frases de Abraham Lincoln

Frases de Abraham Lincoln: 135 pensamientos célebres

Abraham Lincoln fue el décimo sexto presidente de los Estados Unidos, ocupando el cargo desde 1861 a 1865. Su mandato quedó marcado por la Guerra de Secesión, en la que varios estados del sur defensores de la esclavitud (y contrarios a su abolición, como pretendía Lincoln) declararon de forma unilateral su secesión de los Estados Unidos para formar los Estados Confederados de América, o el Sur. Empezó así una guerra civil entre los estados abolicionistas (la Unión) y los antiabolicionistas (la Confederación). Cómo presidente, Lincoln derrotó a la Confederación, consiguió mantener la integridad de los EEUU y abolió de forma definitiva la esclavitud.

Las siguientes frases de Abraham Lincoln te permitirán conocer mejor a esta gran figura histórica. Este recopilatorio incluye frases de Lincoln sobre la vida, la libertad, la democracia o la religión. Te recomendamos que las leas todas porque no tienen desperdicio.

Frases célebres de Abraham Lincoln

¿Acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos amigos nuestros?

¿Por qué no tener confianza en la justicia del pueblo? ¿Hay en el mundo esperanza mejor o que pueda igualarla?

A menudo se requiere más coraje para atreverse a hacer lo correcto que para temer a hacer lo incorrecto.

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Al no querer ser esclavo, tampoco quiero ser amo.

Aliviar la angustia de otro es olvidarse de la de uno mismo.

América nunca será destruida desde el exterior. Si fallamos y perdemos nuestras libertades, será porque nos destruimos nosotros mismos.

Aquellos que niegan la libertad no la merecen para sí, y bajo un Dios justo no podrán conservarla mucho tiempo.

Asegúrate de poner tus pies en el lugar correcto, luego mantente firme.

Bellaquería y adulación son parientes consanguíneos.

Casi todas las personas son tan felices como se deciden a serlo.

Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.

Creo que la Biblia es el mejor don que Dios jamás haya dado a los hombres.

Creo que la gente debería luchar por lo que cree y solo por lo que cree.

Creo que si fuera tú, si no estuviera muy bien de la cabeza, evitaría quedarme parado.

Cuando escucho a alguien defender fervientemente la esclavitud, siento un fuerte impulso por verlo vivirla personalmente.

Cuando hago el bien, me siento bien; cuando hago el mal, me siento mal, y esa es mi religión.

Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha.

Dando libertad a los esclavos la aseguramos a los libres.

Deberíamos ser demasiado grandes para no tomar la ofensa y demasiado nobles para no darla.

Deja que la virtud engalane tus pensamientos.

Del mismo modo que no sería un esclavo, tampoco sería un amo. Esto expresa mi idea de la democracia.

Desear la inmortalidad es desear la perpetuación de un gran error.

Dios prefiere a la gente corriente, por eso ha hecho tanta.

Dios quiere sin duda mucho a la gente humilde; pues de ser lo contrario, no los habría hecho tan numerosos.

El amor es la cadena para atar a un niño a su padre.

El arte más alto es siempre el más religioso, y el más grande artista es siempre una persona devota.

El carácter es como un árbol y la reputación como la sombra. La sombra es lo que pensamos de algo; el árbol es la cosa real.

El conocimiento es la mejor inversión que se puede hacer.

El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no debería perecer de la Tierra.

El hombre nunca ha encontrado una definición para la palabra libertad.

El hombre que no investiga las dos partes de una cuestión, no es honrado.

El logro no tiene color.

El matrimonio no es el cielo ni el infierno, es simplemente el purgatorio.

El tacto es la habilidad para describir a los demás como ellos se ven.

Enseña a los niños para que no sea necesario enseñar a los adultos.

Entre el amor y la violencia, siempre acaba triunfando el amor.

Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo.

Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer a todos los que le siguen.

Evita la popularidad si quieres tener paz.

