frases de duelo

Frases de Duelo para superar una pérdida

Llamamos duelo al proceso de adaptación emocional que sigue a la muerte de alguien cercano. Según los psicólogos, este proceso consta de cinco fases: Negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Aunque cada persona vive el duelo a su manera, creemos que estas frases de duelo pueden servir de inspiración o ayuda a cualquiera de estos malos momentos.

Frases para duelo

Superar el duelo no significa olvidar al fallecido, ni mucho menos. Ese ser querido vivirá para siempre en nuestro recuerdo. Precisamente para mantener vivo ese recuerdo cada vez más personas apuestan por la incineración para poder conservar las cenizas en una urna funeraria. Si eres una de ellas, aquí tienes una selección de las mejores urnas funerarias.

También existen otras opciones más originales, como los colgantes para cenizas de plata.

Todo para sentir que esa persona tan especial nos sigue acompañando en cierto modo. Y ahora sí vamos con nuestra selección de frases del duelo.

¿Cómo podrías elegir algo que pudiera contener la mitad de tu corazón que tenías que enterrar? (Jodi Picoult)

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en el mismo ataúd. (Alphonse de Lamartine)

A veces, el duelo nos transforma en monstruos. A veces, les decimos y les hacemos cosas a las personas que amamos y luego no nos podemos perdonar. (Melina Marchetta)

Ahora es nunca, todo es nada, si no descanso en tu mirada. (Gustavo Cerati)

Ahora, se ha apoderado de nosotros algo tan triste que nos deja sin aliento. Y ni siquiera podemos llorar. (Charles Bukowski)

Al desdichado hace consuelo tener compañía en su suerte y duelo.

Amar a alguien, es decirle: no morirás.

Cuando eres consciente de la muerte, acabas asumiendo tu propia soledad.

Cuando un ser querido se convierte en un recuerdo, la memoria se convierte en un tesoro.

Cuando una persona desaparece, el resto del mundo parece estar vacío. (Pat Schweibert)

Cuanto más oscura es la noche, más brillantes son las estrellas. Cuanto más profundo es el duelo, más cerca está Dios. (Fyodor Dostoyevsky)

Da palabras de tristeza; el dolor que no habla agarra el corazón forjado y lo obliga a romperse. (William Shakespeare)

Debemos abrazar el dolor y quemarlo como gasolina para nuestro viaje. (Kenji Miyazawa)

Dios sabe que no debemos avergonzarnos nunca de nuestras lágrimas, pues son lluvia que cae sobre el polvo cegador de la tierra que endurece nuestros corazones. (Charles Dickens)

Dios será mi esperanza, mi guía y linterna a mis pies. (William Shakespeare)

El amigo que está en silencio con nosotros, en un momento de angustia o incertidumbre, que puede compartir nuestro pesar y desconsuelo… y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ése es el amigo que realmente nos quiere.

El cielo es un lugar cercano, así que no hay necesidad de decir adiós. (Lene Marlin)

El dolor deja una marca demasiado profunda como para que se vea, una marca que queda fuera del alcance de la vista y de la mente. (Margaret Atwood)

El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional. (Buda)

El dolor es una fruta. Dios no las hace crecer en ramas demasiado débiles para soportarlas. (Víctor Hugo)

El dolor pasa, pero la belleza de la vida permanece. (Pierre Auguste)

El duelo es el más agudo desafío a nuestra confianza en Dios si la fe puede superar esto, no hay montaña que no pueda quitar. (Dean Inge)

El duelo es el precio que pagamos por el amor. (E. A. (Bucchianeri)

El duelo es un proceso, no un estado. (Anne Grant)

El duelo suprimido sofoca. Hace estragos dentro del pecho y está forzado a multiplicar su fuerza. (Ovidio)

El pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo en cenizas.

El tiempo no duerme los grandes dolores, pero sí los adormece. (George Sand)

En lo profundo de la tierra, mi amor está mintiendo, y debo llorar solo. (Edgar Allan Poe)

Incluso si la felicidad se olvida de ti un poco, nunca te olvides completamente de ella.

