frases de adolf hitler

50 Frases de Adolf Hitler que muestran su forma de pensar

Es posible que leer esta colección de frases de Hitler te provoque un escalofrío. Al fin y al cabo, se trata del dictador que provocó la Segunda Guerra Mundial e ideó el genocidio que acabó con la vida de millones de seres humanos. Pero, como suele decirse, conocer la Historia es el primer paso para no repetir sus errores, y por eso puede ser interesante recordar las citas más célebres de Adolfo Hitler. Míralo como un viaje al corazón de la Bestia.

Adolf Hitler: frases célebres

¿Existirá algún tipo de suciedad o despilfarro, especialmente en la vida cultura, que no involucre a algún judío? Incluso si cortas la historia de manera cuidadosa encontrarás siempre a un gusano como si se tratara de un cuerpo en descomposición.

Alemania será un poder mundial o no será en absoluto.

Ante Dios y el mundo, el más fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad ¡Al que no tiene la fuerza, el derecho en sí no le sirve de nada! Toda la naturaleza es una formidable pugna entre la fuerza y la debilidad, una eterna victoria del fuerte sobre el débil.

Antes de volver a entrevistarme con Franco prefiero que me arranquen las muelas.

Aquel que quiera vivir debe luchar. Y quien no quiere luchar en esta vida, donde la lucha permanente es la ley de la vida, no tiene derecho a existir.

Aquel que se gane a la juventud, se gana el futuro.

Carezco de sucesor.

Con humanidad y democracia nunca han sido liberados los pueblos.

Cuando la diplomacia termina, la guerra empieza.

Cuando se inicia y desencadena una guerra lo que importa no es tener la razón, sino conseguir la victoria.

Debe procurar que sólo engendren hijos los individuos sanos, porque el hecho de que personas enfermas o incapaces pongan hijos en el mundo es una desgracia, en tanto que el abstenerse de hacerlo es un acto altamente honroso.

Debo cumplir con mi misión histórica y la cumpliré porque la Divina Providencia me ha elegido para ello.

Dios Todopoderoso creó nuestra nación. Al defender su existencia, defendemos su trabajo. Pronunciada en un mensaje de radio el 30 de enero de 94

El Estado debe declarar al niño como el tesoro más preciado del pueblo. Si el pueblo percibe que el gobierno trabaja para el beneficio de los niños, soportará casi cualquier restricción a la libertad y cualquier tipo de privación.

El golpe más fuerte recibido por la humanidad fue la llegada del Cristianismo. El bolchevismo es el hijo ilegítimo del Cristianismo y ambos son invención de los judíos

El grito de una ametralladora de doce pulgadas es mucho más penetrante que el siseo de mil periódicos judíos. Por eso, deja que sigan con su siseo.

El hombre fuerte es más poderoso cuando está solo.

El nacionalsocialismo no es ninguna doctrina de inactividad; es una doctrina de lucha. No es una doctrina de goce, sino una doctrina de esfuerzo y de lucha.

El Partido Nazi no deberá convertirse en el alguacil de la opinión pública, deberá dominarla. No será un sirviente de las masas sino su amo.

Es indudable que los judíos son una raza pero no son humanos.

Hay millones de huérfanos, lisiados y viudas entre nosotros. ¡También ellos tienen derechos! Para la Alemania de hoy ninguno ha muerto ni ha quedado lisiado, huérfano o viuda. ¡Tenemos la deuda con estos millones de construir una nueva Alemania!

La lectura no es un fin en sí mismo, sino el medio para un fin.

La Naturaleza eterna venga inexorablemente la transgresión de sus preceptos.

La personificación del diablo como el símbolo de todos los males asume la forma de vida del judío.

La vida no perdona la debilidad.

Las armas más crueles resultan humanitarias si consiguen provocar una rápida victoria.

Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña.

Las mujeres más bellas pertenecen por derecho a los combatientes.

Las palabras construyen puentes hacia regiones inexploradas.

Logré comprender igualmente la importancia del terror físico para con el individuo y las masas.

Los obstáculos no existen para rendirnos ante ellos, existen solamente para romperlos.

Los seres humanos producto de la mezcla de razas son despreciables.

Mañana muchos maldecirán mi nombre.

Nada como invadir Polonia un viernes por la mañana para levantar el ánimo.

No es mi ambición esto de estar en guerra, pero sí lo es crear un nuevo estado nacional y social de la más alta cultura.

No importa la verdad. Importa la victoria.

Nunca te compares con los demás porque si lo haces, te estás insultando a ti mismo.

Para poder continuar subsistiendo como un parásito dentro de la nación, el judío necesita consagrarse a la tarea de negar su propia naturaleza intima”.

Podemos hundirnos, pero nos llevaremos un mundo con nosotros.

Qué mejor suerte que gobernar a hombres que no piensan.

Quizás la más grande y mejor lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia”.

Se debe procurar que sólo engendren hijos los individuos sanos, porque el hecho de que personas enfermas o incapaces pongan hijos en el mundo es una desgracia, en tanto que el abstenerse de hacerlo es un acto altamente honroso.

Sé perfectamente que se gana a menos gente a través de la palabra escrita que por la palabra oral. Cada uno de los grandes momentos de este mundo debe su grandeza a grandes oradores y no a grandes escritores.

Seguramente la primera etapa de la cultura humana se basó menos en el empleo del animal doméstico que en los servicios prestados por hombres de raza inferior.

Si ganas, no necesitas dar explicaciones; pero si pierdes, no deberás estar ahí para explicar nada.

Si quieres brillar como el sol primero debes arder como él.

Siéntete orgulloso de tu pueblo cuando no debas avergonzarte de ninguna de sus clases sociales.

Sólo puedo luchar por algo que amo, amo algo que respeto y respeto aquello que conozco.

Soy un nacionalista, pero no soy un patriot.

Un hombre no muere por algo en lo que no cree.

Lo más estremecedor de estas frases es que no se diferencian demasiado de declaraciones que hemos escuchado últimamente a algunos políticos. El virus del fascismo sigue rondando por el mundo y como siempre la educación es la mejor vacuna.