Ha sido mi experiencia que la gente que no tiene vicios, tiene muy pocas virtudes.

Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios.

Haz lo mejor que puedas y llega hasta el final. Si el resultado es positivo lo que sea dicho en contra de ti no valdrá nada. Si el resultado es negativo, inclusive diez ángeles jurando que tenías razón no harán ninguna diferencia.

Hipócrita: el hombre que asesinó a sus padres, y luego pidió clemencia con el argumento de que era un huérfano.

La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores.

La democracia es el gobierno de pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

La felicidad de cada hombre es su propia responsabilidad.

La filosofía del aula de la escuela en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente.

La forma en que un hombre joven pueda crecer es mejorarse a sí mismo en todo lo que pueda, sin sospechar que alguien lo quiera obstaculizar.

La lucha y desesperación por conseguir un empleo público, buscando una forma de vivir sin trabajar, probará finalmente la fortaleza de nuestras instituciones.

La más estricta justicia no creo que sea siempre la mejor política.

La mejor forma de predecir tu futuro es crearlo.

La mejor justicia no siempre es la mejor política.

La mejor parte de la vida de uno consiste en sus amistades.

La mejor y más grande arte en el futuro será hacer de un espacio pequeño, un lugar confortable para vivir.

La nación es más fuerte por la unidad de sus hijos y los miembros de la familia que por su poderío militar.

La opinión pública en este país es todo.

La pérdida de enemigos no compensa la pérdida de amigos.

La probabilidad de que caigamos en la lucha no debe disuadirnos del apoyo a una causa que creemos justa. No me disuadirá.

La probabilidad de que podamos fracasar en la lucha no debería detenernos de apoyar una causa justa en la que creamos.

La risa puede ser utilizada para calmar la mente y deshacerse de los pensamientos terribles.

La votación es más fuerte que la bala.

Las cosas pueden llegar a aquellos que esperan, pero sólo las cosas dejadas por aquellos que se dan prisa.

Las cosas que quiero saber están en los libros; mi mejor amigo es el hombre que me dará el libro que no he leído.

Las mujeres, me temo, son las únicas personas que pensé que nunca me harían daño.

Lo mejor es no intercambiarse de caballos mientras se cruza el río.

Lo que mata a una mofeta es la publicidad que se da a sí misma.

Los dogmas del quieto pasado no concuerdan con el tumultuoso presente.

Los principios importantes pueden y deben ser inflexibles.

Los que buscan el mal en la gente seguramente lo encontrarán.

Los que niegan la libertad a los demás no se la merecen ellos mismos.

Más vale ceder el paso a un perro que dejarse morder por él.

Me gusta ver a un hombre orgulloso del lugar en el que vive. Me gusta ver a un hombre que vive para que su lugar esté orgulloso de él.

Me prepararé y algún día mi oportunidad llegará.

Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas.

Mejor es callar y que sospechen de tu poca sabiduría que hablar y eliminar cualquier duda sobre ello.

Mi gran preocupación no es si has fracasado, sino si estas contento con tu fracaso.

Muy a menudo amamos las cosas y usamos a las personas, cuando deberíamos estar usando las cosas y amando a las personas.

Nada en este mundo es imposible para un corazón dispuesto.

Nadie tiene la memoria suficiente para mentir siempre con éxito.

Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otro sin su consentimiento.

No creo que la más estricta justicia sea siempre la mejor política.

No dejes para mañana aquello que puedes hacer hoy.

No hagas nada por cualquiera que pueda hacerlo por sí mismo.

No le temas al fracaso, que no te hará más débil, sino más fuerte.

No me gusta ese hombre. Lo debo conocer mejor.

No pienso mucho de un hombre que no es más sabio hoy que lo que era ayer.

No podéis otorgar la fuerza al débil debilitando al fuerte; no podéis ayudar al pobre arruinando al rico.

No puedes escaparte de la responsabilidad de mañana al evadirla hoy.

No se puede beneficiar a los débiles perjudicando a los fuertes.

