frases de julio iglesias

Frases de Julio Iglesias y sus Canciones (Las mejores Y LO SABES)

Julio Iglesias es un truhan y un señor. Uno de los cantantes españoles más reconocidos de la historia, con millones de discos de discos vendidos a sus espaldas y una lista también enorme de amoríos. Esta colección de frases de Julio Iglesias nos muestra al artista, pero también al personaje que con su fama de seductor se ha hecho un hueco en la cultura popular.

Frases Julio Iglesias

Las siguientes son frases de canciones de Julio Iglesias, así como de declaraciones suyas en diversos medios de comunicación:

¿Qué pasó con Gwendolyne? Era la hija de la familia más rica de Francia. Yo no sabía que era rica, sino que estaba rica. Ella tenía 18 años y yo 2 Se casó con un banquero. La última vez que la vi fue en un concierto en Lyon, hace como 20 años. Seguía guapísima.

A veces siento la vergüenza de decir, ¡coño!, la gente debe estar pensando que he tenido tantas y tantas mujeres. Seguramente he tenido más de las que me he merecido y millones menos de las que ustedes creen.

Ahora las gentes son más altas, mejor vestidas y mejor comidas (sobre los españoles).

Al final, las obras quedan las gentes se van. Otros que vienen las continuarán. La vida sigue igual.

Amante bueno es el que tiene tiempo, que no tiene problemas, el que se dedica a ella.

Amo la vida y amo el amor. Soy un truhan soy un señor.

Cada amigo es la familia que escogemos entre extraños.

Cuando el cuadro cuelga de tu pared durante mucho tiempo, no te das cuenta. Te cansas de él, incluso si es un Picasso. Cuando la siguiente generación herede el cuadro, lo vende. Yo no quiero ser vendido.

Cuando hay muchas luces, también las sombras son mayores.

Cuando llegas a los 35 años de tu carrera, haces discos para que tus fans te amen más, para que no te olviden.

Cuando llegué aquí (refiriéndose a Miami), no podía hablar una palabra de inglés, pero mi vida sexual era perfecta. Ahora mi inglés es perfecto, pero mi vida sexual es una basura.

Cuando me miro en el espejo no entiendo nada de lo que pasa conmigo.

Cuando yo era más joven lo leí todo, desordenadamente, como cualquier universitario. Ahora leo la prensa, las novelas de miedo. Me gusta E. T. y todo lo que no me confunde.

El amor es como el vino. Beber poco está bien, pero vaciar la botella da dolor de cabeza.

El amor llega a todo el mundo de muchas formas. La atracción siempre es lo primero, ¿no? Pero el amor debe ser más que eso. Debe ser mágico.

El éxito que mis hijos han tenido me ha ayudado inmensamente. He mostrado respeto por sus carreras.

El inglés es un idioma que me ha costado tantísimo trabajo aprender. Hasta hace apenas quince días tenía una profesora quince horas diarias, una chica de 27 años guapísima, que no hablaba el español y que ahora lo habla a la perfección mientras yo todavía no hablo bien el inglés (lo dijo cuando sacó su primer disco en inglés).

El titular es que estoy vivo.

En 1970 di 41 conciertos en 41 ciudades españolas distintas en 30 días. Hice el amor todas las noches. 41 ciudades diferentes, 41 novias diferentes. Fue mi etapa rockera.

En casa le canto a un perro. Se llama Berkeley, como la universidad. Si me pongo a cantar con mi mujer o mis hijos, se ponen a hablar, pero el perro me escucha y no ladra.

Enrique (Iglesias) puede ser un rebelde con causa, porque yo nunca fui un padre muy apegado a mis hijos, estaba viajando todo el tiempo.

Entre el bautizo y el entierro cada cual hace un camino y con sus decisiones un destino.

Entre el regreso y la despedida cicatrizan los errores.

España es un país de dos velocidades: la que entroniza el fracaso precisamente por no alcanzar el éxito y la que condena y maltrata al triunfador por pura envidia. Así somos, los españoles no nos queremos.

Evadiéndome: Inventado amores que se van, amores que se acaban apenas empezar.

Fíjense que yo tenía una cábala, o capricho, o como sea, que era el siguiente: no podía subirme a un escenario a cantar si antes no hacía el amor. Entonces era como un conejito, ‘chaca, chaca, chaca’… y me iba a cantar. Pero era espantoso, porque después, mientras estaba en el escenario, quería terminar rápido sabiendo que tenía una mujer desnuda esperándome en la habitación.

He amado mucho y he sido y sigo siendo un flirteador natural. Pero cómo no hacerlo, si la vida siempre coquetea conmigo. Si diera la espalda a eso, sería un amargado.

He cambiado mucho de cuando era joven. Por ejemplo: ahora me aterra volar. No me gusta y me da ansiedad cuando hay turbulencias en el avión. Antes me daba igual: mi único interés cuando subía a un avión era ligarme a la azafata para follármela en el baño.

