frases de peliculas mexicanas

50 Frases de películas mexicanas inolvidables【Actualizado 2018】

Puede que no sea muy conocido por otros lares, pero el cine mexicano ha dejado para la posteridad un buen número de películas memorables (ahí tenemos Amores perros o cualquiera de Cantinflas) y también multitud de citas que merecen ser recordadas. Hemos hecho una recopilación de las mejores frases de películas mexicanas. ¡Disfrútalas!

Frases de películas mexicanas

¡Cuando el panadero es malo le echa la culpa a la harina! (Lilia Prado en Subida al cielo, 1951)

¿No comprendes que el amor es como una rosa para perfumar el aire y pronto se marchita? (Prisión de sueños)

¿Sabías que hacer el amor en la cocina, es rendirles culto a los dioses del hogar? (Bichir en Sexo, pudor y lágrimas)

¿Y ustedes qué, se quieren o se van a querer? (Toña la Negra en Arráncame la vida)

A coger y mamar que el mundo se va acabar. (Sexo, pudor y lágrimas)

Acuérdate que eran muchos, y que Dios siempre ayuda a los malos cuando son más que los buenos. (Jorge Negrete en Tal para cual)

Acuéstate con hambre, si es necesario, pero con la frente bien limpia. (Miguel Ángel Ferriz en Vino el remolino y nos alevantó, 1950)

Ahí tienes a tu gente, desde aquí se ve claramente lo que son: gusanos arrastrándose por el suelo. Dan ganas de aplastarlos con el pie. (Arturo de Córdova, en Él)

Aquí solamente se viene a chupar o coger. (El Infierno)

Así es la ley de Herodes o te chingas o te jodes. (La Ley de Herodes)

Crecí al cuidado de una institutriz, pero no por eso dejé de ir adquiriendo todos los defectos de un niño mimado. (Ernesto Alonso en Ensayo de un crimen)

Cuando el tecolote canta, el indio muere. (Tizoc, 1957)

Déjame ser un error en tu vida. (Las 7 cucas)

Déjame ser un error en tu vida. (Isela Vega, Las 7 Cucas, 1981)

Desgraciadamente, el corazón no escoge. (Pedro Armendáriz en Enamorada, 1944)

frases cine mexicano

Dios quiere que la mujer siga a su marido a donde quiera que vaya, aunque tenga que acompañarlo al peligro, al sacrificio, al martirio. (Gloria Marín, en Si Adelita se fuera con otro)

El amor no se piensa, se siente o no se siente. (Como agua para chocolate)

El egoísmo es la esencia de un alma noble. Yo desprecio a los hombres. Si fuera Dios no los perdonaría nunca. (Arturo de Córdova, en Él)

El fastidio abre el apetito. (Jorge “Che” Reyes, en Extraña cita, 1947)

El que puede llegar hasta el cielo, respira algo de la divinidad. (Marga López en Salón México)

En cojera de perro y en lágrima de mujer, no hay que creer. (Joaquín Pardavé en Arriba el norte, 1948)

En este mundo todos somos brutos, unos más hombres, otros más putos. (Abel Woolrich en El Callejón de los Milagros)

En tus ojos me imagino el mar, aunque nunca haya ido. (Ulises en Amarte duele)

Es absurdo y antipatriótico tener el pelo rubio y llamarse Lupe. (Abel Salazar en Los tres García)

Estos son los hombres que necesita el partido: hombres puros, sinceros, inocentes… ¡que todavía creen en el diablo! (risas). (Miguel Manzano en Dicen que soy comunista)

Las puertas del cielo nunca están abiertas de par en par, sólo de ver en cuando las abren un poquito para el que se sepa colar. (Enriqueta Meza en Una familia de tantas)

Lo que más me avergüenza es tu falta de originalidad. ¿Qué hace los hombres cuando los desdeña una mujer? ¡Emborracharse! ¿Y por qué? ¡Por falta de imaginación, por imita-monos, nada más porque otros hombres se emborrachan en iguales circunstancias… y luego se les queda el vicio! (Mimí Derba en Me he de comer esa tuna)

