frases de leon tolstoi

125 Frases de León Tolstoi, el Célebre Novelista Ruso

Liev Nikoláievich Tolstói (1828-1910), conocido simplemente como León Tolstoi, es quizás el novelista ruso más famoso de todos los tiempos y uno de los mejores a nivel mundial. Suyas son obras tan importantes como Guerra y Paz o Anna Karenina. Queremos ayudar a que la gente conozca a este gran autor y por eso hemos hecho esta recopilación de frases de León Tolstoi.

Frases célebres de León Tolstoi

Tolstoi no solo fue novelista, también pensador. Sus ideas sobre la «no violencia activa» inspiraron a personajes tan celebres como Gandhi o Martin Luther King. Estas frases de Tolstoi te harán reflexionar:

¡Cualquier cosa es mejor que las mentiras y el engaño!

¡Sé malo, pero al menos no seas un mentiroso!

¿Cómo puede uno estar bien… cuando uno sufre moralmente?

¿Estoy loco, para ver lo que otros no ven, o están locos los responsables de todo lo que estoy viendo?

¿Puede ser que no haya vivido como uno debería? De repente se le vino a la cabeza. ¿Pero cómo no, cuando he hecho todo como debería ser?

¿Qué es peor, el lobo que llora antes de comer el cordero o el lobo que no lo hace?

A menudo pienso que los hombres no entienden lo que es noble y lo que es ignorancia.

A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa.

A veces no sabía lo que temía, lo que deseaba: si temía o deseaba lo que había sido o lo que sería, y precisamente lo que deseaba, no lo sabía.

Algo mágico me ha sucedido: como un sueño cuando uno se siente temeroso y asustado, y de repente se despierta sabiendo que no existen tales terrores. Me he despertado.

Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre.

Aquí estoy vivo, y no es mi culpa, así que tengo que intentar salir adelante lo mejor que pueda sin herir a nadie hasta que la muerte se haga cargo.

Cada corazón tiene sus propios esqueletos.

Cada mentira es un veneno; no hay mentiras inofensivas Solo la verdad es segura. Solo la verdad me da consuelo: es el único diamante irrompible.

Cualquiera que sea nuestro destino o lo que sea, lo hemos logrado y no podemos quejamos.

Debido a la confianza en sí mismo con la que había hablado, nadie podía decir si lo que dijo era muy inteligente o muy estúpido.

Decir la verdad es muy difícil, y los jóvenes rara vez son capaces de hacerlo.

Dios es el mismo en todas partes.

Dios existe; pero no tiene ninguna prisa en hacerlo saber.

El arte es uno de los medios de comunicación entre los hombres.

El dinero es una nueva forma de esclavitud, que sólo se distingue de la antigua por el hecho de que es impersonal, de que no existe una relación humana entre amo y esclavo.

El dolor puro y completo es tan imposible como la alegría pura y completa.

El gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás.

El hombre no puede poseer nada mientras tenga miedo a la muerte. Pero para el que no teme, todo le pertenece.

El niño reconoce a la madre por la sonrisa.

El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.

El Reino de Dios está dentro de ti.

El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace.

El único conocimiento absoluto que puede alcanzar el hombre, es que la vida no tiene sentido.

En el mejor de los casos, es necesario el elogio o la alabanza de las relaciones más sencillas y amistosas, al igual que la grasa es necesaria para mantener las ruedas girando.

En el nombre de Dios, deténgase un momento, cese su trabajo, mire a su alrededor.

En lugar de ir a París para asistir a conferencias, vaya a la biblioteca pública, y no saldrá durante veinte años, si realmente desea aprender.

En medio del invierno, encuentro dentro de mí el verano invisible…

Es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de sus principios.

Es más fácil hacer leyes que gobernar.

Es mucho mejor hacer el bien de una manera que nadie sepa nada al respecto.

Es toda la voluntad de Dios: puedes morir mientras duermes, y Dios puede perdonarte en la batalla.

Es valiente el que teme lo que debe temerse, y no teme lo que no debe temerse.

Escribir leyes es fácil, pero gobernar es difícil.