He pasado por gilipollas para algunas generaciones, pero a lo mejor ahora ya no lo soy tan gilipollas porque, cuando me dan un vino, sé si es blanco o tinto, incluso a veces sé si es uno del 82 o del 68. Si me hablan de Sófocles, también puedo hablar de Platón.

He respetado a las mujeres desde el principio de mi vida.

He sido como Ronaldo en el Bernabéu. Las críticas me han hecho meter más goles.

Jamás oculto a nadie mi locura, mi forma caprichosa de querer.

La disciplina mata al carácter, pero es necesaria y más a mi edad.

La gente enamorada se mira a sus almas y es ese sentimiento el que intento capturar en mis canciones.

La humildad no es una cosa imaginaria.

La impresión que tengo del Trump del principio es la de un hombre irascible, cerca de un comediante. Hoy le daría un poco más de tiempo para ver si es capaz de remediar todas las tonterías que dijo en su campaña.

La infidelidad es un concepto muy raro. Me imagino a una persona en una mesa escribiendo y que ve pasar a alguien guapo y piensa: A este me lo follaría. Pues eso es infidelidad. Si piensas que te vas a follar a alguien, estás cometiendo un pecado, y esos los cometo todos los días.

La pasión ha estado en mi ADN durante generaciones.

La primera vez que visité Londres mi mánager me dijo: Los periódicos dicen que te has acostado con 1000 mujeres. Yo le dije que no comentara a nadie que no era verdad. Ahora estamos en 2014, así que la cifra debe de haber subido a 2000 Yo no llevo la cuenta.

La quería ya tanto que al partir de mi lado ya sabía que la iba a perder. Es que el alma le estaba cambiando de niña a mujer.

La Televisión Española informa muy mal. Es increíble que cuando las más importantes televisiones del mundo siguen los conciertos de Plácido Domingo, de Monserrat Caballé o conectan en directo para que la gente viva el momento en que Ángel Nieto gana una carrera o presencie el triunfo de Severiano Ballesteros, aquí se ignoren esos acontecimientos. Pero prefieren hacer cosas aburridísimas y hablar del aborto en lugar de tener una programación de verdad divertida e interesante.

La vanidad en mí siempre ha sido inteligente, pero ha sido variada también. No puedo decir: Yo no me merezco esto. Todos nos merecemos lo que nos exigimos hasta el máximo.

La vida me dio una voz pequeña, pero me la dio de dentro y los cantantes de dentro vivimos para siempre.

Las mujeres me vuelven loco, pero completamente loco… Desde que cumplí los cuatro años… Pero quiero decir a las estadounidenses que no soy un Superman.

Las oportunidades que tenemos los hombres públicos son muchas. Efectivamente, yo junto los ojos con la gente mucho más rápido de lo que esperaba. Cuando era un chaval joven nadie me miraba y cuando empecé a dar tres notas en la guitarra me empezaron a mirar (…) Es cierto que me he divertido mucho pero nunca he hecho nada.

Los sueños son una necesidad. Yo los vendo noche a noche.

Me encanta la intimidad.

Me gusta hacer ejercicio. Siempre camino una hora al día, nado 250 días al año y hago ejercicios de equilibrio que me llevan una hora.

Me gusta relajarme.

Me gustan las mujeres me gusta el vino, y si tengo que olvidarlas, bebo y olvido.

Me parece perfecto que le den el Nobel de Literatura porque Dylan representa la revolución del ‘hoy, baby’. Es un grandísimo escritor. Ha hecho mucho por la lingüística inglesa. Nunca olvidaré el día que entré con él en un ascensor en Sao Paulo, desde el que se veían todos los pisos, y me dijo: ‘Oye, Julio, a ver cuándo empiezas a grabar mis canciones, chico.

Mi meta es hacer a la gente soñar. Cuando me ven en el escenario, lo que imaginan sobre mí y la realidad se unen. Les seduzco. Pero primero tengo que seducirme a mi mismo.

Mi primer beso se lo di a la chica que yo creía que era mi novia, seguramente ella no lo sabía. No hubo beso. El primer beso no me acuerdo muy bien, pero seguramente fue robado.

Mi vida es cantar

Mis hijos son populares y muestran un tremendo amor por el público. Son profesionales.

Nada ni nadie me hará cambiar mi nacionalidad española. Soy y seré siempre español. Además, de los que españolean en el mundo.

No creo en las fronteras y no creo en razas o nacionalidades.

No dejaré de cantar hasta que la gente diga que es suficiente. Espero que sea muy tarde.

No hay cosa más intensa, más compleja y más gastadora que la creatividad

No he estado con muchas mujeres, sino que he estado con muchos amores, que es diferente. He amado mucho y he sido y sigo siendo un flirteador natural. Pero cómo no hacerlo, si la vida siempre coquetea conmigo. Si diera la espalda a eso, sería un amargado. No es él, son sus genes.

No he vuelto a juzgar ninguna situación de mi ex mujer, igual que ella no lo ha hecho sobre mí.

No podía cantar y canté y ni siquiera podía ser el más guapo y a veces lo parecí.

