes de segregación racial. Rosa fue multada y encarcelada por negarse a pagar la multa. El suceso despertó una fuerte protesta de la comunidad afroamericana y en 1956 la Corte Suprema de los Estados Unidos, declaró inconstitucional la segregación en el transporte.

Rosa Parks: Frases

Aprendí a poner mi confianza en Dios y a buscarlo con toda mi fuerza.

Cada persona debe vivir su vida como un modelo para otros.

Cuando me vi todavía sentada, me preguntó si iba a levantarme y le dije, «No, no lo voy a hacer». Y me dijo, Bien. si no te levantes, voy a tener que llamar a la policía para que te arresten. Le dije, «Puedes hacerlo».

Desde siempre he sido una firme creyente en Dios, sabía que Él estaba conmigo, y sólo Él podría ayudarme a superar ese siguiente paso.

Dios siempre me ha dado la fuerza para decir lo que está bien… Yo tenía la fuerza de Dios y de mis antepasados conmigo.

La libertad siempre ha sido importante para mí.

La oración y la Biblia, se convirtieron en una parte de mis pensamientos cotidianos y creencias.

La única cansada era yo, cansada de ceder.

Los recuerdos de nuestras vidas, de nuestras obras y nuestros actos continuarán en otros.

Mientras más cedíamos y obedecíamos, peor nos trataban.

Ni siquiera tenía certeza de que sobreviviría a aquel día.

No subí al autobús para que me arrestaran; subí al autobús para ir a casa.

Nunca debes tener miedo de lo que estás haciendo cuando es correcto.

Siempre dicen que no me levanté del asiento porque estaba cansada, pero no es cierto. No tenía más cansancio físico de lo normal al fin de un día de trabajo. No estaba vieja, aunque mucha gente cree que en esa época era vieja; tenía 42 años. No, lo que estaba era cansada de ceder y ceder.

Sólo quiero que me recuerden como una persona que quería ser libre.

Todos los días antes de la cena y antes de ir a los servicios de los domingos, mi abuela leía la Biblia para mí, y mi abuelo oraba. Incluso teníamos devocionales antes de ir a recoger algodón en los campos. La oración y la Biblia, se convirtieron en una parte de mis pensamientos cotidianos y creencias. Aprendí a poner mi confianza en Dios y a buscarlo con toda mi fuerza.

Frases de Rosa Parks contra el racismo

El siguiente vídeo resume a la perfección la historia de Rosa Parks y muestra los mensajes más potentes que nos dejó esta increíble mujer.

Ya lo sabes. Para luchar a veces no hay que levantarse sino quedarse sentado. Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo a través de las redes sociales.