frases de nelson mandela

Frases de Nelson Mandela sobre la Vida y la Paz

Hoy Nelson Mandela habría cumplido 100 años y aunque nos dejó en 2013, su legado como activista contra el apartheid y primer presidente negro de Sudáfrica sigue estando muy presente. Esperemos que estas frases de Nelson Mandela (o Madiba, como le apodaban cariñosamente) nunca caigan en el olvido y sigan inspirando a las nuevas generaciones.

Frases célebres de Nelson Mandela sobre la Vida

¿Por qué en este tribunal me enfrento a un magistrado blanco, a un fiscal blanco y me escoltó al muelle un oficial blanco?

A diferencia de algunos políticos, puedo admitir un error.

A medida que dejamos que nuestra propia luz brille, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo.

A veces, recae en una generación ser grandiosos. Vosotros podéis ser esa generación.

Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino el que lo conquista.

Aprendí que humillar a otra persona es hacer que sufra un destino cruel sin necesidad. Incluso cuando era un niño, derrotaba a mis oponentes sin deshonrarlos.

Ayer fui llamado terrorista, pero cuando salí de la cárcel, mucha gente me abrazó, incluyendo mis enemigos, y eso es lo que normalmente cuento a la gente que dice que aquellos que luchan por la libertad de su país son terroristas.

Cada vez que uno de nosotros toca el suelo de esta tierra, sentimos un sentido de renovación personal.

Conseguirás más en este mundo a través de actos de compasión que a través de actos de retribución.

Cuando a un hombre se le niega el derecho a vivir la vida que en la que cree, no tiene más remedio que convertirse en un proscrito.

Cuando el agua empieza a hervir es necio apagar el fuego.

Cuando no puedes disfrutar de los simples placeres de estar con tu familia, es porque te han quitado algo valioso de tu vida y se siente en tu desempeño.

Cumpliré 86 años en unas pocas semanas y esa es una vida más larga de la que la mayoría de las personas se pueden permitir. Tengo la bendición de estar en muy buena salud, al menos según mis médicos.

Dar a un niño amor, risa y paz, no SIDA.

Después de escalar una gran montaña, uno encuentra que hay muchas otras montañas que escalar.

Detesto el racismo, porque considero que es una cosa bárbara, ya venga de un hombre negro o un hombre blanco.

Durante mi vida, me he dedicado a la lucha de las personas africanas. He peleado en contra de la dominación blanca. He peleado en contra de la dominación negra.

El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas. Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras raciales.

El dinero no crea el éxito, la libertad de hacerlo sí.

El éxito en la política pide que hagas que las demás personas confíen en tu punto de vista y que lo des a conocer de forma clara, educada, calmada, pero abiertamente.

El miedo no creará el éxito, la libertad para superarlo sí.

El resentimiento es como beber veneno y esperar que mate a tus enemigos.

El sufragio universal en un rol común de votantes en una Sudáfrica unida, democrática y no racial; es el único camino hacia la paz y la armonía racial.

En las competiciones campo a través, el entrenamiento es más importante que cualquier talento innato, y eso me permitía compensar mi falta de aptitudes naturales por medio de la disciplina y la diligencia. Siendo estudiante, conocí a muchos jóvenes que tenían un gran talento natural, pero carecían de la disciplina y la paciencia necesarias para sacarle partido.

Es fácil que la gente se comporte como amiga cuando uno es rico, pero muy pocos harán lo mismo cuando uno es pobre. Si la riqueza es un imán, la pobreza es una especie de repelente.

Es lo que hacemos con lo que tenemos, no lo que se nos da, lo que separa a una persona de otra.

Es mejor liderar desde atrás y poner a otros al frente, especialmente cuando se celebra la victoria al ocurrir cosas buenas. Toma la línea delantera cuando hay peligro. La gente apreciará tu liderazgo.

Especialmente para aquellos de nosotros que vivimos en celdas individuales, tenemos el tiempo para sentarnos y pensar, y descubrir que sentarse simplemente a pensar es una de las mejores formas de mantenernos frescos y capaces, de ser capaces de encarar los problemas y de examinar nuestro pasado.

Estoy aquí ante vosotros no como un profeta, sino como un humilde sirviente de vosotros, la gente.

Fundamentalmente, soy un optimista. Si viene de la naturaleza o si fue desarrollado, no lo puedo decir.

Hay momentos en que un líder debe moverse por delante del bloque, ir en nueva dirección, con la confianza de estar conduciendo a su pueblo de la manera correcta.

