Frases de Peter Pan, el niño que se negaba a crecer

frases de peter pan

Había una vez un niño que no quería crecer. Ese niño se llama Peter Pan y vive en el País de Nunca Jamás junto con los Niños Perdidos. Su historia ha aparecido en el teatro, en el cine, en la literatura… Hoy te traemos las mejores frases de Peter Pan en español, una buena forma de

Frases de Peter Pan

Poca gente sabe que Peter Pan fue originalmente un personaje creado por el escritor James Matthew Barrie para una obra de teatro llamada Peter Pan y Wendy y estrenada en 1904 en Londres.

Peter Pan es un niño que ha dejado de crecer a los 10 años, y desea quedarse siempre en esa edad porque odia el mundo de los adultos. Hoy día se habla del síndrome de Peter Pan cuando alguien se niega a madurar. Sin embargo, la obra tiene frases que se pueden apreciar a cualquier edad.

¡Ella, a quien tanto le gustaba que las cosas fueran como es debido!

¡La buena educación! Por muy bajo que hubiera caído, todavía sabía que esto es lo que realmente cuenta.

¡La segunda estrella a la derecha, y directo hacia el amanecer!

¡No pensarás que lo iba a matar dormido! Primero lo despertaría y luego lo mataría. Es lo que siempre hago.

¡Oh, por qué no podrás quedarte así para siempre!

¿Qué sería matar a un hombre porque es bien educado? ¡Mala educación!

¿Sabes por qué las golondrinas anidan en los aleros de las casas? Es para escuchar cuentos.

A ella le gustaban tanto sus lágrimas que alargó un bonito dedo y dejó que corrieran por él.

A las estrellas más viejas se les han puesto los ojos vidriosos y rara vez hablan (el parpadeo es el lenguaje de las estrellas), pero las pequeñas todavía sienten curiosidad.

A todos nos ocurren cosas extrañas a lo largo de nuestra vida sin que durante cierto tiempo nos demos cuenta de que han ocurrido.

A veces, aunque no a menudo, tenía pesadillas y resultaban más dolorosas que las de otros chicos. Pasaban horas sin que pudiera apartarse de estos sueños, aunque lloraba lastimeramente en el curso de ellos. Creo que tenían que ver con el misterio de su existencia.

Al fin y al cabo, no era más que una niña.

Algunos de los héroes más grandes han confesado que justo antes de entrar en combate les entró un momentáneo temor.

Allí esperan el violento ataque, los inexpertos aferrando sus revólveres y haciendo crujir ramitas, mientras que los veteranos duermen tranquilamente hasta justo antes del amanecer.

Aquel hombre no era malo del todo: le encantaban las flores (según me han dicho) y la música delicada (él mismo no tocaba nada mal el clavicémbalo).

Cada noche, toda buena madre tiene por costumbre, después de que sus niños se hayan dormido, rebuscar en la imaginación de éstos y ordenar las cosas para la mañana siguiente, volviendo a meter en sus lugares correspondientes las numerosas cosas que se han salido durante el día.

Cada vez que un chico dice «no creo en las hadas» hay un hada en algún lado que cae muerta.

Campanita no era toda maldad: o, más bien, era toda maldad en ese momento, pero, por otro lado, a veces era toda bondad. Las hadas tienen que ser una cosa o la otra, porque siendo tan pequeñas infortunadamente tienen espacio para sólo un sentimiento a la vez.

Como todos los que son esclavos de una idea fija, era un animal estúpido.

Cuando el primer bebé se río por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos y éstos se esparcieron y ése fue el origen de las hadas.

Cuanto antes nos libremos de este espanto, mejor.

De todas las islas maravillosas la de Nunca Jamás es la más acogedora y la más comprimida (…), todo está agradablemente amontonado.

Dios mío, estoy convencida de que a veces las solteras son de envidiar.

El mismo momento en que dudes de que eres capaz de volar, ya no podrás hacerlo nunca más.

El mundo de la superficie lo había llamado, pero no lo iba a ayudar.

En su paso no había júbilo, lo cual reflejaba el derrotero de su mente sombría.

Entonces casi se echó a llorar, pero se imaginó lo indignada que se pondría si en cambio se riera, así que soltó una carcajada altanera.

Era demasiado orgullosa para oponer una resistencia inútil.

Era un ama de casa demasiado leal para escuchar quejas contra el padre.

Esa agudeza de los sentidos que es al mismo tiempo el asombro y la desesperación de los pueblos civilizados.

