epitafios famosos

Epitafios famosos, graciosos y originales de personas célebres y anónimas

La muerte es el momento más dramático en la vida de cualquier persona, pero hay quien prefiere tomárselo con humor y dejarnos unas últimas palabras tan ingeniosas como memorables. No te pierdas esta selección de epitafios famosos.

Epitafios célebres

Genio y figura hasta la sepultura. Todos estos personajes hacen honor al dicho a tenor de las ultimas palabras que dejaron grabadas en su lápida:

¡Qué artista muere conmigo! (Nerón)

Al morir échenme a los lobos. Ya estoy acostumbrado. (Diógenes)

Amigos míos, pensad que duermo. (Geoffrey Madan)

Aquí descansa un cierto pintor, quien, en las obras que hizo, jamás pudo dejar satisfecho a sí mismo. (Giotto)

Aquí sigue descansando el que nunca trabajó. (P. Melich)

Aquí yace el pensador mexicano que hizo lo que pudo por su patria. (José Joaquín Fernández de Lizardi)

Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien. (Molière)

Aquí yace uno que fue devotamente fiel del arte y del honor. No fue gran cosa en vida y ahora no es absolutamente nada. (Castelli)

Aquí, Leopoldo Fregoli llevó a cabo su última transformación. (Leopoldo Fregoli)

Asesinado por un cobarde y traidor cuyo nombre no merece figurar aquí. (Jesse James)

Dejen el mundo mejor de cómo lo encontraron. (Lord Robert Baden-Powell)

Desapareció en combate, apareció aquí. (coronel Francis Chartres)

Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga. (Johann Sebastian Bach)

En realidad, no estoy aquí. (Jaime Cerón)

Eso es todo amigos. (Mel Blanc, actor que daba voz al personaje de Porky)

Espero que Cristo cumpla su palabra. (Miguel Delibes)

Esto es lo que les pasa a los chicos malos. (Alfred Hitchcock. Lo pensó, pero al final no lo puso)

Estoy listo para encontrarme con mi creador. Si mi creador está listo para encontrarse conmigo es otra cosa. (Winston Churchill)

Estuve borracho muchos años, después me morí. (Francis Scott Fitzgerald)

Feo, fuerte y formal. (John Wayne)

He representado bien mi papel. Despedidme pues de la escena, amigos, con vuestros aplausos. (Cayo Julio César Octaviano Augusto)

Llame fuerte, como para despertar a un muerto. (Jean Eustache. Fue escrito en la puerta de la habitación del hotel en la que se pegó un tiro)

Lo he intentado. (Willy Brandt)

Lo hizo a la manera difícil. (Bette Davis)

Murió vivo. (Antonio Gala)

Ningún amigo me ha hecho favores, ningún enemigo me ha inferido ofensa que yo no haya devuelto con creces. (Lucio Cornelio Sila)

No es que yo fuera superior, es que los demás eran inferiores. (Orson Welles)

No sé qué hago aquí. (Fernando Lleras de la Fuente)

Nos acordaremos de este planeta. (Leonardo Sciascia)

Os dije que estaba enfermo. (Spike Milligan)

Parece que se ha ido, pero no se ha ido. (Cantinflas)

Perdonen por mi polvo. (Dorothy Parker)

Perdonen que no me levante. (Groucho Marx. Lo pensó, pero nunca se grabó)

Pierda peso. Pregúnteme cómo. (Miguel Collantes)

Por lo demás, los que mueren son siempre los demás. (Marcel Duchamp)

Que baje el telón, la farsa terminó. (Rabelais)

Quien resiste gana. (Camilo José Cela)

RIP, RIP, ¡HURRA! (Groucho Marx lo pensó para su suegra)

Say no more. (Eric Idle)

Si alguien va a mi funeral con una cara larga, nunca le hablaré de nuevo. (Stan Laurel)

Si no viví más, fue porque no me dio tiempo. (Marqués de Sade)

Si queréis los mayores elogios, moríos. (Enrique Jardiel Poncela)

Sólo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo. (Miguel de Unamuno)

Soy escritor, pero nadie es perfecto. (Billy Wilder)

“The End». (Buster Keaton)

Volveré y seré millones. (Tupak Katari, que murió descuartizado)

Ya decía yo que ese médico no valía mucho. (Miguel Mihura)

Yace aquí, en alguna parte. (Werner Heisenberg)

Soy escritor, pero claro, nadie es perfecto. (Billy Wilder)

Lo mejor aún está por llegar. (Frank Sinatra)

Epitafios graciosos anónimos

Pero el ingenio no es exclusivo de los famosos y en los cementerios de todo el mundo hay epitafios de gente anónima que vale la pena leer. Sin duda habría estado bien tomarse una cerveza con las personas que yacían bajo estas originales lápidas.

Sabemos que aún es pronto, pero ¿has pensado ya en tu epitafio? Esperamos haberte servido de inspiración 😁. No te olvides de compartir esta entrada para animarnos a seguir creando contenidos interesantes.