Hay muy pocas desgracias en este mundo que no pueden ser transformadas en un triunfo personal, si se tiene una voluntad de acero y la destreza necesaria.

Hay un respeto universal e incluso admiración por las personas que son humildes y simples por naturaleza, y por quienes tienes absoluta confianza en todos los seres humanos, sin importar su estatus social.

Hoy, todos nosotros, por nuestra presencia aquí, y por nuestras celebraciones en otras partes de nuestro país y el mundo, conferimos gloria y esperanza a la libertad recién nacida.

Hubo momentos en los que mi fe en la humanidad fue puesta a prueba, pero no iba ni podía abandonarme a la desesperación. Ese camino lleva a la derrota y a la muerte.

Incluso si tienes una enfermedad terminal, no tienes que sentarse y estar deprimido. Disfruta de la vida y desafía la enfermedad tienes.

La división política, basada en el color, es enteramente artificial y, cuando desaparezca, también lo hará la dominación de un grupo de color sobre el otro.

La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en una médica, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegar a ser presidente de una gran nación.

La gente tiene que aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

La mayor gloria no es no caer nunca, sino levantarse siempre.

La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, descansaré por toda la eternidad

La no violencia es una buena política cuando las condiciones lo permiten.

La pobreza no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia.

La queja de los africanos no es sólo que son pobres y los blancos son ricos, sino que las leyes que son hechas por los blancos están diseñadas para preservar esta situación.

La virtud y la generosidad son recompensadas de un modo inescrutable.

Las apariencias importan, recuerda sonreír.

Las personas que construyen la paz son íntegras, honestas y además humildes.

Lograrás más en este mundo mediante actos de misericordia que con actos de represión.

Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.

Mantén cerca a tus amigos, y más cerca aún a tus enemigos.

Me encanta jugar y charlar con los niños, darles de comer, contarles un cuento para que duerman.

Me gusta estar relajado en mi casa, leyendo tranquilamente, aspirando el dulce aroma que viene de las cacerolas, sentado en la mesa con la familia y hablando con mi esposa y mis hijos.

Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos.

Me he retirado, pero si hay algo que me mataría es levantarme por la mañana sin saber qué hacer.

Me he tomado un momento para descansar aquí, para apreciar la hermosa vista que me rodea, para ver la distancia que ya he cubierto.

Me mantendré firme a mi voto. Nunca, nunca bajo ninguna circunstancia, debo decir algo impropio a los demás.

Mientras salía por la puerta que me habría de llevar a la libertad, supe que, si no dejaba la amargura y el odio atrás, aún estaría en prisión.

Mucha gente en este país ha pagado un precio antes de mí, y muchos pagarán el precio después de mí.

Nada resulta tan deshumanizador como la ausencia de contacto humano.

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar.

Negar a la gente sus derechos humanos es un desafío a su humanidad.

No dejaré Sudáfrica, ni me rendiré. Solo a través de las dificultades, sacrificio y acción militante se puede ganar la libertad. Seguiré luchando por la libertad hasta el final de mis días.

No era la falta de capacidad lo que limitaba a mi pueblo, sino la falta de oportunidades.

No era un mesías, sino un hombre corriente que se había convertido en un líder debido a circunstancias extraordinarias.

No es dónde empiezas, sino lo alto de tus metas lo que importa para el éxito.

No hay algo así como libertad parcial.

No hay camino fácil hacia la libertad, y mucho de nosotros pasaremos a través del valle de las sombras de la muerte una y otra vez antes de llegar a la cima de la montaña de nuestros deseos.

No hubo epifanía, ninguna revelación singular, ningún momento de verdad, sino una acumulación de desafíos, de indignaciones y de momentos que me producían ira, rebeldía, un deseo de luchar contra el sistema que aprisionaba a mi pueblo.

No hubo un día particular en el que dije “de aquí en adelante me dedicaré a la liberación de mi pueblo”. En vez de eso, me encontré haciéndolo y no pude dejar de hacerlo.

No me juzgues por mis éxitos, júzgame por la cantidad de veces que me caí y me levanté de nuevo.

No soy un optimista, sino un gran creyente en la esperanza.

No soy un santo, al menos que pienses en un santo como un pecador que sigue intentándolo.

No tenía una creencia específica, excepto que nuestra causa era justa, fuerte y que estaba ganando cada vez más y más apoyo.

