Frases de Hipócrates sobre Medicina y Nutrición

frases de hipocrates de cos

Las frases de Hipócrates de Cos (Cos, c. 460 a. C.-Tesalia c. 370 a. C.) hablan de salud y nutrición, las dos mayores preocupaciones de este sabio griego considerado el padre de la Medicina. Hipócrates revolucionó la medicina en la Antigua Grecia, reuniendo todo el conocimiento médico antiguo al tiempo que aportaba nuevas prácticas médicas. Fue el quién nos dejó el célebre juramento hipocrático, que hoy día sigue vigente (con algunas modificaciones).

Y sin más dilación te dejamos con sus citas más célebres:

Frases de medicina Hipócrates

Algunos pacientes, aunque conscientes de que su condición es peligrosa, recuperan su salud simplemente por su satisfacción con la bondad del médico.

Aquello que se usa, se desarrolla. Lo que no se usa se desperdicia.

Caminar es la mejor medicina de un hombre.

Cualquiera que desee estudiar medicina debe dominar el arte del masaje.

Cuando estés enfermo, mira primero tu columna vertebral.

Cura a veces, trata con frecuencia, consuela siempre.

De hecho, hay dos cosas, ciencia y opinión. El primero engendra conocimiento, el último, ignorancia.

Debemos volvernos a la naturaleza misma, a las observaciones del cuerpo en cuanto a salud y enfermedad, para aprender la verdad.

Declara el pasado, diagnostica el presente, pronostica el futuro. Practica estos actos.

Descansa tan pronto como haya dolor.

Divina es la tarea de aliviar el dolor.

Donde hay amor por la medicina, hay amor por la humanidad.

El alma es la misma en todas las criaturas vivientes, aunque el cuerpo de cada uno es diferente.

El alma humana se desarrolla hasta el momento de la muerte.

El camino a la salud es tomar un baño aromático y un masaje perfumado todos los días.

El deporte es preservador de la salud.

El hombre sabio debería considerar que la salud es la mayor bendición humana.

El médico debe tener a su disposición un cierto ingenio, ya que la enfermedad es repulsiva tanto para los sanos como para los enfermos.

El médico trata, pero la naturaleza sana.

El paciente debe combatir la enfermedad junto con el médico.

El que desea ser cirujano debería ir a la guerra.

El silencio no solo no está sediento, sino que nunca trae dolor o tristeza.

El tiempo es aquello en lo que hay oportunidad, y la oportunidad es aquello en lo que no hay un gran momento.

Es mejor no aplicar ningún tratamiento en casos de cáncer oculto; porque si se trata (mediante cirugía), los pacientes mueren rápidamente; pero si no son tratados, se mantienen durante mucho tiempo.

Es mucho más importante saber qué persona tiene la enfermedad que qué enfermedad tiene la persona.

Estudia bien la columna vertebral, ya que muchas enfermedades están relacionadas con la columna vertebral.

Hay una circulación común, una respiración común. Todas las cosas están relacionadas.

Haz un hábito de dos cosas: ayudar; o al menos no hacer daño.

La ciencia es la madre del conocimiento, pero la opinión engendra ignorancia.

La curación es cuestión de tiempo, pero a veces también es una cuestión de oportunidad.

La fiebre de la enfermedad la provoca el cuerpo propio. La del amor, el cuerpo del otro.

La fuerza natural dentro de cada uno de nosotros es el mayor sanador de todos.

La función de proteger y desarrollar la salud debe ser incluso superior a la de restaurarla cuando está deteriorada.

La guerra es la mejor escuela del cirujano.

La medicina es de todas las Artes la más noble; pero, debido a la ignorancia de quienes la practican, y de aquellos que, inconsideradamente, forman un juicio sobre ella, en la actualidad está detrás de todas las artes.

La mejor medicina de todas es enseñarle a la gente cómo no necesitarla.

La naturaleza obra sin maestros.

La ociosidad y la falta de ocupación tienden a ser arrastradas, hacia el mal.

La oración, de hecho, es buena, pero al invocar a los dioses, un hombre debería echar una mano.

La principal virtud que puede tener el lenguaje es la claridad, y nada le resta tanto como el uso de palabras desconocidas.

La salud es la mayor de las bendiciones humanas.

La vida es breve, el arte es largo, la oportunidad fugaz, la experiencia engañosa y el juicio difícil.

La vida es tan corta, y el arte es tan largo de aprender.

Las cosas que son santas se revelan solo a los hombres que son santos…

Las enfermedades no nos llegan de la nada. Se desarrollan a partir de pequeños pecados diarios contra la Naturaleza. Cuando se hayan acumulado suficientes pecados, las enfermedades aparecerán de repente.

Las formas de las enfermedades son muchas y la curación de ellas es múltiple.

Las fuerzas naturales dentro de nosotros son los verdaderos sanadores de la enfermedad.

Lo que los medicamentos no sanan lo cura el hierro; lo que no cura el hierro, el fuego lo cura; lo que no sana el fuego debe considerarse incurable.

Los ancianos tienen menos enfermedades que los jóvenes, pero sus enfermedades nunca los abandonan.