Esperamos que nuestros hijos mueran como caballeros ingleses.

Está escrito que el noble salvaje jamás debe expresar sorpresa en presencia del blanco.

Estaba tan lleno de ira contra los adultos, quienes, como usualmente, lo estaban arruinando todo, que tan pronto como se metió dentro de su árbol él tomó intencionalmente cortas y rápidas inspiraciones a un ritmo de unas por segundo. Lo hizo porque hay un dicho en el País de Nunca jamás que dice, cada vez que uno respira, muere un adulto; y Peter los estaba matando en venganza lo más deprisa posible.

Este hombre inescrutable jamás se sentía tan solo como cuando estaba rodeado de sus perros. ¡Eran tan inferiores socialmente a él!

Estoy convencida de que a veces los hijos son más un problema que una bendición.

Garfio había penetrado por debajo de la superficie de Presuntuoso, buscando no efectos, sino causas.

Había corrido menos aventuras que cualquiera de los demás, porque las cosas importantes ocurrían siempre justo cuando él ya había doblado la esquina.

Hay muchas formas distintas de ser valiente. Se es valiente cuando se piensa en los otros y no en uno mismo, aunque papá jamás ha blandido una espada ni ha disparado una pistola, gracias a Dios, pero ha hecho muchos sacrificios por su familia y ha dejado a un lado muchos sueños. – ¿Dónde los ha dejado? – Los ha dejado en un cajón. Y a veces, …

La diferencia entre los demás chicos y él en un momento como ése era que ellos sabían que todo era fingido, mientras que para él lo fingido y lo real eran exactamente lo mismo.

La idea más inquietante de todas era si no sería de mala educación pensar sobre la buena educación.

La larga incertidumbre resulta tremendamente agotadora para el rostro pálido que tiene que pasar por ella por primera vez, pero para el perro viejo esos espantosos gritos y esos silencios aún más espantosos no son sino una indicación de cómo está transcurriendo la noche.

Lamentaba que el haber puesto unos nombres tan raros a los pájaros de la isla les hiciera ahora ser muy indómitos y difíciles de tratar.

Las estrellas son hermosas, pero no pueden participar activamente en nada, tienen que limitarse a observar eternamente. Es un castigo que les fue impuesto por algo que hicieron hace tanto tiempo que ninguna estrella se acuerda ya de lo que fue.

Las hadas tienen que ser una cosa o la otra, porque al ser tan pequeñas desgraciadamente sólo tienen sitio para un sentimiento a la vez.

Las primeras impresiones son importantísimas.

Los dos años marcan el principio del fin.

Los niños corren las aventuras más raras sin inmutarse.

Los niños de hoy en día saben tantas cosas que dejan pronto de creer en las hadas.

Los niños están siempre dispuestos, cuando aparece una novedad, a abandonar a sus seres queridos.

Me parece muy bien que digas que estás esperando; yo también estoy esperando.

Mientras sonreía de esta manera nadie se atrevía a hablarle, lo único que podían hacer era estar preparados para obedecer.

Morir será una aventura impresionante.

Nadie como un niño sabe tan deprisa cuándo debe ceder.

No dejes nunca de soñar. Solo quien sueña aprende a volar.

No podía atiborrarse sólo por el placer de sentirse atiborrado, que es lo que más le gusta a la mayoría de los niños.

No quiero ser mayor jamás -dijo con vehemencia-. Quiero ser siempre un niño y divertirme. Así que me escapé a los jardines de Kensington y viví mucho, mucho tiempo entre las hadas.

No sé por qué resultaba tan inmensamente patético, a menos que fuera porque era tan patéticamente inconsciente de ello.

No sólo no tenía madre, sino que no sentía el menor deseo de tener una. Le parecía que eran unas personas a las que se les había dado una importancia exagerada.

No. Mira, los niños de hoy en día saben tantas cosas que dejan pronto de creer en las hadas y cada vez que un niño dice: No creo en las hadas, algún hada cae muerta.

Oh, no, ya sabes, las niñas son demasiado listas para caerse de sus cochecitos.

Para los chicos había por lo menos cierto atractivo en la vocación pirata, pero lo único que ella veía era que el barco no había sido fregado desde hacía años.

Porque ya no son alegres ni inocentes ni insensibles. Sólo los que son alegres, inocentes e insensibles pueden volar.