Nuestra lucha es verdaderamente nacional. Es una lucha del pueblo africano, inspirada por nuestro propio sufrimiento y nuestra propia experiencia. Es una lucha por el derecho a vivir.

Nuestra mayor gloria no es evitar caer, sino levantarnos cada vez que caemos.

Nuestra queja no es que somos pobres comparándonos con personas de otros países, sino que somos pobres en comparación con los blancos en nuestro propio país, y que la legislación nos impide alterar este desequilibrio.

Nunca he considerado a un hombre como mi superior, ni fuera, ni dentro de la cárcel.

Nunca pienso en el tiempo que he perdido. Solo desarrollo un programa que ya está ahí. Que está trazado para mí.

Nunca, nunca y nunca jamás experimente esta bella tierra la opresión de uno por el otro.

Por ascendencia, nací para gobernar.

Porque ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás.

Que haya justicia para todos, que haya paz para todos. Que haya trabajo, pan, agua y sal para todos. Que todos sepan que su cuerpo, su mente y su alma han sido liberados para que ellos puedan estar completos.

Que tus opciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos.

Queremos derechos políticos iguales, porque sin ellos nuestras discapacidades serán permanentes.

Se dice que nadie conoce una nación de verdad hasta que ha estado dentro de sus cárceles. Una nación no debería ser juzgada por cómo trata a sus ciudadanos de clase social alta, sino por cómo trata a los de clases sociales más bajas.

Ser libre no es sólo deshacerse de las cadenas de uno, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás.

Si eres pobre, probablemente no vivas mucho.

Si hablas a un hombre en un lenguaje que entiende, llegas a su cabeza. Si le hablas en su lenguaje, llegas a su corazón.

Si quieres hacer la paz con un enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces se convierte en tu compañero.

Si yo tuviera el tiempo en mis manos haría lo mismo otra vez. Lo mismo que haría cualquier hombre que se atreva a llamarse a sí mismo hombre.

Siempre supe que, en el fondo de cada corazón humano, hay misericordia y generosidad.

Sin educación, los niños no pueden encarar los desafíos con los que se encontraran. Por lo que es muy importante darles a los niños educación y explicarles que deberían jugar un rol en su país.

Sin el lenguaje, no se puede hablar a las personas y entenderlas. No se puede compartir sus sueños y aspiraciones, entender su historia, apreciar su poesía, o saborear sus canciones.

Sólo la educación de las masas puede liberar al pueblo. Un hombre educado no puede ser oprimido, si es capaz de pensar por sí mismo.

Sólo puedo descansar por un momento, pues con la libertad vienen responsabilidades, y no me atrevo a tardar porque mi larga caminata aún no termina.

Suena revolucionario para los blancos en este país, porque la mayoría de los votantes serán africanos. Esto hace que el hombre blanco tema la democracia.

Superar la pobreza no es un trabajo de caridad, es un acto de justicia. Como la esclavitud y el apartheid, la pobreza no es natural.

Todo parece imposible hasta que se hace.

Tuve ocasión de aprender que el valor no consiste en no tener miedo, sino en ser capaz de vencerlo. He sentido miedo más veces de las que puedo recordar, pero siempre lo he ocultado tras una máscara de audacia. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino el que es capaz de conquistarlo.

Un ganador es un soñador que nunca se rinde.

Un líder es como un pastor. Se queda detrás del rebaño, dejando que los más ágiles se adelanten, mientras que los demás siguen sin darse cuenta de que están siendo guiados desde atrás.

Un luchador por la libertad aprende, por el camino más duro, que es el opresor el que define la naturaleza de la lucha.

Una de las cosas que aprendí cuando estaba negociando era que hasta que no me cambiase a mí mismo, no podía cambiar a otros.

Una de las cosas que me hizo ansiar volver a la cárcel fue que tuve tan poca oportunidad de leer, pensar y reflexionar tranquilamente después de mi liberación. Tengo la intención, entre otras cosas, de darme muchas más oportunidades para la lectura y reflexión.

Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada.

Una vez que una persona está determinada a salvarse, no hay nada que pueda detenerla.

Uno no se puede preparar para algo mientras piensa secretamente que no ocurrirá.

Frases de Nelson Mandela sobre la Paz

Mandela recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993. Sin duda el galardón más importante de los muchos que recibió por su defensa de la paz. Una lucha que nos dejó frases tan profundas como las que se muestran en este vídeo.

¿Te han gustado estas frases de Madiba? Compártelas y hagamos que lleguen a todo el mundo.