Frases de Alicia en el País de las Maravillas

frases de Alicia en el Pais de las maravillas

Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, también conocida simplemente Alicia en el País de las Maravillas, es una de las novelas de fantasía surrealistas más populares de todos los tiempos. Su éxito es notable todavía en la actualidad con los cientos de nuevas ediciones que salen cada año, las adaptaciones de la historia al cine y de la inspiración que ha ocasionado en diversas obras: cómics, videojuegos, arte, etc.

Todo inicio cuando escritor británico Charles Lutwidge Dodgson, usando su seudónimo de Lewis Carroll, escribió una historia fantástica sobre una niña que cae por accidente en un agujero y llega a un mundo extraño lleno de personajes particulares e icónicos.

Es así como el trabajo que fue publicado en noviembre de 1865 ha conquistado tanto a adultos como a niños, por lo que si quieres conocer más sobre las frases de Alicia en el país de las maravillas, te traemos las mejores para que las puedas disfrutar.

Frases del libro Alicia en el País de las Maravillas

Debido a sus cientos de adaptaciones, es común confundir las frases dichas en el libro original con las de las películas de Disney. Sin embargo, son las frases de la novela las que son capaces de demostrar la esencia real del autor, y de llevar la imaginación a un nivel impresionante.

¡¿Es que acaso este día no se terminará nunca?! Se adhiere a mí como un par de pantalones sudorosos.

¡Al diablo con todo eso! Lee la parte donde yo me exaspero.

¡Arrestad a esa chica por seducción ilegal!

¡Cálmate, toma una taza de té!

¡Con razón se te ha hecho tarde! ¡Este reloj tiene dos días de atraso!

¡Dios mío, Dios mío! ¡Qué extraño es todo hoy! ¡Y ayer, en cambio, era todo normal!

¡No chistaría ni, aunque me cayera del tejado!

¡No estoy loco! Mi realidad es simplemente diferente a la tuya.

¡No me grite, que yo no soy un gusano!

¡Oh, mis pobrecitos pies! ¡Me pregunto quién les pondrá ahora los zapatos y los calcetines! ¡Seguro que yo no podré hacerlo! Voy a estar demasiado lejos para ocuparme personalmente de ustedes. Tendrán que arreglárselas como puedan… ¡Pero voy a tener que ser amable con ellos- pensó Alicia -, o a lo mejor no querrán llevarme en la dirección en que yo quiera ir! Veamos… les regalaré un par de zapatos nuevos todas las navidades. Tendrán que ir por correo. ¡Y qué gracioso será esto de mandarse regalos a los propios pies! ¡Y qué chocante va a resultar la dirección!

¡Oh, siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente!

¡Ostritas, ostritas! Y nadie contestó.

¡Oye tiempo! ¿Es cierto que curas todas las heridas?

–¡Pero yo con locos no quiero tener ningún trato! – ¡Oh, eso no lo puedes evitar! Aquí casi todos están locos. Tú tal vez notes que yo no las tengo todas conmigo.

¡Qué extraño es todo hoy! ¡Y ayer sucedía todo como siempre!… ¿Habré cambiado durante la noche? Pero si no soy la misma, el asunto siguiente es ¿quién soy? ¡Ay, ése es el gran misterio!

¡Que sensación más curiosa, creo que me estoy plegando como un telescopio!

¡Rodará la cabeza del culpable!

¡Supongo que ahora encontraré mi castigo, ahogándome en mis propias lágrimas!

¡Válganme mis orejas y bigotes, ¡qué tarde se me está haciendo!

¡Vamos a quemar la casa!

¡Vaya! He visto muchísimas veces un gato sin sonrisa, ¡pero una sonrisa sin gato! ¡Es la cosa más rara que he visto en toda mi vida!

¡Y a ver si dejas de andar apareciendo y desapareciendo tan de golpe! ¡Me da mareo!

¡Y qué gracioso será esto de mandarse regalos a los propios pies! ¡Y qué chocante va a resultar la dirección!

¿Acaso te comiste tú las galletas y dejaste esas migajas junto a la cama de tu hermana?, di la verdad Mirana.

¿Cómo voy a ser la Alicia incorrecta cuando este es mi sueño?

¿Cuál es el uso de un libro sin dibujos ni conversaciones?

¿En qué se parece un cuervo a un escritorio?

¿Era la misma persona cuando me levante esta mañana? Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente.

¿La crono esfera? ¿Quieres sustraerla, embargarla? Me estás pidiendo que te deje desintegrar el tiempo mismo.

