frases de pancho villa

Frases de Pancho Villa, Líder de la Revolución Mexicana

El nombre de José Doroteo Arango Arámbula le sonará a poca gente. Pero si decimos que su pseudónimo era Pancho Villa, la cosa cambia. Pancho Villa (1878-1923) fue uno de los líderes más carismáticos de la Revolución mexicana que acabó con el régimen de Victoriano Huerta. Si quieres conocer más sobre este héroe mexicano te traemos las mejores frases de Pancho Villa, que las disfrutes.

Frases célebres de Pancho Villa

Pancho Villa fue nombrado comandante de la División del Norte durante la Revolución, y caudillo del estado de Chihuahua. Su fama se extendió a todo el mundo gracias a sus victorias militares y sus grandes dotes para tratar con la prensa (solía hacerse acompañar de intelectuales y periodistas e incluso se filmaban sus batallas). Muchas de las frases de Pancho Villa durante la Revolución mexicana han quedado para la Historia.

¡Viva México, cabrones!

¿Qué sería del mundo si todos fuéramos generales, si todos fuéramos capitalistas o todos fuéramos pobres?

A Madero lo vi chico de cuerpo, pero grande de alma

Compañeros de armas y señores. No crean ustedes que el que les va a hablar es un filósofo, soy un hombre de pueblo, pero ustedes comprenderán que estos hombres cuando hablan, hablan con el corazón.

Conceptúo que las principales desgracias acaecidas en mi país, han sido a iniciativa de los gringos, y los llamo así porque no los puedo ver ni en pintura.

Creo que desearía que el gobierno estableciera una fábrica para curtir cueros, donde pudiéramos hacer buenas sillas y frenos, porque sé cómo hacerlos; el resto del tiempo desearía trabajar en mi pequeña granja, criando ganado y sembrando maíz

Cuando México sea una nueva República, el ejército será disuelto, pues ya no lo necesitaremos. Daremos trabajo a los soldados y estableceremos en todo el país colonias agrícolas con los veteranos de la Revolución.

Cuando se establezca la nueva República, no habrá más ejército en México. Los ejércitos son los más grandes apoyos de la tiranía. No puede haber dictador sin su ejército.

El país debe ser gobernado por alguien que realmente quiera a su gente y a su tierra y que comparta la riqueza y el progreso.

En esta época hay muchos políticos ambiciosos, que ningún bien hacen a mi raza; pasan el tiempo discutiendo tonterías y robándose el dinero que le pertenece al pueblo…

Es justo que todos aspiremos a ser más, pero también que todos nos hagamos valer por nuestros hechos.

Este (su hijo Agustín) es el que quiero que sea doctor. El otro, Octavio, militar, y el más chico, Panchito, de siete meses, será abogado… Tengo cifradas mis esperanzas en mis hijos. Así que vayan terminando sus estudios preparatorios, quiero mandarlos a los mejores colegios de Francia, España o Alemania. A Estados Unidos no. A mis hijos lo primero que les enseño es a odiar al enemigo de mi raza.

Fusílenlo, después averiguamos.

He logrado que los alumnos y los profesores estén contentos en Canutillo: a los chamacos, proporcionándoles todo lo necesario para que se instruyan; a los maestros, respetándolos como yo los respeto y pagándoles con puntualidad. Yo prefiero pagar primero a un maestro y después a un general.

La campaña que me hizo don Venustiano Carranza en el estado de Chihuahua, le ha costado a la nación algunos miles de hombres y algunos millones de pesos, pero ya de ese hombre no hay nada qué decir, porque ya ese hombre ascendió al número de los héroes

La igualdad no existe, ni puede existir. Es mentira que todos podamos ser iguales; hay que darle a cada quien el lugar que le corresponde.

La incultura es una de las desgracias más grandes de mi raza…La educación de los hijos de mi raza es algo que no debe pasar inadvertido para los gobernantes y para los ciudadanos. Nunca al problema educativo se le ha dado la atención necesaria…

Los ejércitos son los más grandes apoyos de la tiranía.

Mijo, necesitábamos gente como tú, así grandotes de espalda ancha para cargar.

Nadie hace bien lo que no sabe; por consiguiente, nunca se hará República con gente ignorante, sea cual fuere el plan que se adopte.

No crean ustedes que el que haya yo asumido esta actitud de paz, sea porque no puedo sostenerme. Villa puede sostenerse el tiempo que quiera.

No permitáis que esto acabe así. Contad que he dicho algo.

No puede haber dictador sin su ejército.

Parral me gusta hasta pa’ morirme.

Primero pago a un maestro que a un general.

Sería magnífico, yo creo, ayudar a hacer de México un lugar feliz.

Soldado del pueblo y caudillo de mis soldados, servidor sincero y desinteresado de mi patria y de mi pueblo, leal hasta la muerte a mis jefes y a mis compañeros, el más alto sentimiento de patriotismo guía todos mis actos, patriota sincero y compañero ideal: Esos son los únicos títulos que sí reclamo, porque me pertenecen, porque he sabido conquistarlos al precio de mi sangre y de mis constantes esfuerzos.

Un cura es un hombre de negocios como cualquier otro.

Ya es tiempo de que los prejuicios acaben, de que la sociedad se establezca sobre bases más sólidas, más naturales, más sabias, más justas y más nobles.

Yo he andado entre los millones de onzas de oro, y nunca, se lo juro, me he robado nada… Si lo hubiera hecho, como muchos, ¡Francisco Villa había sido una vergüenza de su raza!

Yo no soy católico, ni protestante, ni ateo. Soy librepensador.

Yo sería de aquella religión que no me hiciera tonto.

Yo, Pancho Villa, fui un hombre leal que el destino trajo al mundo para luchar por el bien de los pobres y que nunca traicionaré ni olvidaré mi deber.

Imágenes de Pancho Villa con frases

Este vídeo recoge las mejores citas de Pancho Villa junto con fotografías suyas de la época. Un testimonio imprescindible para sus admiradores.

Pancho Villa murió en 1923 en una emboscada (según se dice, organizada con la ayuda de los estadounidenses). Una muerte trágica que contribuyó a aumentar su leyenda.

¿Te ha gustado el post? Ayúdanos a seguir recopilando frases de personajes históricos compartiendo nuestros contenidos a través de las redes sociales.