No sé hacer otra cosa que cantar. ¿Qué quieres? ¿Qué me quede en casa tocándome el pito? No podría.

Nunca se interesó (refiriéndose a Isabel Preysler) por mi carrera artística de una forma activa, pero sí pasiva. Ella me llenaba de emociones, me ayudó muchísimo, pero en lo que se refiere al artista trató siempre de separar los caminos y esa ha sido una de las causas fundamentales del fracaso de nuestro matrimonio.

Para amar el vino tinto tienes que tener un enfoque sano de la vida. El vino tinto es la vida, la única vida que puedes meter en una botella.

Para mí, no hacer nada es tener dos horas para flotar en el agua, que es un paraíso, y pienso: ‘Dios, qué hombre tan afortunado soy»».»

Que no se rompa la noche: Que tengo que amarte mucho, que tengo que amarte tanto.

Quiero cantar cosas simples para las simples vidas de gente simple.

Quise ser futbolista y no pude por un accidente que casi me deja paralítico. Luego, sin buscarlo, me convertí en poeta sin serlo y en cantante sin cantar. Estaba predestinado así.

Se intentan evitar los errores cometidos en el pasado.

Si fuera gay, sería el mejor gay de la historia.

Si he pasado por pijo, pues bendito sea. Seguramente era menos pijo de lo que parecía.

Si tu mamá tuvo la culpa tu papá la tuvo más.

Son formidables. Qué sería de mí sin ellos (sobre los paparazzi).

Soy el artista latino que ha sido más exitoso en la historia representando la cultura latina.

Soy el cantante preferido de la juventud soviética.

Soy un amante seguro. Amo ser amado.

Soy un gran copiador, siempre he sido un buen ladrón.

Soy un viejo, pero hoy me he levantado chaval.

Te retiras cuando estas enfermo y cuando no puedes hacer más o cuando el público te retira. Eso es lo más doloroso, porque te deja queriendo conseguir más.

Te voy a dejar de querer: Te vas a olvidar de la gente, me vas a atender más que a nadie.

Tengo 40 años y ya soy demasiado mayor para ser el nuevo ‘sex symbol’ norteamericano.

Tengo 63 años, doy asco. Pero por supuesto aún tengo la capacidad de seducir físicamente. La única cosa que ha mejorado es que he aprendido a cantar.

Tengo disciplina, cuido de mi voz.

Tengo que decir que dispongo de la inmensa suerte de cantar para los pueblos, y no para los gobernantes

Tengo un gran secreto: duermo desnudo. Eso no significa solo físicamente; tengo desnudo el corazón y la cabeza.

Tocaría en todos los festivales de España. Al Sonorama han ido amigos como el Dúo Dinámico o Raphael. Toda la música española ha ido y yo iré el año que viene.

Todo el amor que te hace falta: Porque tienes que guardar la compostura de una gran señora.

Un hombre solo: Voy de abrazo en abrazo, de beso en risa, me dan la mano, cuando es precisa.

Una cosa es ser varón y otra es ser hombre.

Una vez que has probado el aplauso de 5000 personas, te sentirás mal el día que solo te aplaudan 100 El mayor problema de mi trabajo es que puedes perderlo. Un día eres un triunfador, pero, al siguiente, no importa la gran estrella que seas, puedes ser un perdedor.

Unos nacen con todo y otros casi sin na´ pero todo llevamos un ticket que dice «Principio y final».

Vendes discos porque eres mi hijo, si no no los venderías (sobre su hijo Enrique).

Yo nací del miedo, nací de una cesárea.

Yo no entiendo mi vida sin el estudio de grabación.

Yo no estoy metido en esos menesteres ya. Creo que salí de esos menesteres hace ya 30 años (sobre Isabel Preysler y Vargas Llosa).

Yo no he sido un buen amante, pero ¿qué es un buen amante? Joaquín (Sabina) y Joan Manuel (Serrat) deben haber sido mejores amantes que yo. Las gentes con prisas no somos buenos amantes.

Yo no me veo haciendo reguetón. Escuché ‘Despacito’ de Luis Fonsi y me encantó. Me recordó mucho a lo que había inventado mi hijo Enrique.

Yo tengo desde siempre un capricho: no puedo subirme a un escenario a cantar si antes no hacía el amor. Entonces era como un conejito, ‘chaca, chaca, chaca’ y me iba a cantar. Pero era espantoso, porque después, mientras estaba en el escenario, quería terminar rápido sabiendo que tenía una mujer desnuda esperándome en la habitación.

Yo tengo que decir que dispongo de la inmensa suerte de cantar para los pueblos, y no para los gobernantes.

Imágenes de Julio Iglesias con frases de Y LO SABES
Ya dijimos al principio, Julio Iglesias forma parte de la cultura popular. Su figura ha inspirado los famosos memes de ¡Y lo sabes! Aquí tienes una buena muestra de los más cachondos:

Quieres compartir este post y lo sabes, así que hazlo a través de las redes sociales y únete a la Julioiglesias-mania.