frases de michael ende

30 Grandes Frases de Michael Ende para Recordarle

Hay quien dice que no has tenido infancia si no has leído Momo o La historia interminable. Bueno, nunca es tarde para corregir el error. De momento puedes empezar por leer algunas de las frases de Michael Ende, su autor.

Frases de Michael Ende

Al menos os habéis encontrado. Lo habéis hecho ya a menudo y lo haréis una y otra vez. Eso no pueden decirlo todos.

Cada libro es una nueva aventura en la que me abandono y de la que no sé a dónde me llevará. Al escribir siempre entro en una grave crisis en la que, de repente, tengo que movilizar todas las energías.

Cada vez se volvía más nervioso e intranquilo, porque ocurría una cosa curiosa: de todo el tiempo que ahorraba, no le quedaba nunca nada. Desaparecía de modo misterioso y ya no estaba.

De pequeño aprendí todas las teorías (también aquellas que hoy en día todavía son revolucionarias) sobre el arte y la literatura.

De tanto esperar, olvidó incluso porque esperaba.

Debería ser más importante crear una fantasía que mostrar un mundo fantástico.

El hombre es el creador de todo y no lo sabe. No quiere saberlo porque tiene miedo de sí mismo y con mucha razón.

El horror pierde su espanto cuando se repite mucho.

El paso del tiempo no significa nada para él. No tiene posibilidad de medirlo, excepto con el latido de su corazón.

El verdadero tiempo no se puede medir por el reloj o el calendario.

Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo.

La ficción, la fantasía, necesita de la vida.

La humanidad es como una cadena infinita que unía al cielo con la tierra. Ningún eslabón de la cadena tenía valor en sí mismo, sino que servía a un conjunto en conexión con los demás… Todos eran igualmente valiosos, fuera cual fuera su posición.

La literatura y la mentira están hechas de la misma sustancia: la ficción. Esta sustancia puede ser una medicina o un veneno, dependiendo de las manos en las que caiga.

La longitud del camino se halla en proporción indirecta a la posibilidad de desear alcanzar la meta.

michael ende frases

Las pasiones humanas son un misterio, y a los niños les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explicárselas, y los que no las han vivido no pueden comprenderlas.

Lo más peligroso que existe en la vida son las ilusiones que se cumplen.

Lo que de fantasía hay en la película [sobre La Historia Interminable] apenas supera el nivel de un club nocturno del montón.

Nada se pierde. Todo se transforma.

No quería ser ya el más grande, el más fuerte o el más inteligente. Todo eso lo había superado. Deseaba ser querido como era, bueno o malo, hermoso o feo, listo o tonto, con todos sus defectos…O precisamente por ellos.

Pero el tiempo es vida, y la vida reside en el corazón.

Porque cada hombre tiene su propio tiempo. Y solo mientras siga siendo suyo se mantiene vivo.

Porque el humano sin esperanzas es fácil de controlar y aquél que tenga el control, tendrá el poder.

Quisiera que siempre fuera así -dijo él. -Siempre es sólo un momento -respondió ella.

Recuérdalo, pequeño, que nunca nadie ose robarte tus sueños.

Renuncio para siempre a la falsedad del libre albedrío, pues es una serpiente que se devora a sí misma. La libertad total es la falta total de libertad.

Se puede estar convencido de querer algo -quizá durante años-, si se sabe que el deseo es irrealizable. Pero si de pronto se encuentra uno ante la posibilidad de que ese deseo ideal se convierta en realidad, sólo se desea una cosa: no haberlo deseado.

Sólo su verdadero nombre hace reales a todos los seres y todas las cosas -dijo ella-. Un nombre falso lo convierte todo en irreal. Eso es lo que hace la mentira.

Un escritor que afirme con toda seriedad que describe la totalidad tal como es, o es tonto o un estafador. Pretende hacernos creer que está construyendo una bola terrestre en la escala 1:1. Dejando a un lado el hecho de que en la práctica eso es irrealizable.

Un hecho no se convierte en realidad más que por el significado y la importancia que nosotros le damos.

Si te han gustado estas frases de Michael Ende, compártelas; y recuerda que a veces no hace falta ser un niño para disfrutar de la literatura infantil.