La historia nunca dice adiós. Lo que dice siempre es un hasta luego. (Eduardo Galeano)

La muerte es un tránsito, es un camino hacia la vida eterna, es una nueva vida.

La muerte es una amarga pirueta de la que no guardan recuerdo los muertos, sino los vivos. (Camilo José Cela)

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene. (Jorge Luis Borges)

La muerte no es apagar la luz, es solamente apagar la lámpara porque ha llegado el amanecer. (Rabindranath Tagore)

La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos.

La pena puede ser una carga, pero también un ancla. (Te acostumbras al peso, cómo te mantiene en su lugar. (Sarah Dessen)

La pérdida nos enseña mejor el valor de las cosas. (Arthur Schopenhauer)

Las lágrimas no son para las personas que hemos perdido. Son para nosotros.

Las lágrimas que no se lloran, ¿esperan en pequeños lagos? ¿O serán ríos invisibles que corren hacia la tristeza? (Pablo Neruda)

Las lágrimas son palabras que la boca no puede decir ni el corazón puede soportar.

Lloramos porque alguien tan adorable debería tener una vida tan breve. (William Cullen Bryant)

Llorar es hacer menos profundo el duelo. (William Shakespeare)

Lo que importa no es lo que la vida te hace, sino lo que tú haces con lo que la vida te hace.

Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.

Los que estamos de luto no estamos solos. Pertenecemos a la compañía más grande del mundo: la compañía de quienes han conocido el sufrimiento. (Helen Keller)

Los verdaderos paraísos son los perdidos. (J. Luis Borges)

Me sentí mejor que antes de haber llorado, más triste, más consciente de mi ingratitud, más manso. (Charles Dickens)

Mis pies querrán caminar hacia dónde estás durmiendo, pero seguiré viviendo. (Pablo Neruda)

Morimos tantas veces como perdemos a uno de los nuestros. (Siro)

No diré: no llores; porque no todas las lágrimas son malas. (JRR Tolkien)

No es posible amar hasta morir, porque el amor es inmortalidad. (Emily Dickinson)

No existen las despedidas entre nosotros. Allí donde estés, te llevaré en mi corazón.

No hay palabras para describir lo mucho que siento tu pérdida.

No puedes evitar que el pájaro de la tristeza vuele sobre ti, pero puedes evitar que anide en tus cabellos.

No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que tienes. (Bob Marley)

No son los días lo que recordamos, sino los momentos. (Walt Disney)

No te aflijas. Cualquier cosa que pierdes vuelve a ti en otra forma. (Rumi)

Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

Recordar es el mejor modo de olvidar. (Sigmund Freud)

Sentimos todo en este momento tan doloroso y difícil, os hago llegar mi más sentidas y sinceras condolencias.

Si bien estamos de luto por la pérdida de nuestro amigo, otros se alegran al encontrarse con él detrás del velo. (John Tailor)

Sólo el tiempo es consuelo para la pérdida de una madre. (Jane Galeses Carlyle)

Solo sanamos de un dolor cuando lo padecemos plenamente. (Marcel Proust)

Su muerte no debe ponernos tristes, entendamos que ahora su espíritu está tranquilo, mientras estuvo entre nosotros fue muy feliz.

Te digo adiós para toda la vida, pero toda la vida seguiré pensando en ti. (José Ángel Buesa)

Todos a quienes has perdido siguen contigo, así que es posible que nunca perdamos a nadie del todo.

Tu ausencia se nota en nuestros corazones.

Uno puede creer ahora que nunca se sentirá mejor. Pero esto no es cierto. Uno está seguro de volver a ser feliz. Saber esto, creerlo de verdad, le hará a uno sentirse menos desdichado ahora. (Abraham Lincoln)

Vivir en el corazón de los que dejamos detrás de nosotros no es morir. (T. Campbell)

Ya ves que es tan honda la pena sentida, que nada hay más triste que el último adiós.

Llegamos al final. Si este artículo te ha parecido interesante tal vez ahora quieras leer este otro con frases de pésame.