¿Podrías decirme, por favor, ¿qué camino debo seguir para salir de aquí? -Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar, dijo el Gato. No me importa mucho el sitio, respondió Alicia. Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes, le contestó el Gato.

¿Por qué es que siempre se es demasiado bajo o demasiado alto?

¿Por qué esto siempre me tiene que pasar a mí? ¿Por qué nadie me ama?

¿Por qué todo el mundo me dice lo que tengo que hacer? ¡No! Este es mi sueño y yo decidiré como continua.

¿Por qué un cuervo se parece a una mesa de escritorio?

–¿Qué es lo que sabe de este lamentable caso? – Nada. – ¿Nada de nada? – ¡Nada de nada! – Eso es muy importante. Tomen nota de eso.

¿Quién decide qué es lo apropiado? ¿Y si decidiesen que lo apropiado es ponerse un salmón en la cabeza lo usarías?

–¿Quién eres tú? – Ya no lo sé, señor. He cambiado tantas veces, que ya no lo sé.

¿Quién les va a hacer caso? – dijo Alicia, que por entonces ya había recuperado su estatura normal- ¡Si no son más que un mazo de cartas!

¿Sabes cuál es el problema de este mundo? Todos quieren una solución mágica a los problemas, pero todos rehúsan creer en la magia.

¿También hoy es tu no-cumpleaños? ¡Qué pequeño es el mundo!

¿Tiempo? Jovencita, yo soy tiempo. El infinito, el eterno, el inmortal, el inconmensurable; al menos claro que tengas un reloj.

A los locos hay que tratarlos con cariño.

A veces pienso hasta en seis cosas imposibles antes del desayuno.

–Ah, se me olvidaba. Si de veras quieres saberlo, se fue por ahí. – ¿Quién? – El conejo blanco. – ¿De veras? – ¿De veras, ¿qué? – ¿Que se fue? – ¿Quién? – ¡El conejo! – ¿Cuál conejo?

Alicia estaba ya tan acostumbrada a que todo cuanto le sucediera fuera algo extraordinario, que le pareció de los más soso y estúpido que la vida siguiera por el camino normal.

Alicia no tenía la menor idea de lo que era la latitud, ni tampoco la longitud, pero le pareció bien decir estas palabras tan bonitas e impresionantes.

Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía).

Alicia: ¿Cuánto es para siempre? El conejo blanco: A veces solo un segundo.

Alicia: esto es imposible. El sombrerero loco: solo si tú crees que lo es.

Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

Aún no he dado el último Tic de mi último Toc.

Bailabas la mejor deliranza de Loquilandia.

Comienza por el principio y luego continúa hasta que llegues al final. Entonces para.

Conocerás a la reina roja ella se verá muy mala, pero es porque su corazón está lleno de dolor y rencor así que solo no quiere perder ante su hermana así que buena suerte.

Creo que sí, estás demente. Pero te diré un secreto: las mejores personas lo están.

Cuida de los sentidos y los sonidos se harán cargo de sí mismos.

De modo que ella, sentada con los ojos cerrados, casi se creía en el país de las maravillas, aunque sabía que sólo tenía que abrirlos para que todo se transformara en obtusa realidad.

Definitivamente es Alicia, definitivamente es Alicia, te reconocería en cualquier parte.

Desde que me caí por esa madriguera me han dicho qué tengo hacer y quién debo ser. Me han encogido, aumentado, arañado y metido en una tetera, me han acusado de ser Alicia y de no ser Alicia.

Dicen que el tiempo no es amigo de ningún hombre, pero siempre te recordaré a ti. Y por favor, nunca vuelvas.

Él está en mí y yo estoy en él. Y en todo lo que es, fue y será. Yo mismo escribí ese poema.

El limón lo cura todo.

El Maravilla es sólo un barco, siempre podré tener otro; pero tú eres mi madre, sólo tengo una.

Él solía decir que lo único que haces que realmente cuenta, es lo que haces por los otros.

El tiempo es muchas cosas Hamish, pero nunca es dinero. Ni es nuestro enemigo.

El tiempo está en tu contra, y estás siendo descuidada con él.

El tiempo no soporta que lo marquen ni que lo clasifiquen. En cambio, si estuvieras con él en buenos tratos, harías casi todo lo que tú quisieras con el reloj.

El único modo de lograr lo imposible, es convenciéndose de que sí es posible.

Ella da en general muy buenos consejos, aunque muy rara vez lo sigue.

Empezó mañana pero ayer se va a acabar.

