frases de anatole france

Frases de Anatole France: sus 100 mejores pensamientos

Anatole François Thibault, simplemente conocido como Anatole France, fue un escritor nació en París en 1844. En 1921, recibió el Premio Nobel de Literatura por el conjunto de su obra. Además de por su éxito en la literatura, Anatole destacó por su compromiso social, participando por ejemplo en fundación de la Liga de los Derechos del Hombre.

Si quieres saber más sobre este gran autor, no te pierdas la siguiente recopilación de frases de Anatole France.

Anatole France: frases

¡Cuáles serían los desiertos de la vida sin los brillantes espejismos de nuestros pensamientos!

¿Con qué derecho los dioses inmortales degradarían a un hombre virtuoso hasta el punto de recompensarlo?

A mi edad sabemos demasiado lo inocente que es la vida; sabemos demasiado lo que se pierde, tardando demasiado en este mundo; y sólo confiamos en la juventud.

Al artista le debe gustar la vida y mostrarnos que es hermosa. Si no fuera por él, lo dudaríamos.

Al saber cómo sufrir, se sufre menos.

Antes de amar a un animal, parte de nuestra alma parece no estar de acuerdo.

Cada cambio, incluso los que anhelamos, tiene su melancolía.

Considero que el autoconocimiento es una fuente de preocupación, inquietud y tormento. He asistido lo menos posible.

Considero que la piedad de los ricos hacia los pobres es perjudicial y contraria a la hermandad humana.

Cuando, en la edad adulta, mantienen esa maravillosa facultad, decimos que son poetas o locos.

De todas las escuelas a las que he asistido, la de la calle, me pareció la mejor.

Definen el milagro: una derogación de las leyes de la naturaleza. No los conocemos, ¿cómo sabríamos que un hecho los derrota?

Dudamos incluso de nuestra propia duda.

El corazón da vida a todo lo que ama.

El cristianismo ha hecho mucho por el amor al convertirlo en un pecado.

El dinero es uno de los fines de una vida feliz: los hombres lo han convertido en el único fin.

El dolor es un gran maestro de los hombres.

El estado es como el cuerpo humano. No todas las funciones que realiza son nobles.

El futuro permanece oculto incluso para los hombres que lo hacen.

El hambre y el amor son los dos sexos del mundo. La humanidad gira en torno al amor y el hambre.

El hombre no cree en lo que es, cree en lo que desea ser.

El juego es un cuerpo a cuerpo con el destino.

El mal es necesario. El bien tiene su fuente en lo profundo de la naturaleza, y uno no podría agotarse sin el otro.

El pasado es la única realidad humana. Todo lo que es fue una vez.

El pensamiento es una enfermedad propia de algunos individuos y no se extendería sin causar rápidamente el fin de la especie.

El sentido común nos dice que la tierra está inmóvil, que el sol gira a su alrededor, y que los hombres que viven en las antípodas caminan al revés.

El trabajo le sienta bien al hombre, (…) le impide mirar a ese otro que es él y que hace horrible su soledad.

El trabajo tiene más de esto: distrae nuestra vanidad, engaña nuestra falta de poder y nos hace sentir la esperanza de un buen acontecimiento.

En el arte como en el amor, el instinto es suficiente.

En la noche en que todos estamos, el sabio choca contra la pared, mientras que el ignorante se acuesta tranquilamente en medio de la habitación.

Eres rebelde cuando te golpean. Los vencedores nunca son rebeldes.

Es creyendo en las rosas que las hacemos florecer.

Es el amor lo que hace las cosas bellas.

Es la compasión la que nos hace verdaderamente humanos y nos impide convertirnos en piedra, como los monstruos de la impiedad en las leyendas.

Es una gran tontería el «conócete a ti mismo» de la filosofía griega. Nunca nos conoceremos a nosotros mismos ni a los demás. Pero no se trata de eso. Crear el mundo es menos imposible que explicarlo.

La educación no es cuánto has guardado en tu memoria, ni siquiera cuánto sabes. Es ser capaz de diferenciar entre lo que sabes y lo que no sabes.

La gente hace bien su lengua. Los hacen imaginativos y claros, vivos y expresivos. Si los sabios los hicieran, serían aburridos y pesados.

La ignorancia es la condición necesaria para la felicidad de los hombres, y hay que reconocer que la mayoría de las veces los satisface bien.

La justicia es la sanción de las injusticias establecidas.

La majestuosa igualdad de leyes, que prohíbe tanto a los ricos como a los pobres dormir bajo los puentes, mendigar en las calles y robar pan.

La mujer se alimenta de caricias, como la abeja de las flores.

La religión ha prestado un gran servicio al amor, convirtiéndolo en un pecado.

La vida de una nación, como la de un individuo, es una ruina perpetua, una secuencia de derrumbes, una expansión interminable de miserias y crímenes.

La vida real sería insoportable si no fuera por los sueños.

La virtud está en el esfuerzo.

La virtud, como los cuervos, anida en las ruinas.