Habrá hoy, habrá mañana, siempre habrá, y hubo ayer, y hay un día antes…

Hay algo en el espíritu humano que sobrevivirá y prevalecerá, hay una pequeña y brillante luz ardiendo en el corazón del hombre que no se apagará sin importar cuán oscuro se vuelva el mundo.

Hay menos encanto en la vida cuando piensas en la muerte, pero es más pacífica.

Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego.

Hurgando en nuestras almas, a menudo desenterramos algo que debería haber estado allí sin ser visto.

La ambición nos hermana bien con la bondad, sino con el orgullo, la astucia y la crueldad.

La ciencia humana fragmenta todo para comprenderlo, mata todo para examinarlo.

La felicidad es una alegoría, la infelicidad una historia.

La felicidad no depende de las cosas exteriores, sino de la forma en que las vemos.

La muerte no es más que un cambio de misión.

La música es la abreviatura de la emoción.

La primavera es el momento de los planes y proyectos.

La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón.

La verdadera vida se vive cuando ocurren pequeños cambios.

La vida de Ivan Ilych había sido la más simple y ordinaria, y, por lo tanto, la más terrible.

La vida no se detuvo y tuvo que vivir.

Las felicidades se parecen cada desgracia tiene una fisonomía especial.

Las mejores historias no vienen de bueno contra malo, sino de bueno contra bueno.

Lo incorrecto no deja de estar mal porque la mayoría participa en él.

Lo que cuenta para hacer un matrimonio feliz no es tanto cuán tan compatible eres, sino cómo lidias con la incompatibilidad.

Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.

Los hijos son tormento, y no otra cosa.

Los historiadores son como personas sordas que siguen respondiendo preguntas que nadie les ha hecho.

Los librepensadores son aquellos que están dispuestos a usar sus mentes sin prejuicios y sin temor a entender cosas que chocan con sus propias costumbres, privilegios o creencias. Este estado mental no es común, pero es esencial para pensar correctamente…

Los reyes son los esclavos de la Historia.

Me alegra que me veas tal como soy. Sobre todo, no me gustaría que la gente piense que quiero probar algo. No quiero probar nada, solo quiero vivir; no causar mal a nadie más que a mí mismo. Tengo ese derecho, ¿no?

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo.

Mi pecado principal es la duda. Dudo de todo, y estoy en duda la mayor parte del tiempo.

Mi silencio les estorba. Yo era como botella al revés cuya agua no puede salir porque la botella está demasiado llena.

Mientras haya mataderos siempre habrá campos de batalla.

Nada es tan necesario para un hombre joven como la compañía de mujeres inteligentes.

No hagáis el mal y no existirá.

No hay condiciones a las que una persona no pueda acostumbrarse, especialmente si ve que todos a su alrededor viven de la misma manera.

No hay grandeza donde no hay simplicidad, bondad y verdad.

No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás.

No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.

Para educar al campesinado, se necesitan tres cosas: escuelas, escuelas y escuelas.

Para los historiadores, los príncipes y los generales son genios; para los soldados siempre son unos cobardes.

Para mí, el mundo entero está dividido en dos partes: una es donde ella está, y hay toda felicidad, esperanza, luz; el otro es donde ella no está, y hay abatimiento y oscuridad.

Qué ilusión extraña es suponer que la belleza es la bondad.

Si admitimos que la vida humana puede ser gobernada por la razón, entonces se destruye toda posibilidad de vida.

Si buscas la perfección, nunca estarás contento.

Si no hubiera sufrimiento, el hombre no conocería sus límites, no se conocería a sí mismo.

Si quieres ser feliz, sé.

Si todos lucharan por sus propias convicciones, no habría guerra.

Siempre estoy conmigo mismo, y soy yo mi propio torturador.

Sin hipocresía, mentiras, castigos, cárceles, fortalezas y crímenes no puede surgir ningún nuevo poder ni sostenerse el que existe.

Soy como un hombre hambriento a quien le han dado comida. Tal vez tiene frío, y su ropa está rota, y está avergonzado, pero no es infeliz.

