Frases de María Felix

frases de María Felix

María Felix fue una reconocida actriz mexicana de los años 50, que se destacó por hacer cine nacional e internacional. También llamada La Doña o María bonita, destacaba en cualquier lugar por su naturalidad, personalidad extrovertida y carácter fuerte. Estas frases de María Felix te mostrarán su gran sabiduría.

Frases de María Felix para las mujeres

La Doña era una mujer valiente que siempre luchó por la igualdad de género en el medio artístico. Estas son las mejores frases de María Felix para las mujeres. 

¡Flores! ¡Odio las flores! Duran un día y hay que agradecerlas toda la vida.
¿Yo pelearme por un señor? ¡No! Ellos sí por mí, pero yo por ellos no. Yo nunca he llorado por un hombre porque en el momento en que no me quiere él, ya no lo quiero yo.
-“¿Doña es usted lesbiana?” le preguntó un periodista argentino.-“Si todos los hombres fueran como usted, pero inmediatamente”.
A mí lo que me sorprende aún en esta época es que las mujeres se dejen golpear… yo fui una mujer muy golpeada, maltratada, tirada de las escaleras, pellizcada… pero en las películas. ¡No tengo cara de pegada!
A un hombre hay que llorarle tres días… Y al cuarto, te pones tacones y ropa nueva.
Desde el principio de los tiempos, los hombres se han llevado lo mejor del pastel. Yo tengo corazón de hombre y por eso me ha ido tan bien.
El hombres infiel por naturaleza… bueno y la mujer también.
El peor de los males que nos hace predadores es el machismo.
En México, cuando la quieren insultar a una, le dicen que está vieja.
En un mundo de hombres como éste, quiero avisarles que tengan cuidado. Ahí viene la revancha de las mujeres. Cuando seamos mayoría vamos a mandar. Y para mandar hay que estar informadas, aprender y estar preparadas. Por eso es necesario que la mujer se eduque.
Es preciso que la mujer sea fuerte, que sea firme, que sea autónoma en la medida de lo posible, que busque tener una vida independiente, claro con su papel de madre, con su papel de esposa. Eso está bien. Yo he sido madre y esposa y lo he sido a fondo pero me he forjado a pulso y me he hecho yo una vida propia.
Estoy hasta arriba de la cabeza de los pendejos y, sobre todo, de los que nos quieren seguir viendo la cara. Y como algunos hombres no se ponen los pantalones, nosotras hoy nos los vamos a poner.
Habiendo tantos hombres… ¿llorar por uno?
Hago un voto de fe y de razón para que las mujeres mexicanas ya no se queden calladas. Para que entiendan que para tener un mejor lugar hay que tener valor. Hay que saber que la verdad es lo único que nos va a salvar y hará mejores personas.
Hay algunos (hombres) que no me convenían, unos por feos, otros porque estaban muy pobres y a mí no me gusta andar pidiendo medias.
Hay maridos que utilizan la violencia física con sus esposas. Yo hago un voto: que la justicia sea más severa para estos verdugos domésticos.
Hay que darse a valor y más en este país de machos.
La mujer ha sido un baluarte de conservación de la casa y fuera de la casa.
Mucho de lo bueno que tiene México desde el principio de los tiempos se debe a la mujer.
Para que un hombre pueda saber cómo es la mujer de su casa necesita probar otras. También la mujer. La cosa debe ser pareja.
Protesten, quéjense, no se dejen, prepárense, hagan de su vida lo que ustedes desean y no lo que sus hombres les permitan ser. Amen y háganse amar. No se conformen con poco. Este será, de hoy en adelante, un país de mujeres. Ahora nos toca.
Si tú quieres dejar a un hombre, investígalo, pero si no lo quieres dejar, no lo busques porque lo vas a encontrar.
Siempre he tenido mucha suerte. ¡Tremenda!
Sin misterio no hay amor. El misterio tiene que conservarse no puedes andar con la pantufla arrastrando en la casa. Es preciso que ser conserve un poco de misterio, que estés guapa en la casa para conservar el amor. A mí un hombre en la casa me hace ponerme guapa.
Soy una mujer extremadamente antisocial, prefiero tener la atención de un solo hombre brillante que la de una horda de imbéciles.
Un hombre tiene que ser escultura para satisfacer, una mujer para satisfacer solo sonríe.
Una mujer original no es aquella que no imita a nadie, sino aquella a la que nadie puede imitar.
Ya no hay hombres como los de antes; es un producto que se ha perdido, la calidad está perdida. Fíjate hasta en el físico de los nuevos hombres y verás que no tienen esas envergaduras.
Yo hago un llamado a todas las mujeres, al cuidado y la preocupación en la cama.
Yo no justifico el asesinato, el asesinato de una persona es algo horrible pero en este caso (de una violación a la mujer) yo también agarro la pistola y me lo trueno.
Yo no tengo sinsabores. Muchas mujeres que yo conozco se ponen tristes porque ya no tienen los 20, los 25 años. A mí no me importa. Yo tengo la edad que tengo.
Yo seré para ti una mujer más en tu vida, pero tú un hombre menos en la mía.