Empieza por el principio, y sigue hasta llegar al final; allí te paras.

En un mundo de locos, tener sentido no tiene sentido.

–Entonces también es mi no-cumpleaños hoy. – ¿De veras? – ¡Ay, ¡qué pequeño es este mundo!

Era un hombre muy severo mi padre. Pero antes de que ocurriera lo horripilante, nunca le dije cuánto lo sentía.

–Eres demasiado grande. Impasable. – Dirá usted imposible. – No, impasable. Nada es imposible.

Es mucho más fácil tomar más que nada.

Hablando de la reina. Hay una canción que nos gusta cantar en su honor: un murciélago paso. ¿En dónde se escondió?

Hasta ahora no he tomado nada -protestó Alicia en tono ofendido-, de modo que no puedo tomar más.

Hay trescientos sesenta y cuatro días en los que deberías obtener regalos de no-cumpleaños, y sólo uno para regalos de cumpleaños, ¿sabes?

He visto a menudo un gato sin sonrisa, pero no una sonrisa sin gato. ¡Es la cosa más curiosa que he visto en mi vida!

Jovencita, no puedes cambiar el pasado; aunque déjame decirte algo: Podrías aprender algo de él.

La duda ofende. ¿No ves que yo ya estoy más seco que el Jerez?

La familia es algo muy importante, sólo tienes una.

La función del sombrero es apegarse a las normas propias de la sociedad. No ser divertido.

La imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad.

La sentencia es primero. El juicio vendrá después.

La teoría de la Reina era que, si no solucionaban el problema inmediatamente, haría cortar la cabeza a cuantos la rodeaban.

La teoría del Rey era que todo lo que tenía una cabeza podía ser decapitado, y que se dejara de decir tonterías.

La teoría del verdugo era que resultaba imposible cortar una cabeza si no había cuerpo del que cortarla; decía que nunca había tenido que hacer una cosa parecida en el pasado y que no iba a empezar a hacerla a estas alturas de su vida.

La última cosa que quiero en el mundo, es terminar siendo una persona como mi padre.

Lee las instrucciones. Directamente te dirigirán a la directa dirección adonde quieres dirigirte.

Lindo, lindo, parpadean, estrellitas en el cielo. Y allá arriba están volando con alitas de murciélago.

Llamar a la puerta serviría de algo -siguió el lacayo sin escucharla-, si tuviéramos la puerta entre nosotros dos. Por ejemplo, si tú estuvieras dentro, podrías llamar, y yo podría abrir para que salieras.

Llegan tarde para el té.

Llego tarde. Llego tarde. A una cita muy importante. No hay tiempo para decir Hola, adiós. Llego tarde, llego tarde, llego tarde.

Lo sería si lo fuera. Pero si no es no es. Pero si lo fuera podría serlo. Pero si no lo es no lo es y ya.

Los árboles se ven tristes últimamente… ¿Has hablado con ellos?

Los flamencos y la mostaza pican. Y la moraleja de esto es: Pájaros de igual plumaje, hacen buen matrimonio.

Me doy buenos consejos a mí misma, pero rara vez los sigo.

Mi querida Alicia. En los jardines de la memoria, en el palacio de los sueños. Allí es donde tú y yo nos volveremos a ver.

No creo que haya un átomo de significado en ello.

No es imposible, simplemente es muy cercano a no posible.

No es sólo un barco, es el barco de mi padre. Es todo lo que alguna vez amó, todo lo que yo amo.

No me hables de trabajo, que para eso no nací.

No me importa mucho dónde.

No puedes ganar una carrera contra el tiempo ¡Yo soy Inevitable!

No quiero caminar entre locos, dijo Alicia. Oh, no puedes hacer nada, le respondió el gato, todos estamos locos aquí.

No sabía que los gatos de Cheshire estuvieran siempre sonriendo. En realidad, ni si quiera sabía que los gatos pudieran sonreír.

No sé quién eres, pero no eres mi Alicia. Mi Alicia me creería.

No tiene utilidad volver al ayer, porque entonces era una persona distinta.

No, mi tiempo no está descarrilado, de hecho, está muy enfadado conmigo.

–Nunca pensé que…. – Ahí está el detalle, ¡si no piensas no hables!

Nunca perdí las esperanzas de que un día te convirtieras en esa reina que naciste para ser. Me doy cuenta ahora que ese día n

Nunca pierdas tu muchosidad.

O el pozo era muy profundo, o ella caía muy lentamente, porque mientras descendía le sobraba tiempo para mirar alrededor y preguntarse qué iría a pasar a continuación.