Los hombres deberían saber que del cerebro y solo del cerebro, surgen nuestros placeres, alegrías, risas y bromas, así como nuestras tristezas, dolores, tristezas y lágrimas… Es lo mismo que nos vuelve locos o delirantes, nos inspira temor y miedo, ya sea de noche o de día, nos trae insomnio, errores inoportunos, ansiedades sin sentido, distracciones y actos que son contrarios a la costumbre…

Los hombres piensan que la epilepsia es divina, simplemente porque no la entienden. Algún día comprenderemos qué la causa y luego dejaremos de llamarla divino. Y así es con todo en el universo.

Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza ninguna para lo porvenir.

Los médicos son muchos en el título, pero muy pocos en realidad.

Los opuestos son curas para los opuestos.

Muchos admiran, pocos saben.

Ni la sociedad, ni el hombre, ni ninguna otra cosa deben sobrepasar para ser buenos los límites establecidos por la naturaleza.

No daré veneno a nadie, aunque me lo pida, ni le sugeriré tal posibilidad.

No hacer nada a veces es un buen remedio.

Por lo tanto, el corazón y el diafragma son particularmente sensibles, sin embargo, no tienen nada que ver con las operaciones del entendimiento, porque el cerebro es la causa de todo esto.

Quien desee investigar medicina debe proceder de la siguiente manera: En primer lugar, considerar las estaciones del año y el efecto que produce cada una de ellas.

Quien quiera adquirir un conocimiento competente de la medicina, debe poseer las siguientes cualidades: una disposición natural, instrucción en un lugar favorable para el estudio, un estudio temprano, amor por el trabajo y ocio.

Saber realmente es ciencia; simplemente creer que sabes, es ignorancia.

Si alguien desea una buena salud, primero debe preguntarse si está listo para eliminar las razones de su enfermedad. Solo entonces es posible ayudarlo.

Si no eres tu propio médico, eres un tonto.

Si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño.

Todas las partes del cuerpo que tienen una función, si se usan con moderación y se ejercitan en labores en las que están acostumbradas, se vuelven sanas, bien desarrolladas y envejecen más lentamente, pero si no se usan se vuelven propensas a enfermarse, tienen un crecimiento defectuoso y envejecen rápidamente.

Tonto el médico que desprecia el conocimiento adquirido por los antiguos.

Un hombre sabio debería darse cuenta de que la salud es su posesión más valiosa.

Un hombre sensato debería pensar que el bienestar es la mejor de las bendiciones humanas, y descubrir cómo con su pensamiento personal sacar provecho de sus enfermedades.

Un médico sin conocimiento de Astrología no tiene derecho a llamarse médico.

Una respuesta insolente de una persona educada es una mala señal.

Y administrará mejor el remedio el que haya previsto lo que sucederá a partir del estado actual del cuerpo.

Y si la incisión del cerebro se hace a la izquierda, el espasmo se apodera de las partes de la derecha, mientras que, si la incisión está a la derecha, el espasmo se apodera de las partes de la izquierda.

Frases de nutrición de Hipócrates

Hoy sabemos científicamente que la dieta es uno de los puntos clave para gozar de buena salud. Hipócrates también lo tenía claro y por eso en muchas de sus enseñanzas hablaba sobre la importancia de los alimentos:

¿Quién podría haber predicho, desde la estructura del cerebro, que el vino podría alterar sus funciones?

Así como la comida causa enfermedades crónicas, también puede ser la cura más poderosa.

Cada una de las sustancias de la dieta de un hombre actúa sobre su cuerpo y lo cambia de alguna manera y de estos cambios depende toda su vida.

Deja tus medicamentos en la olla del químico si puedes curar al paciente con comida.

Deje que los alimentos sean tu medicina y que la medicina sea tu alimento

El hombre inteligente debería considerar que la salud es la mayor de las bendiciones humanas. Que la comida sea tu medicina.

El vino es un artículo apropiado para la humanidad, tanto para el cuerpo sano como para el hombre enfermo.

El vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre si, en tanto en la salud como en la enfermedad, se administra con tino y justa medida.

Haz de tu alimentación tu mejor medicina.

La salud positiva requiere un conocimiento de la constitución primaria del hombre y de los poderes de diversos alimentos, tanto los naturales como los que resultan de la destreza humana. Pero comer solo no es suficiente para la salud. También debe haber ejercicio, del cual también deben conocerse los efectos. La combinación de estas dos cosas hace el régimen, cuando se presta la debida atención a la estación del año, los cambios de viento, la edad del individuo y la situación de su hogar. Si hay alguna deficiencia en la comida o el ejercicio, el cuerpo se enfermará.

No daré veneno a nadie, aunque me lo pida, ni le sugeriré tal posibilidad.

Si pudiéramos dar a cada individuo la cantidad adecuada de alimento y ejercicio, ni demasiado ni demasiado poco, habríamos encontrado el camino más seguro hacia la salud.

Si pudiésemos dar a cada individuo la cantidad adecuada de nutrición y ejercicio, ni muy poco ni demasiado, habríamos encontrado el camino más seguro hacia la salud.

Toda enfermedad comienza en el intestino.

Todo en exceso se opone a la naturaleza.

Un trago de vino aplaca el hambre, un hambre excesiva detesta el vino.

Compartir también es salud, así que comparte estás frases y ayúdanos a que estas citas lleguen al mayor número posible de gente.

Guillermo

Hola, me llamo Guillermo y soy muchas cosas, entre ellas coleccionista de frases. Un día decidí compartir mis frases favoritas con todo el mundo y así nació este lugar. Portal Frases no es el único proyecto online que tengo pero sí mi preferido.

También te podría gustar...