Quizás la aventura más grande de todas fuera que se les había pasado con mucho la hora de irse a la cama.

Sabía que no se había hecho de noche, pero había llegado algo tan oscuro como la noche.

Sabían en lo que llamaban el fondo de su corazón que uno puede arreglárselas muy bien sin una madre y que sólo son las madres las que piensan que no es así.

Se acabó el juego, esos chicos han encontrado una madre.

Se apaga solo cuando ella se duerme, igual que las estrellas.

Se oyó un sonido que era el más musical y el más triste al mismo tiempo: las sirenas cantando a la luna.

Según todas las leyes no escritas sobre la guerra salvaje, siempre es el piel roja el que ataca y con la astucia propia de su raza lo hace justo antes del amanecer, hora en la que sabe que el valor de los blancos está por los suelos.

Sentían pena por él, pero más por ellos mismos.

Si alguna debilidad tenía, ésta era creer que toda su vida había tomado medicinas con valentía.

Si cierran los ojos y son afortunados, puede que vean a veces un charco informe de adorables pálidos colores suspendido en la oscuridad; entonces si aprietan aún más los ojos, el charco comienza a tomar forma, y los colores se vuelven tan vívidos que con otro apretón estallarán en llamas. Pero justo antes de que estallen en llamas pueden ver la laguna. Esto es lo más cerca que estarán en el mundo real, sólo un glorioso momento; si pudieran ser dos momentos podrían ver el oleaje y escuchar el canto de las sirenas.

Si encontráis a vuestras madres, espero que os gusten.

Si no sirvo para nada al menos puedo retirarme.

Si pudiera haber dos momentos se podría ver el oleaje y oír a las sirenas cantar.

Si su rabia lo hubiera roto en cien pedazos, cada uno de éstos habría hecho caso omiso del percance.

Si supierais lo maravilloso que es el amor de una madre, no tendríais miedo.

Siempre un enigma oscuro y solitario, estaba apartado de sus seguidores tanto en cuerpo como en alma.

Significas más para mí que cualquiera en este mundo.

Sólo las madres están siempre dispuestas a hacer de parachoques. Todos los niños saben que las madres son así y las desprecian por eso, pero se aprovechan de ello constantemente.

Sólo los que son alegres, inocentes e insensibles pueden volar.

Sólo podía mirar, horrorizado. Todos los niños reaccionan así la primera vez que los tratan con injusticia.

Sorprender a los pieles rojas limpiamente es algo que no entra en la capacidad del hombre blanco.

Soy la juventud, soy la alegría —respondió Peter por decir algo—, soy un pajarillo recién salido del huevo.

Su ignorancia les dio una hora más de felicidad.

Su luz se debilitaba por momentos y él sabía que, si se apagaba, dejaría de existir.

Su mentalidad romántica era como esas cajitas procedentes del misterioso Oriente, que van unas dentro de las otras y que por muchas que uno descubra siempre hay una más.

Su valor casi producía espanto.

Supo que tenía que crecer. Siempre se sabe eso a partir de los dos años. Los dos años marcan el principio del fin.

Tan grande era su fe en el amor de una madre que pensaban que podían permitirse ser un poco más crueles.

Tenía una expresión impasible: era hija de un jefe, debía morir como la hija de un jefe y con eso bastaba.

Un tintineo maravilloso como de campanas doradas le contestó. Ese es el lenguaje de las hadas.

Ven conmigo, donde los sueños nacen, donde el tiempo no está planificado. Piensa en cosas felices y tu corazón volará con alas para siempre.

Wendy estaba llorando, pues era la primera tragedia que veía.

Wendy, una chica vale más que veinte chicos.

Yo también la quiero. No podemos tenerla los dos, señora.

Frases de la película Peter Pan

Sin duda gran parte de la popularidad de Peter Pan se debe a la película de Disney. Las adaptaciones al cine han sido varias, tanto en animación como en películas con actores reales. El siguiente vídeo recoge algunas de las mejores frases de estas adaptaciones:

A diferencia de Peter Pan, nosotros queremos crecer. Al menos crecer en seguidores, así que te pedimos que te unas a Portal Frases en nuestra página de Facebook, jeje.

Guillermo

Hola, me llamo Guillermo y soy muchas cosas, entre ellas coleccionista de frases. Un día decidí compartir mis frases favoritas con todo el mundo y así nació este lugar. Portal Frases no es el único proyecto online que tengo pero sí mi preferido.

También te podría gustar...