No se puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia, su libertad y su iniciativa.

No se pueden resolver los problemas mientras se gaste más de lo que se gana.

No somos enemigos, sino amigos. No debemos ser enemigos. Si bien la pasión puede tensar nuestros lazos de afecto, jamás debe romperlos. Las místicas cuerdas del recuerdo resonarán cuando vuelvan a sentir el tacto del buen ángel que llevamos dentro.

No te dejes engañar. Las revoluciones no van hacia atrás.

No te preocupes por no ser reconocido, pero lucha para merecer ser reconocido.

Nos podemos quejar porque los rosales tienen espinas, o alegrarnos porque las espinas tienen rosas.

Pueblo que ignora su historia, pueblo que está condenado a repetirla.

Puede haber gloria en el fracaso y desesperación en el éxito.

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Puedes hacer que cualquier cita suene significativa al poner el nombre de una persona famosa tras ella.

Puedes perder todo en la vida, pero no los sueños.

Puedes saber la grandeza de un hombre por lo que le enfada.

Puedo hacer más generales, pero los caballos cuestan dinero.

Que algunos sean ricos muestra que otros pueden volverse ricos, y en consecuencia es tan sólo aliento para la industria y la empresa.

Recuerda siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa.

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Seas lo que seas, se uno bueno.

Si la amistad es tu punto más débil, eres es la persona más poderosa del mundo.

Si la esclavitud no es injusta, entonces no hay nada injusto.

Si pudiéramos saber primero en donde estamos y a dónde nos dirigimos, podríamos juzgar mejor qué hacer y cómo hacerlo.

Si quieres ganar un adepto para tu causa, convéncelo primero de que eres su amigo sincero.

Si soy asesinado, entonces moriré una vez; pero vivir con la constante amenaza de la muerte, es como morir una y otra vez.

Si tuviera dos caras. ¿Estaría usando ésta?

Siempre he encontrado que la misericordia lleva frutas más ricas que la justicia estricta.

Siempre ten en mente que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa.

Soy un caminante lento, pero nunca camino hacia atrás.

Soy un éxito hoy porque tenía un amigo que creía en mí y no tuve el corazón para defraudarle.

Suavizar las penas de los otros es olvidar las propias.

Ten en cuenta siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra.

Tengamos fe en que el derecho constituye la fuerza.

Tengamos fe que la razón es poderosa; y con esa fe, avancemos hasta el fin, haciendo la parte que nos toca, persiguiendo siempre la verdad.

Tiene derecho a criticar, quien tiene un corazón dispuesto a ayudar.

Tienes que hacer tu propio crecimiento, no importa lo alto que era tu abuelo.

Todo el mundo quiere vivir mucho tiempo pero nadie quiere ser viejo.

Todo lo que he aprendido, lo he aprendido de los libros.

Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre.

Todos los hombres nacen iguales pero es la última vez que lo son.

Un amigo es aquel que tiene los mismos enemigos que tú tienes.

Un estado en el que coexisten la libertad y la esclavitud no puede perdurar.

Una gota de miel reúne más moscas que un galón de hiel.

Una papeleta de voto es más fuerte que una bala de fusil.

Voy despacio, pero jamás desandando lo andado.

Yo no sé quién fue mi abuelo; me importa mucho más saber quién será su nieto.

Yo no soy nada, la verdad es todo.

Pensamientos de Abraham Lincoln

Lincoln solo estuvo en el poder durante cuatro años. Su presidencia terminó de forma abrupta en 1865, cuando fue asesinado por John Wilkes Booth, simpatizante de la causa sureña, apenas 5 días después del fin de la Guerra de Sucesión. Su trágico final no hizo más que acrecentar la leyenda de quien hoy día sigue siendo uno de los mejores presidentes que ha tenido Estados Unidos. Terminemos con algunas reflexiones de Lincoln.

Gracias por llegar hasta aquí. Si te ha gustado este post, apoya a Portal Frases compartiendo este contenido a través de tus redes sociales.