Para la Reina sólo existía un modo de resolver los problemas, fueran grandes o pequeños. ¡Que le corten la cabeza!

Parece que mi invencible maquinaria es…en verdad…vencible.

Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca.

Pero si no soy la misma, la pregunta siguiente es: ¿quién diablos soy? ¡Ah; ése es el gran enigma!

Puedes llegar a cualquier parte, siempre que andes lo suficiente.

Realmente no importa el camino que escojas.

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces.

–Señorita, ¿un fósforo? – Lo siento, pero no tengo. – ¡Aquí nadie fuma, nadie coopera!

Ser sombrerero es un oficio difícil, no puedo permitir que sus alocadas ideas lo alejen de su verdadero potencial.

Si cada uno cuidara sus propios asuntos, el mundo giraría mucho más rápidamente.

Si cada uno se ocupara de sus propios asuntos, el mundo giraría mucho mejor y con menos pérdida de tiempo.

Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo.

Si en verdad eres quien clamas, si en verdad eres el tiempo; tal vez puedas aclararme esta duda que he tenido toda mi vida ¿Qué tan pronto es pronto?

Si están escondiéndola perderán la cabeza ¡Ya la perdimos! Fin a la reina cabezota.

Si hay una cosa que no me gusta son las personas ineficaces, inútiles o in…in… incapaces de forma oraciones cortas.

Si hubiera crecido -, se dijo a sí misma, – hubiera sido un niño terriblemente feo, pero como cerdito me parece precioso.

Si la locura es felicidad, ¡me declaro loco!

Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí.

Si quieres ser merecedor de nuestro prestigioso apellido debes ser racional, sobrio, cuerdo ¡Todo lo que no eres ahora!

Sí yo hiciera mi mundo todo sería un disparate. Porque todo sería lo que no es. Y entonces al revés, lo que es, no sería y lo que no podría ser si fuera.

Siempre es mejor más, que menos.

Siempre he admirado ese sombrero, como no lo vas a necesitar… ¿considerarías legármelo?

Sin embargo, pronto comprendió que estaba en el charco de lágrimas que había derramado cuando medía casi tres metros de estatura. ¡Ojalá no hubiera llorado tanto! -dijo Alicia, mientras nadaba a su alrededor, intentando encontrar la salida-. ¡Supongo que ahora recibiré el castigo y moriré ahogada en mis propias lágrimas!

Solía creer que el tiempo era un ladrón que me robaba todo lo que amo.

–Sólo quiero saber qué camino quiero tomar. – Pues depende de a dónde quieras ir tú. – Eso no importa. – Entonces, realmente no importa el camino que escojas.

Solo tienen que pintar las rosas de rojo.

También el timón de la barca nos vuelve al hogar, ¡una alegre tripulación, bajo el sol que ya se oculta!

Te regalo todo lo que dije hasta ahora.

Tía creo que me volví loca, estoy viendo un conejo blanco con ropa.

Todo el que tenga más de un km de estatura deberá abandonar la sala inmediatamente.

Todo tiene una moraleja, sólo falta saber encontrarla.

Todos eventualmente se separan de lo que más aman, querida.

Todos hemos ganado y todos tenemos que ganar un premio.

Todos pueden viajar en reno o a caballo, pero la más estupenda forma de viajar el sombrero es.

Un autor no entiende necesariamente el significado de su propia historia mejor que los demás.

Un gato podría parecerse a un rey. He leído eso en algún libro, pero no recuerdo donde.

Un lado te hará más grande, y el otro lado te hará más pequeña.

Y cuando termines de hablar, te callas. ¿Eh?

Ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados, y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto, estoy loco.

Frases de la película Alicia en el País de las Maravillas, de Disney

Pero las frases de Alicia en el país de las maravillas Disney tampoco se quedan atrás. Siendo estas algunas de las más populares debido a la fama de sus adaptaciones. Aquellas palabras dichas por personajes inolvidables como la Reina de Corazones, el Gato de Cheshire o el Sombrerero Loco serán capaces de hacerte reflexionar bastante.


¿Te ha gustado el post? Ayúdanos a seguir recopilando frases de libros y películas compartiendo nuestros contenidos a través de las redes sociales.

Guillermo

Hola, me llamo Guillermo y soy muchas cosas, entre ellas coleccionista de frases. Un día decidí compartir mis frases favoritas con todo el mundo y así nació este lugar. Portal Frases no es el único proyecto online que tengo pero sí mi preferido.

También te podría gustar...