Lo siento nena, pero tendrás un funeral de primera. (Alejandro Pardo en Llámenme Mike, 1979)

Los hombres no se miden por su estatura, se miden por los pantalones, además si me falta belleza y tamaño, me sobran otras cosas. (Chicote, en No basta ser Charro)

Los pobres tenemos la riqueza del corazón. (La hija de la otra, 1950)

Me aguanto otra cachetada con tal de volver a ver ese par de pantorrillas… (General Reyes en Enamorada)

Me casé ante Dios, en lo bueno y en lo malo y para siempre. (Te sigo esperando)

Me contaron que, a la hija de Chelito, la del Gúero, le salió panza de tanto ir al cine con el novio. (Sara García, en Mecánica Nacional)

Nuestro pueblo de lo poco que se acuerda es de quién manda” (Alejandro Parodi en Su alteza serenísima, 2000)

Pa’ tus manos de ranchero, esa fruta está muy alta, y créeme, pa’ estas cosas ¡no basta ser charro! (Chicote, en No basta ser Charro)

Pueblo que me escucha, aquí́ me tienen delante de ustedes y ustedes delante de mí́ y es una verdad que nadie podrá desmentir. Y ahora me pregunto ¿y porque estoy aquí́? (…) estoy aquí́ porque no estoy en ninguna otra parte y porque ustedes me llamaron y si el pueblo me llama, ¡el pueblo sabrá por qué! (Cantinflas, en Si yo fuera Diputado)

Salvar el alma de un pecador debe ser mucho más complicado que disecar una iguana. (Arturo de Córdova en El Esqueleto de la señora Morales)

Se andan creyendo que es mejor saber leer el periódico o saber cuántos son los cirios del altar. ¡Eso, ni da de comer ni es de valientes! (Alejandro Parodi en Su alteza serenísima, 2000)

Se ha creído que porque su corazón escoge nada más por eso tenemos que aguantar sus necedades, se equivoca usted. Usted es quién es y nosotros… ¿por qué no decirlo? somos gente decente y usted un aventurero cualquiera, un pelado. (María Félix en Enamorada, 1944)

Señorita, perdóneme que un pelado, porque soy un pelado para usted, le recuerde que si somos diferentes no es ni por culpa mía ni por méritos de usted. (Pedro Armendáriz en Enamorada, 1944)

Si el hombre se sobrepasa es que no te respeta, y si no te respeta es que no te quiere. El hombre siempre sabe el terreno que pisa con las mujeres buenas; con las mujeres malas nadie sabe dónde está parado. (Mauricio Garcés, en El matrimonio es como el demonio, 1967)

Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes. (Amores Perros, 2000)

frases películas mexicanas

Triunfaré y seré rico, más rico que el hombre de al lado. Más rico y mejor que él (Miguel Ángel Ferriz en Regalo de Reyes, 1942)

Usted es de oro puro, y el oro pues vale donde quiera que esté, aunque sea en la basura. (Miguel Inclán, en Salón México)

Usted tiene talento, mucho talento, pero yo tengo dinero, mucho dinero. (Rafael M. de Labra, en Regalo de Reyes, 1942)

Yo hago el amor porque soy un ser sociable… pero lo mío lo mío es la chaqueta. (Sexo, pudor y lágrimas)

Yo soy amigo de la verdad, si me emborracho es nada más pa’ sentirme con ánimos de decirla. (Manuel Medel en La vida inútil de Pito Pérez, 1943)

Yo soy como tú: un tipo despreciable pero feliz. (Jorge Negrete en Tal para cual)

Yo tengo sexo porque soy muy social, pero lo mío, lo mío, es la chaqueta. (Bichir en Sexo, pudor y lágrimas)

Comparte estas frases para que todo el mundo conozca las grandes películas del cine mexicano.