Frases de La Doña para subir la autoestima

María Felix fue muy criticada por su espontaneidad y sinceridad, pero sin duda alguna, estos fueron sus mejores rasgos. Aquí tienes frases de La Doña para subir la autoestima.

Alguna vez un periodista me preguntó con muy mala leche: A usted le gusta mucho hablar de sí misma, ¿verdad?, y le contesté: Yo prefiero hablar bien de mí a hablar mal de los demás.
Claro que tengo alma, el que un ciego como tú no la sepa ver no significa que no la tenga.
Diva es algo inventado, pero yo no fui fabricada. La vida me hizo y me hizo posiblemente muy bien.
En la vida yo considero que el éxito es inferior a la celebridad. El éxito puede ser alcanzado por mucha gente, la celebridad te toca y está contigo durante toda la vida.
La belleza está en la planta de los pues. Sí, porque una mujer bonita que está sentada se levanta y camina como chencha. Hay otras que no son tan bonitas pero caminando en la calle, las miras.
La belleza te lo da todo, pero no es todo.
La gente critica por envidia.
La gente sin ambición, no sale nunca del agujero.
La mejor manera de amor a alguien es amarlo como la persona que es, con sus defectos.
Me parece un poco difícil hablar de mí; el hablar de mí es muy severo porque soy mucho mejor de lo que parezco.
No es difícil ser bonita, ¡lo difícil es saber serlo!
No le tengo miedo ni a las canas ni a las arrugas, sino a la falta de interés por la vida. No le tengo miedo a que me caigan encima los años, sino a caerme yo misma.
No me des consejos, yo puedo cometer errores sola.
No te sientas mal si alguien te rechaza, la gente normalmente rechaza lo costoso porque no puede pagarlo.
No tengo voz pero tengo un estilacho.
Nunca he querido a nadie como me quiero yo a mí misma, entonces nadie ha podido hacerme sufrir.
Si uno está guapo por dentro naturalmente se refleja y embellece el exterior.
Vale más dar envidia que piedad.
Yo con el pasado no cuento, siempre vienen cosas nuevas.
Yo no me creo la divina garza, ¡soy la divina garza!
Yo no soy calzonuda, yo traigo calzones.
Yo prefiero hablar bien de mí a hablar mal de los demás.

Frases célebres de María Felix

México fue uno de los grandes amores de María Felix. Estas frases célebres demuestran su devoción a la nación que la vio nacer.

Entre el público de México y yo existe una historia de amor.
Los mexicanos aprendemos del fracaso.
Para mi manera de ver las cosas, necesitamos un líder con fuerza, con físico, con luces, con atractivo, con carisma y con amor al país.
Se me figura que México tiene que ser de otra manera.
Son los hombres en gran medida los que se han matada en las guerras y han volteado al país de cabeza en la política.
Tenemos que ser más autónomas, más dueñas y señoras de nuestro destino, así podremos hacer más por este país.
Yo creo que supe dirigir mi vida y dirigí bien mi carrera, porque hay gente que dirige bien su trabajo pero no dirige bien su vida.
Yo he deber nacido en Sonora, en mi tierra de Alamos, con mis montañas, con mi aire, ahí yo creo que nace la belleza.
Yo manejaría México con orden y con honor.
Yo no puedo dar secretos de belleza, más que una sola cosa para todo el mundo y para todos los momentos: disciplina.
Yo tengo alma de mariachi.

¿Te gustaron estas frases de María Felix? Compártelas con tus amigos para que otros conozcan la sabiduría y el poder de esta hermosa mujer.