Sucede a veces que se discute porque no se llega a comprender lo que pretende demostrar nuestro interlocutor.

Toda la gran literatura es una de las dos historias; un hombre emprende un viaje o un extraño viene a la ciudad.

Toda la variedad, todo el encanto, toda la belleza de la vida está hecha de luces y sombras.

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada.

Todas las familias felices son iguales; pero cada familia infeliz es infeliz a su manera.

Todo depende de la educación.

Todo lo inteligente es tan aburrido…

Todo lo que podemos saber es que no sabemos nada. Y esa es la cumbre de la sabiduría humana.

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

Un hombre es como una fracción cuyo numerador es lo que es, y cuyo denominador es lo que piensa de sí mismo. Cuanto mayor sea el denominador, menor será la fracción.

Uno debe ser astuto y malvado en este mundo.

Vivir en contradicción con la razón propia es el estado moral más intolerable.

Frases de León Tolstoi sobre el amor

Anna Karenina se considera una de las cumbres de la literatura romántica. Pero no es la única obra donde Tolstoi da muestras de su maestría para hablar sobre el amor, como demuestran estas frases extraídas de varias de sus novelas.

¡Aprovecha los momentos de felicidad y amor! Esa es la única realidad en el mundo, todo lo demás es una locura.

¡Estamos dormidos hasta que nos enamoramos!

¿Es realmente posible decirle a otra persona lo que uno siente?

¿Qué edad hay mejor que aquella en que las 2 mejores virtudes, la alegría inocente y la necesidad de amar, eran las dos ruedas de la vida?

Ahora sentía que no solo estaba cerca de ella, sino que no sabía dónde terminaba y comenzaba ella.

Ama a los que te odian.

Amor. La razón por la que no me gusta esa palabra es porque significa mucho para mí, mucho más de lo que puedes entender.

Bajó tratando de no mirarla largamente, como si ella fuera el sol, pero la vio, como uno ve el sol, sin mirar.

Caminamos para encontrarnos en el momento de nuestro amor y luego hemos ido irresistiblemente a la deriva en diferentes direcciones, y no hay forma de alterar eso.

Creo que es cierto que hay tantas mentes como cabezas, hay tantos tipos de amor como corazones.

Cuando amas a alguien, amas a la persona tal como es, y no como te gustaría que fuera.

Cuando pienso en todos los males que he visto y sufrido a causa de los odios nacionales, me digo que todo ello descansa sobre una odiosa mentira: el amor a la patria.

El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

El matrimonio, tal como hoy existe, es la peor de todas las mentiras: La forma suprema del egoísmo.

El respeto se inventó para cubrir el lugar vacío donde el amor debería estar.

El verdadero amor supone siempre la renuncia a la propia comodidad personal.

La miró como un hombre podría mirar una flor desteñida que había arrancado, en la que le resultaba difícil rastrear la belleza que lo había hecho elegir y destruirla.

No tienen idea de lo que es la felicidad, no saben que sin este amor no hay felicidad o infelicidad para nosotros, no hay vida.

Para deshacerse de un enemigo uno debe amarlo.

Pero la ley de amar a los demás no puede ser descubierta por la razón, porque no es razonable.

Puedes amar a una persona querida por ti con un amor humano, pero un enemigo solo puede ser amado con un amor divino.

Si me amas como dices que lo haces, susurró, haz que se encuentre en paz.

Solo las personas que son capaces de amar fuertemente también pueden sufrir una gran pena, pero esta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar su dolor y sanarlos.

Tenía miedo de profanar el amor que llenaba su alma.

Todo lo que sé, lo sé por amor.

Yo creo que, si bien es cierto que hay tantas mentes como cabezas, entonces hay tantas clases de amor como corazones.

Yo quería movimiento y no un curso de existencia tranquilo. Quería emoción y peligro, y la oportunidad de sacrificarme por mi amor.

¿Te han gustado estas frases? Pues compártelas con tus amigos para que también las conozcan y ve a la librería más cercana a por algo de Tolstoi (tiene unas cuentas novelas donde elegir).