Las cosas, en sí mismas, no son ni grandes ni pequeñas, y cuando consideramos que el universo es vasto, es simplemente una idea humana.

Las grandes obras de este mundo siempre han sido hechas por locos.

Las ideas de ayer hacen las costumbres de mañana.

Las mujeres y los médicos saben muy bien lo necesarias que son las mentiras para los hombres.

Las opiniones comunes pasan sin ser examinadas. La mayoría de las veces no las admitiríamos si les prestáramos atención.

Las razones de nuestras acciones son oscuras y los impulsos que nos llevan a la acción permanecen profundamente ocultos.

Las verdades descubiertas por la inteligencia son estériles. Sólo el corazón es capaz de fecundar sus sueños.

Llamamos peligrosos a los que tienen un espíritu diferente al nuestro e inmorales a los que no tienen nuestra moral.

Lo mejor de la juventud es poder admirar sin entender.

Lo que más asusta a un loco es su conversación sana.

Lo real nos sirve para fabricar mejor o peor un poco de lo ideal.

Los acontecimientos habían magnificado su inteligencia naturalmente estrecha. La inmensa ironía de las cosas había pasado en su alma y lo había hecho fácil, sonriente y ligero.

Los felices saben poco de la vida:

Los hombres animados por una fe común no han hecho nada más rápido que exterminar a los que piensan diferente, especialmente cuando la diferencia es muy pequeña.

Los hombres se pelean más a menudo por las palabras. Es a través de las palabras que matan y se hacen matar con mayor compromiso.

Los niños se imaginan fácilmente las cosas que quieren y no tienen.

Los poetas nos ayudan a amar: es lo único para lo que sirven.

Los poetas nos ayudan a amar: sólo sirven para eso.

Mejor entender poco que malinterpretar.

Mucho han aprendido quienes han conocido bien el sufrimiento.

Nada es más poderoso que la palabra: el encadenamiento de razones fuertes y pensamientos elevados.

Nada estropea tanto una confesión como el arrepentimiento.

No es bueno aferrarse obstinadamente a los bienes mortales; debemos dejar lo que nos deja.

No hay gobiernos populares. Gobernar es desagradable.

No me hago ilusiones con los hombres, y por si los odio, los desprecio.

No sabemos qué hacer con esta corta vida y deseamos otra que sea eterna.

No son las ideas, sino las acciones las que hacen que un pueblo viva.

Nunca prestes libros, porque nunca los devolverán. Todos los libros que tengo en mi biblioteca son libros que otras personas me han prestado.

Para lograr grandes cosas, es necesario no sólo planear, sino también creer; no sólo actuar, sino también soñar.

Para lograr grandes cosas, necesitamos soñar de la misma manera que actuamos.

Para lograr grandes logros, no sólo debemos actuar, sino también soñar; no sólo planear, sino también creer.

Por mucho que busquemos, sólo nos encontramos a nosotros mismos.

Porque todas nuestras verdaderas miserias son íntimas y causadas por nosotros mismos. Creemos erróneamente que vienen de fuera, pero los formamos dentro de nosotros mismos, de nuestra propia sustancia.

Prefiero el error del entusiasmo a la indiferencia del sentido común.

Prefiero los errores del entusiasmo a la indiferencia de la sabiduría.

Rara vez he abierto una puerta por descuido sin haberme encontrado con un espectáculo que me hiciera sentir, por la humanidad, compasión, asco u horror.

Saber no es absolutamente nada, imaginarlo es todo.

Si 5 mil millones de personas creen en una cosa estúpida, esa cosa sigue siendo estúpida.

Siempre preferí la locura de las pasiones a la sabiduría de la indiferencia.

Sin engañarse, la humanidad perecería por la desesperación y el aburrimiento.

Sólo amamos de verdad si amamos sin motivo.

Sólo los hombres que no se interesan por las mujeres se interesan por su ropa. Los hombres a los que les gustan las mujeres ni siquiera se dan cuenta de lo que llevan puesto.

Sólo los pobres pagan en efectivo, pero no en virtud, porque no tienen crédito.

Sólo se ama de verdad cuando se ama sin razón.

Todos los cambios, incluso los más deseados, tienen su melancolía. Porque lo que dejamos atrás es una parte de nosotros mismos, y debemos morir a una vida antes de poder entrar en otra.

Todos los hombres que no saben qué hacer con esta vida quieren otra vida que nunca termina.

Un buen retrato es una biografía pintada.

Una mierda repetida por treinta y seis millones de bocas sigue siendo una mierda. La mayoría de las veces, las mayorías han mostrado una aptitud superior a la servidumbre.

Vive como aconsejas, di lo que haces, haz lo que dices.

Anatole France: Top 10 frases y pensamientos

Es difícil quedarse con solo una de las citas de Anatole, pero si hay que elegir tal vez nos quedaríamos con este top 10.

Como siempre, esperamos que este post te haya servido para conocer mejor a Anatole France. Si ha sido así puedes agradecerlo compartiendo este artículo a través de las redes sociales.