Frases de Carmen Calvo, Vicepresidenta del Gobierno

frases de Carmen Calvo

Como vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de presidencia, Carmen Calvo se ve en la incómoda obligación de defender al Gobierno haga lo que haga, ya sea subir de facto el precio de la luz, congelar la subida del SMI o incumplir cualquier otra promesa electoral. Esa presión constante por defender lo indefendible hace que a menudo sus argumentos se vuelvan confusos y disparatados.

Aunque, para ser justos, Calvo ha dejado varias perlas a lo largo de toda su carrera política, como cuando dijo aquello de que el dinero publico no es de nadie. Así que ya va siendo hora de hacer un recopilatorio con las mejores frases de Carmen Calvo. Como siempre, iremos ampliando el listado.

Frases de Carmen Calvo

¿El feminismo es de todas? No, bonita, nos lo hemos currado en la »geniología» (sic) del progresismo, del pensamiento socialista.

Ánimo, chicos, hay que seguir teniendo ideales; gracias porque componéis y porque estáis aportando, esto no es karaoke.

Cuando deje de ser ministra seguiré siendo yo, que es mi verdadero cargo.

Deseo que la UNESCO legisle para todos los planetas

El español está lleno de anglicanismos.

El libro es muy útil: no se le agotan las pilas, no hay que enchufarlo, no se queda sin cobertura; considero que es la alegría de tu vida porque te lo puedes llevar a cualquier sitio.

El Rocío es la explosión de la primavera en el Mediterráneo.

El temazo no es cuándo se plancha y se pone la lavadora, sino quién plancha y quién pone la lavadora.

Es difícil entender cómo se nos desploma tanto electorado que nosotros pensamos que podría estar cerca.

Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie.

Fernando Simón tiene ese cargo en razón de su «expertitud».

Hay rebrotes porque tiene que haberlos.

Hoy en día cuando se habla de cultura se habla de creación y de industria, una cosa sin la otra ya no existe.

La cultura no puede ser ni gratis, porque los creadores tienen que vivir de ella, ni cara, para que todos podamos acceder a ella. Por eso, hay que lanzar un mensaje esperanzador a los jóvenes, que son quienes cometen más estas actividades delictivas, porque su poder adquisitivo es menor y sus necesidades culturales más amplias.

La inmensa mayoría de los hombres son gente decente. Llevamos toda la vida escuchando a los hombres, sabemos cómo funcionan, pero no sé si los hombres saben cómo funcionamos las mujeres.

Las mujeres no tenemos por qué reconocernos en el masculino de la Constitución.

Las mujeres sólo queremos poder competir en igualdad de oportunidades porque sabemos que ganamos.

Las señoras tienen que ser caballeras, quijotas, manchegas.

Los toros son de todos los que somos capaces de entenderlos y de respetar el espectáculo, y de la mucha gente que se compra su entrada para disfrutarlos.

Me gusta madrugar para poder pasar más rato en el baño: Allí leo el periódico, oigo la radio, oigo música y hablo por teléfono con alcaldes, ¡en bragas!

Ni por la presión ni por las leyes van a desaparecer las corridas de toros.

No hay ninguna posibilidad de que Unidas Podemos entre en el Consejo de Ministros. (Declaraciones de septiembre de 2019)

No nos deberíamos fiar nada de tener a un putero presidiendo un Gobierno (en referencia a Berlusconi).

No podemos perder el dominio de la Ñ, que casualmente es la letra que está la palabra español.

Para un socialista es difícil hablar de cañas, de ex y de berberechos.

Quien no es feminista, que se revise si es demócrata.

Recordando las palabras de Leonardo da Vinci: lo que mueve el mundo no son las máquinas, sino las ideas y defenderlas frente al plagio es una batalla necesaria para la sociedad. (En realidad lo dijo Víctor Hugo)

Salimos de la dictadura a la democracia sin un solo roce de violencia, salvo ETA.

Un concierto de rock en español hace más por el castellano que el Instituto Cervantes..

Yo he sido cocinera antes que fraila.

Yo no me había dado cuenta nunca, la verdad que a veces los mapas los tiene uno en la cabeza y los tiene mal. Yo no me había dado cuenta nunca que Nueva York, Madrid, Teherán y Pekín están casi en línea recta, no exactamente pero casi en línea recta, en horizontal, que son tres de las grandes ciudades donde se ha dado un problema del demonio.

Yo también trabajo muchos años en el ámbito privado, soy funcionaria pública.

Yo transmito que soy muy yo, y que voy de yo por la vida. Soy una tía a la que no doblan. Yo no renuncio a mis vaqueros ni a nada.

Ya ves, el que tiene boca se equivoca, y los políticos españoles tienen un Máster en eso. Que le pregunten a Casado o a Rajoy 😛. Si te ha gustado el post, compártelo con tus amigos a través de las redes sociales.